¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    SEAT Ateca, el 'expatriado'

    SEAT es la marca de coches española por excelencia. Ésta se lanza a la fabricación de su primer SUV, el SEAT Ateca. Sin embargo diversos causantes provocarán que el Ateca sea creado fuera de nuestras fronteras, convirtiéndose en un expatriado. Aunque no es el primero.

    El Ateca nace como el primer SUV de SEAT, pero será el cuarto modelo en fabricarse fuera de España

    Todos sabemos la historia de SEAT (Sociedad Española de Automóviles de Turismo), la empresa automovilística más importante de España. Fundada en 1950, la casa patria dio sus primeros pasos gracias a un acuerdo de colaboración con Fiat. A día de hoy forma parte del conglomerado del Grupo Volkswagen, lo que le ha permitido un mayor crecimiento y visibilidad. Tal es así que ahora se lanza a la creación de su primer SUV, el SEAT Ateca. Un modelo que dará comienzo como "un español expatriado".

    Históricamente SEAT ha fabricado sus vehículos en Barcelona. Primero en la planta de la zona Franca, inaugurada el 5 de junio de 1953, y posteriormente, desde 1989, en la planta de Martorell. La gran mayoría de unidades de la marca española han salido de estas dos plantas, sin embargo hay una pequeña lista de modelos que tienen su nacimiento fuera de nuestras fronteras, el Ateca será uno de ellos.

    El primer SEAT fabricado en la historia fue el 1400. Los primeros 925 trabajadores de la marca se encargaron de dar forma a este modelo tan histórico, aunque dadas las tecnologías de la época tan solo cinco unidades se producían al día. Rápidamente se pusieron las pilas, y en menos de tres años 10.000 unidades al año salían de la planta de la zona Franca, es decir más de 27 coches al día. SEAT abarcaba por aquel entonces el 93% del parque automovilístico nacional.

    La planta de la zona Franca de Barcelona en los años 50

    En 2015 la planta de Martorell alcanzó las 477.000 unidades producidas. El mejor dato en 14 años

    Con el paso de los años SEAT fue afianzándose en el mercado, gracias a la llegada de unidades tan icónicas como el 600, el 124 o el 127, entre muchos otros. Éstos pusieron a la marca española no solo en el panorama nacional, sino también en el internacional, pues gracias a diversos acuerdos se dio comienzo a las exportaciones, sobre todo a países de Sudamérica, como Colombia, sin olvidar Europa claro está.

    Pero avancemos el reloj, y metámonos de lleno en la etapa más moderna de SEAT. En 1986 la marca española firma un acuerdo de colaboración con Volkswagen, por lo que ésta pasaría a formar parte de uno de los mayores conglomerados de la industria automovilística mundial. A finales de dicha década la empresa alemana ya controlaba el 99,9% de las acciones de la española, y es a partir de entonces cuando SEAT empieza una nueva etapa, la más gloriosa de su historia.

    El acuerdo permite a ambas marcas colaborar de forma más estrecha, y como resultado en 1991 llega el primer modelo surgido de dicha unión, el Seat Toledo. Ni que decir tiene la importancia que tiene en las arcas de la compañía española, que junto con el Ibiza, que ya llevaba siete años fabricándose, consiguen relanzar a SEAT en el panorama europeo.

    El SEAT Arosa es el primer SEAT en ser fabricado fuera de nuestras fronteras

    Dado este paso, nos encontramos con el primer modelo fabricado conjuntamente entre SEAT y Volkswagen: el SEAT Arosa/Volkswagen Lupo. Y es por ello que nos topamos con el primer expatriado de la marca española. El Arosa tenía en Alemania su país de origen, dado que ambos modelos lo compartían casi todo, por lo que Volkswagen y SEAT decidieron que fuera el país teutón el encargado de fabricarlo.

    Fue el primer paso, pero le siguieron unos cuantos más, no muchos eso sí, aunque todos tenían un denominador común. Al igual que el Arosa y el Lupo eran hermanos gemelos, en la historia reciente de SEAT esta maniobra se ha repetido en tres ocasiones más. El siguiente en sufrir este éxodo de fabricación fue el SEAT Alhambra, que desde siempre ha sido fabricado en Portugal, en Palmela, junto con su homólogo alemán, el Volkswagen Sharan.

    Ya tenemos dos, y es hora de mencionar al tercero, aunque podríamos decir que es el primero bis, pues hablamos del sucesor natural del Arosa, el SEAT Mii. Seguro que todos sabéis que este pequeño forma parte de un tridente completado por el Volkswagen Up! y el Skoda CitiGo. Esta triple alianza tuvo como resultado el desplazamiento de la fabricación del español, que tiene lugar en Eslovaquia, en la planta de Bratislava.

    El Alhambra nunca ha pisado suelo español. Desde un punto de vista de fabricación claro

    En 2012 surge un problema. La planta de Martorell de SEAT se sitúa entre las mejores de Europa. Sus trabajadores altamente cualificados no dan abasto con tantas unidades producidas, cuatro para ser exactos: Ibiza, León, Altea y Q3. Cada una con sus correspondientes variaciones de carrocería. Como tal no resulta un problema, pues significa que las planes van viento en popa, pero sí que obliga a que un modelo tan histórico como el Toledo tenga que buscarse otra fábrica para ser producido.

    Dado que el Toledo y el Skoda Rapid comparten tantos elementos, la marca española y Volkswagen deciden que sea Skoda la que lleve a cabo su fabricación, concretamente en la planta de Mladá Boleslav. Como ya todos sabemos, el Toledo no será el único SEAT en fabricarse en la República Checa, pues como ya se confirmó el año pasado, el SEAT Ateca también será producido allí en su totalidad, en la planta de Kvasiny, de donde también saldrá el hermano gemelo, pero con insignia Skoda.

    SEAT ya lleva acumulados más de 16 millones de coches producidos. Una gran cifra que no hará más que crecer

    Ahora bien, dado el panorama automovilístico mundial ya no nos resulta raro que las empresas deriven su fabricación a otros países. En nuestro caso no debe asustarnos, ni debe conducirnos al error de estar ante un producto de menor calidad, porque no es así. Ha sido Volkswagen la que ha decidido que el Ateca sea fabricado en la República Checa. La marca española luchó hasta el último momento por llevar a cabo tal ejercicio, pero resultaba más económico no hacerlo.

    En su cuarta generación el SEAT Toledo tuvo que irse de España para ser fabricado

    En su lugar la planta de Martorell, que como ya hemos dicho es una de las mejores del Grupo Volkswagen, pronto hará un cambio de modelos. Se espera que en 2018 deje de fabricar el Audi Q3, para dar paso a la producción del Audi A1 y sus respectivas variaciones, que actualmente estaba centralizada en la planta de Bruselas.

    Sea como fuere, el SEAT Ateca será el cuarto modelo de SEAT fabricado fuera de nuestras fronteras. Seguro que en unos años vemos como más modelos de la compañía española mudan su producción, convirtiéndose por ello en expatriados. Un panorama obligado dada la acumulación de trabajo y la búsqueda de un mayor beneficio comercial, aunque eso no quita que nos alegraría que un modelo español se fabricara en España. Cuestión de sentimientos vaya.

    No podemos despedirnos sin la importancia que tiene España en el panoráma automovilístico, no solo europeo, sino también mundial. Cada día vemos como más compañías deciden derivar la producción a nuestro país. Atraídos por la elevada cualificación de los operarios y por la gran calidad de su trabajo, empresas como Volkswagen, Citroën, Mercedes, Nissan o Renault, tienen en nuestro país una o más sedes. Por algo España se ha convertido en el segundo fabricante de Europa y el octavo del mundo.

    Las nuevas tecnologías desbordan la planta de Martorell una de las mejores del Grupo Volkswagen