¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Sí, queda moda SUV para rato

    En un futuro cercano cada vez más gente prescindirá del coche en propiedad y pasará a utilizar otros que alquilará cuando necesite, especialmente en zonas urbanas con buenas comunicaciones. Sin embargo, los SUV van en contra de esa tendencia, veamos por qué.

    El Mazda Tribute no fue un fenómeno de ventas, pero el CX-5 sí lo está siendo, ¿por qué? La clave está en el diseño

    Ayer comentábamos la preocupación que tienen los fabricantes ante un escenario en el que se van a producir menos coches por motivos estructurales, y que se alcanzará el pico de producción en los mercados desarrollados dentro de no mucho tiempo. Las alternativas al coche en propiedad están ganando terreno.

    Sin embargo, también apuntábamos que el vehículo privado no va a desaparecer nunca, si bien no tendrá el mismo protagonismo que tiene hoy. Un tipo de vehículo que va a permanecer mucho tiempo entre nosotros va a ser el SUV o crossover, y las razones tienen mucho que ver con la parte irracional de las compras.

    Analicemos el tipo de vehículo que más se presta a ser alquilado a corto plazo -ya que a medio y largo plazo hay alternativas en cualquier segmento-. Suelen ser vehículos utilitarios, compactos, donde el espacio de carga no es determinante, cumplen básicamente la función de ir de A a B, aunque hablemos de centros comerciales para hacer una compra de cierto volumen. Si lo traducimos a dos ruedas, es exactamente lo mismo: todo scooters eléctricos.

    Ejemplo de coche ideal para desplazamientos cortos, cinco plazas y un maletero decente para hacer una buena compra, el Renault ZOE

    En los SUV pasa todo lo contrario. Hay más espacio, no son precisamente pequeños -aunque en el segmento B compensan su tamaño compacto con una altura menos proporcionada-, son más polivalentes y tienen un diseño que ha atraído al propietario. En un vehículo de alquiler a corto plazo el diseño es poco relevante, incluso da igual que haya logotipos cantosos que revelen su condición a todos.

    Si volvemos unos años atrás, los SUV no se vendían lo que se venden hoy al tener un diseño más anodino, no llamaban tanto la atención, ya que los primeros modelos no pretendían ser visualmente tan atractivos, ni tenían tantas aristas, tantos músculos ni faros tan llamativos. Forma y función iban más de la mano.

    Solo hay que comparar la evolución que ha experimentado un superventas de la categoría, el Nissan Qashqai. Pero también nos llamará la atención cómo han progresado en otras marcas: que se lo digan a PSA, que empezó ofreciendo remarcados de Mitsubishi y ahora lo está petando con unos diseños con más personalidad.

    No hay SUV exitoso sin un diseño que impacte y entre por los ojos

    Nissan Qashqai de segunda generación, restyling. Forma y función no se corresponden mucho

    Una de las principales razones para comprar un SUV es subjetiva, el diseño, su aspecto es muy importante. Es una compra que quiere ofrecer estatus y distinción al que lo compra, suele ser indicativo de que las cosas van bien -o de que la financiación es muy cómoda- y con vistas a usos muy esporádicos. Hasta se aparenta más con un SUV Premium usado que con un coupé moderno.

    Por ejemplo, con los SUV 5+2 pasa lo mismo que con los monovolumen 5+2, la mayoría de sus clientes no son parejas con cinco niños, lo normal es que tengan dos o tres hijos, y para eso bastan cinco plazas. Las adicionales son para llevar a los amigos de los niños, a familiares, o a quien se tercie, aunque no sea un requisito habitual: el "por si acaso".

    En un alquiler las necesidades están muy definidas y previstas, a diferencia de en la compra de un SUV

    Ese tipo de cliente no va a ver colmadas sus necesidades con un modelo de alquiler a corto plazo, a menos que se acoja a una fórmula de tarifa plana que le permita escoger de vez en cuando un vehículo diferente para los usos esporádicos o seguir luciendo coche nuevo. Recordemos el caso de Bipi, que hasta llevan y recogen los coches a domicilio.

    ¿Cuántos Peugeot 4007 -remarcados de Mitsubishi Outlander- habéis visto por la calle? ¿Y 5008 nuevos? Buscad las 7 diferencias

    Los fabricantes saben que los SUV se compran como capricho y por eso tienen una "penalización" en precio. En el segmento D cuestan de media un 4% más si se comparan con berlinas, según JATO, y la diferencia engorda en el caso de marcas Premium. Esa "penalización", no justificada por razones de producción, hacen que sean tan rentables.

    Los modelos de enfoque más utilitario, que necesitan mucho volumen para ser rentables, serán más difíciles de producir sin perder dinero. Creo que veremos más alianzas de fabricantes, como la que tienen ahora PSA y Toyota para producir conjuntamente coches pequeños (108, C1 y Aygo), lo cual hacen desde 2005.

    En vehículos industriales esta modalidad es perfecta: el cliente no exige mucha diferenciación, ni el diseño es muy importante, pesa más lo práctico: hay varias alianzas entre competidores. En los SUV la practicidad no siempre es lo más importante, y la apariencia suele estar por delante. Pocas alianzas de producción vemos en el caso de los SUV, y las que hubo no fueron demasiado exitosas, como el Ford Escape/Mazda Tribute.

    Los SUV de la próxima década serán más como el Skoda Vision X: casi 100% para carretera, con propulsión alternativa y con un diseño llamativo como premisas fundamentales

    A menos que empiece a haber a nivel mundial incrementos de impuestos para los SUV -por tamaño o peso- tardarán en desaparecer de nuestras vidas. Según se vayan arrinconando los diésel aparecerán más modelos 100% eléctricos o híbridos enchufables, dado el espacio que hay para baterías en el chasis, el espacio en el habitáculo se gana a base de altura, pero sin que el centro de gravedad se vaya mucho del suelo.

    Los SUV "ecológicos" acabarán llegando, pero habrá que pagar un sobreprecio estético y otro tecnológico

    Veremos desaparecer antes modelos subcompactos por falta de rentabilidad que los SUV, siempre y cuando la gente siga estando dispuesta a pagar más por ese toque de distinción y diferenciación, donde el carácter 100% práctico no es tan importante. Y desde luego los modelos grandes tienen más posibilidades de sobrevivir, ya que suplir su capacidad es más complicado con vehículos de alquiler.

    Desde luego para los fabricantes Premium los SUV van a ser una buena fuente de ingresos durante mucho tiempo. Más complicado lo tienen carrocerías de enfoque más lúdico y menos prácticas como tres puertas, coupés o descapotables. En los fabricantes generalistas están desapareciendo rápidamente y todo esto sin necesidad de una invasión de coches de alquiler por minutos. Ya venía pasando.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto