¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarFelix Rosenqvist, en el radar de Ganassi tras un test "impecable"

    Adrián Fernández
    Adrián Fernández9 min. lectura

    El piloto sueco completó este viernes su segundo test con Ganassi tras el efectuado el año pasado, dando 100 vueltas en Mid-Ohio.

    La situación de Tony Kanaan le sitúa como favorito para obtener su asiento.

    Chris Simmons, ingeniero de Scott Dixon: "Me encantaría tenerlo en el equipo, sería un piloto top en poco tiempo".

    Felix Rosenqvist es, indudablemente, uno de los pilotos de moda en 2017. El piloto sueco, antaño la eterna promesa de la Fórmula 3 hasta su consecución del título europeo en 2015, ha conducido allí donde ha podido desde entonces, y casi siempre con buenos resultados. Esta temporada ha sumado una victoria y cuatro podios en Fórmula E con Mahindra, ocupando el tercer lugar en la clasificación, y compagina esta labor con la Super Fórmula japonesa, donde, tras ser cuarto y segundo en las dos últimas pruebas, ocupa la quinta posición en la general. Por si eso fuera poco, en mayo dominó la ronda de la Porsche Carrera Cup Scandinavia en Knutstorp como piloto invitado y, en junio, hizo su debut en las 24 horas de Le Mans al volante de un LMP2. Puede parecer mucho, pero palidece si se compara con su programa de 2016.

    Ese año, compitió en la Blancpain GT Series, ganando la carrera final de la Sprint Series en Barcelona y rozando el triunfo en las 24 horas de Spa, y en un programa parcial de 10 carreras en Indy Lights, ganando tres en su terreno fetiche, los circuitos urbanos. Además, sustituyó en Mercedes a Esteban Ocon en la segunda mitad del DTM, con buenas actuaciones; participó en las 24 horas de Daytona en un Prototype Challenge; corrió con un Toyota GT86 en una carrera de 24 horas en el Nordschleife, ganando su clase, y, una semana después de debutar con pole y podio en Fórmula E, regresó a un Fórmula 3 para rozar su tercer triunfo en Macao. En total, Rosenqvist ha pilotado 10 coches en competición en apenas 17 meses.

    No obstante, hay un undécimo con el que no ha pasado de los test, y que podría ser su próxima oficina: el Dallara DW12. El año pasado, como parte de una normativa que permite a los equipos de IndyCar contar con días adicionales de test siempre que se cuente con pilotos novatos, el equipo Ganassi montó a Rosenqvist en su monoplaza en un test en Mid-Ohio que Chris Simmons, ingeniero del tetracampeón Scott Dixon, calificó de "impresionante", y en el que, según RACER, se quedó a tres décimas del mejor tiempo, marcado por un piloto de Penske. Este viernes, en el mismo circuito, Ganassi ha vuelto a contar con los servicios del piloto de 25 años, junto a otros cuatro pilotos alineados por los equipos de Coyne y Foyt, y, de nuevo, ha vuelto a dejar grandes sensaciones.

    Rosenqvist, durante su test en 2016 con Ganassi en el circuito de Mid-Ohio

    Al igual que el año pasado, su programa consistía en completar la sesión de la mañana, dividiendo el día con Dixon. Frente a los 93 giros del año pasado, y con un programa de pruebas más exhaustivo y comprimido, Rosenqvist alcanzó en esta ocasión las 100 vueltas. Todo eran palabras de elogio para el sueco por parte de Simmons, según recoge Motorsport.com: "Ha estado impecable, justo como esperábamos. Ha hecho más millas en menos tiempo que en el test del año pasado, y no daba signos de fatiga. La pista tardó un poco en engomarse, y no estoy seguro de que llegase a estar tan bien como el año pasado con 18 coches (...) así que el tiempo de Felix fue más lento que el año pasado, pero fue el coche más rápido de la mañana por un buen margen".

    Simmons también tuvo palabras de elogio para su actitud y capacidad de trabajo: "Es rápido, listo, tuvo buen ritmo con neumáticos gastados... tranquilo, sereno, sosegado. No podíamos pedir más. Lo vimos el año pasado, cuando no sabíamos qué esperar y teníamos un plan de tests de "si podemos hacer estas cosas, sería genial", y acabamos haciéndolas tres o cuatro veces más con él. Este año teníamos una lista más larga, y la hemos completado también.

    Según Simmons, el sueco reconoció "de inmediato" las diferencias entre el pack aerodinámico de Chevrolet del año pasado y el actual de Honda: "¡Es como si nunca se hubiese ido! Por la tarde, repetimos un par de comparaciones de setup con Scott, y los dos acabaron separados por sólo una configuración del amortiguador. Obviamente, necesitaría tiempo para averiguar lo que el coche necesita en cada circuito, pero, en lo que respecta a leer los cambios, lo que hacen y saber lo que quiere fuera del coche, ya está ahí".

    La última experiencia de Rosenqvist en un óvalo, un noveno puesto en Indianápolis con un Indy Lights

    El momento en el que Rosenqvist ha contado con esta segunda oportunidad en Ganassi ha disparado los rumores de cara a 2018. Tanto Tony Kanaan, que la pasada semana reconoció que su continuidad en el equipo era bastante complicada, como Charlie Kimball, que no ha asegurado aún a su patrocinador, terminan contrato este año, y los rumores en el paddock apuntan a que Max Chilton podría llevar su patrocinio a una posible nueva operación de Carlin en la categoría. Además, Rosenqvist está gestionado por el ex piloto de Fórmula 1 e IndyCar Stefan Johansson, quien también lleva la carrera de Scott Dixon. Antaño, Ganassi se ganó una reputación por dar la alternativa a jóvenes pilotos procedentes de Europa que se convirtieron en estrellas (Alex Zanardi, Juan Pablo Montoya, Bruno Junqueira), aunque otros fracasaron (Nicolas Minassian, Ryan Briscoe en su primer año).

    Al ser preguntado al respecto, Simmons considera que Rosenqvist sería un gran añadido para el equipo: "Personalmente, me encantaría tenerlo en el equipo. Si viniese a la IndyCar, sería un piloto top en un periodo de tiempo relativamente corto". Además, cree que el sueco se adaptaría rápido a los óvalos, terreno en el que se prodigó muy poco en Phoenix e Indianápolis con un Indy Lights: "Ha habido otros pilotos que no habían hecho ningún óvalo y lo hicieron muy bien, como Montoya, así que creo que Felix, con su conducta tranquila, su actitud y su voluntad de aprender, no tardaría demasiado en entender los óvalos. Nunca sabes cómo se desarrollarán los pilotos, pero su ritmo es excelente. Hay mucho más que simplemente ser rápido en pruebas, pero con las carreras que ha ganado aquí y en Europa, sabemos que es super talentoso".

    Fuente: Motorsport.com / Fotos: IndyCar Media