¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Las 3 razones por las que lamentarás apurar la reserva del coche

    ¡Peligro! Ojo con apurar la reserva, que nos puede salir muy caro.

    Nos gustaría no tener que acudir a la estación de servicio, pero es algo que como conductor debes hacer de manera inevitable. Por tanto, no lo retrases, porque de lo contrario el coste podría ser mucho mayor que simplemente llenar el depósito.

    Cada vez nos da más pereza parar en la gasolinera para repostar, por varias razones. La primera es que el precio de los combustibles se está poniendo por las nubes y ver subir el indicador del importe del surtidor duele como una patada en los coj****, hablando mal y pronto (estoy seguro de que me vas a permitir este pronto repentino).

    La segunda es que es muy probable que vayamos con prisa o que estemos realmente cansados tras una dura jornada de trabajo y lo que menos nos apetezca sea interrumpir nuestro camino para soltar los billetes (me controlo, tranquilo).

    Pues bien, tienes que hacerlo. Porque de lo contrario, acabarás lamentándolo en el futuro. Te cuento por qué.

    Qué pasa si apuro la reserva del coche

    Vamos a dejar de lado el popular dicho de «quien juega con fuego al final se quema», pues no estamos exentos de un inconveniente o error de cálculo que acabe dejándonos tirados sin combustible.

    En lugar de ello, nos vamos a centrar en las repercusiones mecánicas, que las hay.

    Mayor esfuerzo de la bomba de combustible

    El primero es que obligaremos a la bomba de combustible a realizar un esfuerzo. Este elemento es el encargado de impulsar el mismo en dirección al motor, pero si la cantidad presente en el depósito es mínima, deberá esforzarse mucho más para succionar.

    Esto es lo que pasa cuando apuramos la reserva del depósito de combustible.

    Si esto ocurre de manera habitual, es obvio que la bomba acabará estropeándose antes de lo habitual. Y no, la reparación no es precisamente barata.

    Sobrecalentamiento de la bomba de combustible

    Otro inconveniente derivado de apurar la reserva es el sobrecalentamiento de la bomba, y no sólo por el sobreesfuerzo que hemos comentado unas líneas más arriba. La razón es que la bomba suele colocarse en el interior del depósito de combustible, de manera que este ejerce de líquido refrigerante.

    Si el nivel es muy bajo, la bomba quedará al descubierto y se calentará en exceso. De nuevo, esto acabará ocasionando una avería si apuramos la reserva de manera habitual.

    Succión de impurezas

    Finalmente, nos centramos en el problema que puede ocasionarnos mayor avería, tanto mecánica como económica.

    Los combustibles líquidos, especialmente el diésel, cuentan con sedimentos sólidos que acaban acumulándose en el fondo del depósito. Esto hace que, cuando apuramos la reserva, estas impurezas acaben introduciéndose en el sistema de combustible.

    Este problema empezará afectando a la bomba, pero también puede ensuciar, obstruir o incluso dañar los conductos, el filtro de combustible y, finalmente, los inyectores. Algo que en el caso de los diésel, puede salir por un ojo de la cara reparar.

    Nunca pares a repostar cuando…

    Terminamos este artículo con un consejo que deberías seguir a rajatabla: nunca llenes el depósito de combustible cuando veas que un camión cisterna acaba de llenar el depósito de la estación de servicio.

    Al hacerlo, el combustible revuelve todas las impurezas presentes en el mencionado depósito, por lo que cuando tú hagas los propio introducirás muchos más sedimentos de los habituales, ensuciando de manera exponencial el interior de tu vehículo.

    Aunque las estaciones de servicio tienen estipulado por ley un tiempo mínimo a partir del cual admitir clientes tras llenar sus depósitos, no está de más tener este consejo presente por si acaso.

    Así que, en resumen, por mucha pereza que te de, nunca apures la reserva del coche si no es estrictamente necesario. Lo agradecerás a largo plazo.

    Fotos: Pixabay