¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Oriol Servià busca volver a la Indy 500 sin Scuderia Corsa

    Adrián Fernández
    Adrián Fernández4 min. lectura

    El piloto español no forma parte de los planes del equipo para la próxima temporada.

    Una posible asociación situaría a Ed Jones como piloto de circuito de Carpenter, mientras Jordan King negocia con Carlin.

    Servià mantiene su intención de encontrar una alternativa y ganar la carrera.

    Pese a dejar de pilotar en IndyCar a tiempo completo tras las 500 millas de Indianápolis en 2013, Oriol Servià ha sido una presencia constante en la gran carrera desde entonces, con el añadido de participaciones esporádicas según los equipos y las circunstancias lo requerían. En 2018, año en el que debutó como piloto del coche de seguridad en varias pruebas, no pudo añadir ninguna carrera más a su participación en Indianápolis, algo que solo se asemeja a su año sin pilotar en 2010, pero su participación con la novata Scuderia Corsa dio mucho de qué hablar.

    Tras superar un dramático Bump Day en el que necesitó tres intentos para colarse en la parrilla, el piloto español dio un recital de adelantamientos que solo Alexander Rossi pudo igualar, y se quedó a pocas vueltas de que una arriesgada apuesta con la gasolina le brindase la victoria, liderando 16 vueltas por el camino. Su 17ª posición final fue la anécdota de una actuación protagonista que Servià esperaba poder prolongar en 2019 junto a la pretendida incorporación de Scuderia Corsa a tiempo completo o parcial. No obstante, las negociaciones por los asientos disponibles han cerrado esa opción para el veterano de 44 años de Pals.

    Según informaciones del medio especializado RACER, Scuderia Corsa habría acordado una asociación con Ed Carpenter Racing para gestionar su segundo monoplaza en circuitos (el dueño Ed Carpenter compite con él en óvalos) y un tercer coche en la Indy 500, pero el piloto sería el emiratí Ed Jones, que ha perdido recientemente su asiento en Ganassi. Jones ocuparía el lugar del británico Jordan King, que pretendía pilotar toda la temporada, y que negocia poder hacerlo en Carlin, ya sea en un segundo o tercer coche dependiendo de que Charlie Kimball o Marcus Ericsson se unan también al equipo.

    En declaraciones a RACER, Servià dotó de fundamento a esa posible asociación: "He oído lo mismo; sé que estaban buscando dinero, y yo no tengo nada. Duele un poco, porque esperaba que lo hicimos se convirtiese en algo más grande la próxima temporada, pero llevo en esto lo suficiente para saber como funcionan las cosas. Estaba con ellos cuando busqué un patrocinador, así que no sé en qué posición me deja eso".

    Por fortuna para Servià, opciones no deberían faltar para la Indy 500, ya que se espera que cerca de 40 coches intenten clasificarse para la prueba en mayo. Su participación con Scuderia Corsa vino facilitada por una asociación con el equipo Rahal, con el que ya corrió la carrera en tres ocasiones anteriores, pero la posibilidad de que éste equipo pase a contar con tres pilotos a tiempo completo podría dinamitar esta opción.

    Dependiendo del piloto que se seleccione para sustituir al lesionado Robert Wickens, y de los planes del equipo para la carrera, Schmidt podría ser la otra gran opción competitiva, ya que las demás posibilidades se basarán principalmente en el dinero aportado, con monoplazas menos capaces. En ese sentido, las intenciones del piloto catalán son claras: "Estaré en Indianápolis buscando un asiento, y aún confío en poder ganar esa carrera".

    Fuente: RACER / Fotos: IndyCar Media