¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los problemas a corto y largo plazo para Renault de abandonar el mercado ruso

    Los problemas a corto y largo plazo para Renault de abandonar el mercado ruso
    El Grupo Renault domina el mercado ruso con las marcas Renault y Lada
    Antonio Fernández
    Antonio Fernández6 min. lectura

    El Grupo Renault es uno de los grandes fabricantes más ligados a la industria automotriz rusa. Renault desempeña un papel protagonista en el mercado ruso. Allí, junto a la marca Lada, dominan con puño de hierro las ventas de coches. Ante una hipotética salida definitiva de Rusia, el Grupo Renault se enfrenta a toda una serie de costes a corto y largo plazo.

    En el momento que estalló el conflicto bélico en Europa del Este y, más concretamente en Ucrania, las sanciones económicas a Rusia no se hicieron esperar. En muy poco tiempo los principales fabricantes de automóviles con presencia industrial en territorio ruso anunciaron la suspensión indefinida de sus operaciones. Sin embargo, hubo algunos colosos de la industria del automóvil en Europa que se resistieron todo lo posible para evitar tener que echar el cierre, aunque fuera de manera temporal. Y uno de ellos ha sido el Grupo Renault.

    El Grupo Renault desempeña un papel protagonista en el mercado automovilístico ruso. Es más, domina este territorio a través de las marcas Renault y Lada. Es por ello que cualquier tipo de decisión que tuviera que ver con detener su actividad, tanto industrial como comercial, era una verdadero varapalo para los planes estratégicos establecidos hace aproximadamente un año por el propio Luca de Meo, CEO del Grupo Renault.

    Producción del Renault Duster en Moscú, Rusia
    Uno de los modelos fabricados por el Grupo Renault en Rusia es el Renault Duster

    Renault deja de fabricar coches en Rusia y estudia qué hacer con AvtoVAZ

    Hace apenas unas jornadas que saltó la noticia. El Grupo Renault anunció la suspensión de su actividad industrial en Rusia. La compañía ha dejado de fabricar vehículos y, lo que es más importante, señaló de manera clara que estudiará qué hacer con la participación mayoritaria que tiene en AvtoVAZ. Una compañía a través de la cual se producen los exitosos modelos de la marca Lada.

    El futuro de la marca Lada, o más bien de la conexión de Lada con el Grupo Renault, se está decidiendo estos días. De Meo ya ha señalado que será necesario revisar las previsiones económicas establecidas para este año. Todo indica que el Grupo Renault ha decidido «ponerse la venda antes que ante de la herida». Y es que se vislumbra un futuro muy complicado para esta importantísima compañía.

    La suspensión de las actividades en Rusia, y el temor ante una hipotética marcha definitiva de este mercado, supone toda una serie de costes a corto y largo plazo para el Grupo Renault. Y es que Rusia es el segundo mercado más grande para el conglomerado automovilístico francés. El impacto inmediato será, aproximadamente, de 2.000 millones de euros en cargos por la liquidación de su factoría de Moscú y su participación clave en AvtoVAZ. Lógicamente a ello hay que sumar la reducción del flujo de caja.

    El Grupo Renault se hizo por primera vez una participación del 25% en 2008 a un coste de más de 1.000 millones de dólares y fue aumentando gradualmente su participación hasta alcanzar la posición mayoritaria actual. La toma de control sobre AvtoVAZ ha venido acompañada de grandes inversiones para modernizar la gran fábrica de la compañía en Togliatti y, sobre todo, para impulsar la renovación de Lada. Fue en el año 2008 cuando AvtoVAZ alcanzó el punto de equilibrio económico.

    Producción del Lada Niva Travel
    El futuro de la marca Lada depende de la decisión del Grupo Renault en relación a AvtoVAZ

    Las sinergias entre Dacia y Lada están en peligro

    La hoja de ruta «Renaulution» presentada por el Grupo Renault estableció de manera clara toda una serie de sinergias entre las marcas Dacia y Lada. Sin embargo, y en esta nueva coyuntura, los planes fijados por De Meo han tirado al traste con esta posibilidad. Uno de los grandes movimientos pasó por combinar Dacia y Lada en una sola unidad de negocio que pudiera compartir procesos de desarrollo, plataformas, componentes, etc… Una alianza estratégica que pudiera consolidar y ratificar a las dos marcas en sus principales mercados.

    Un claro ejemplo lo tenemos con la tercera generación del Dacia Duster, prevista para 2024, y el futuro Dacia Bigster. Estos dos modelos tendrán sus alternativas directas bajo la marca Lada. Los nuevos Lada Niva en versión corta y larga. Incluso también se viene especulando con un modelo adicional bajo la marca Renault fruto de dichos desarrollos. El objetivo final del plan estratégico actual, a falta de que sea modificado o no, es el año 2025. Para entonces, toda la gama Dacia y Lada estará sustentada por la plataforma CMF-B.

    Es indudable que el Grupo Renault vive una coyuntura vital y que, de una manera u otra, repercutirá negativamente en su situación económica a corto y medio plazo. El nivel de los daños que puedan sufrir las cuentas del Grupo dependerá del tiempo que se tarde en responder todas las cuestiones y dudas sobre el futuro de la industria automotriz rusa y sus conexiones con la Unión Europea.

    Fuente: autonews