¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El Grupo Volkswagen valora trasladar la producción del Skoda Superb a Alemania

    La reorganización de algunas plantas de producción de Volkswagen en Alemania está comenzando a causar estragos en otras marcas del gigante germano. Si hace unas semanas, los empleados de Emde pedían más carga de trabajo, la marca de Wolfsburgo pretende trasladar desde República Checa la producción del Skoda Superb, abriendo un nuevo frente.

    La primera unidad del Skoda Superb posa con el equipo de fabricación de la factoría de Kvasiny

    Lío y de los gordos en Volkswagen. La nueva estrategia de electrificación y la casi inminente entrada en producción de la octava -y nueva- generación del Golfestá comenzando a causar estragos en la marca alemana, una situación que comenzó no hace muchos meses cuando los máximos representantes de la firma alemana comenzaron con la asignación exclusiva a la sede central de Wolfsburg del compacto y la de los modelos eléctricos a Zwickau.

    Esta reorganización eliminó gran parte de la carga de trabajo de la factoría de Emde imitándola exclusivamente a la producción del Passat y Arteon, una situación que hace diminuir la capacidad óptima de funcionamiento de la factoría alemana, y cuyos comité de empresa ya manifestó a los responsables que querían más modelos que fabricar y contribuir a los nuevos objetivos del fabricante.

    Sin querer han abierto una auténtica guerra que va a dar que hablar en los próximos meses, y es que a los administradores de Volkswagen no se les ha ocurrido otra que tocar al Skoda Superb y apuntar a un posible traslado de la producción del buque insignia de la marca checa a la fábrica de Emde, cuestión que los alemanes ya han manifestado a sus colegas checos abriendo la caja de los truenos.

    La factoría de Skoda en Kvasiny, República Checa, en una vista aérea del complejo

    Como puedes imaginar, estas intenciones no han sentado nada bien en República Checa, especialmente cuando el Superb se encuentra a mitad de su ciclo de vida comercial y la berlina de lujo será actualizada en 2019, además de tener ya planeado el sustituto.

    Los responsables de Skoda ya han hecho saber a Herbert Diess y a Bernd Osterloh, presidente de la Junta de Volkswagen y miembro del consejo de supervisión de VW, respectivamente, sus argumentos para oponerse a tal decisión apuntando a una mala gestión en los problemas de carga de trabajo de Emden.

    El Superb es un modelo que se produce en la factoría checa de Kvasiny, junto a los Karoq, Kodiaq y SEAT Ateca. Y su comité de empresa y trabajadores no están dispuestos a ceder ni por supuesto a perder la producción del modelo de prestigio, al punto de insinuar un paro en las cadenas de montaje para evitar la pérdida del modelo, que supondría no sólo menos carga de trabajo, sino también un gran impacto en la economía de la República Checa.

    La cuarta generación del Skoda Superb llegará en 2021, para lo cual el fabricante checo ya está llevando a cabo algunos preparativos en las líneas de montaje y en los departamentos de estampación con la instalación de nuevas máquinas de prensado para los paneles de la carrocería, a la vez que también se están seleccionando a los proveedores del futuro modelo, un paso lógico en todos los fabricantes cuando se aproxima la llegada de un modelo completamente nuevo.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto