¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La Unión Europea estudia un sistema de compra de derechos de emisión de CO2

    La Unión Europea estudia un sistema de compra de derechos de emisión de CO2
    Europa busca una nueva fórmula para que las marcas paguen más por emitir más CO2
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    Está más que claro que, a poco más de tres meses para que termine el año, ni la asociación de fabricantes europeos ni la comisión de transporte de la Unión Europea se ponen de acuerdo en un retraso de las medidas que eviten las grandes sanciones por exceso de emisiones. Sin embargo, Europa baraja comprar emisiones.

    Si la Unión Europea no cede a las peticiones de los fabricantes de retrasar la entrada en vigor de la nueva norma de emisiones de CO2, las cuentas de la gran mayoría se verán significativamente mermadas, frente a las de la Comisión Europea que llenará las arcas.

    Pero tendrá importantes consecuencias que no interesan a ninguna de las partes, por lo que la propia comisión busca una solución al importante problema que maneja. Y una de las que se baraja es la compra de emisiones de CO2 de los fabricantes, una posible solución que rebajaría los límites tan estrictos a las marcas, y que tiene también detractores nada de acuerdo con esta solución en estudio.

    El objetivo de la nueva fórmula es reducir las emisiones de CO2 obligando a la venta de coches eléctricos

    Los fabricantes que quieran emitir más CO2 pagarán más por ese derecho a hacerlo

    La fórmula comprende la compra de derechos de emisiones, por lo que los fabricantes estarían en condiciones de emitir CO2 pero también con el compromiso obligado de ir reduciendo las cifras en un tiempo razonable. Para algunos expertos, es una posibilidad que beneficia a una marca porque no se enfrenta a una bajada muy agresiva de las emisiones promedio de CO2 de toda la flota al mismo nivel que propone Europa, sino algo más suave.

    Está por ver que se mantengan o no los límites, porque de los 95 g/km en 2021 se pasarán a mucho menos de la mitad en 2030.

    Y lo más importante, es que la alargada sombra de las multas por exceder los límites ya no planearía como lo hace ahora. El formato de los derechos de emisiones permite que los fabricantes regulen las cantidades, es decir, si sus modelos emiten grandes cantidades de emisiones, entonces pagarán más por los derechos de emisión.

    La Unión Europea baraja transformar el sistema, se encuentra en fase de estudio y para algunas áreas se aplicarán en 2021, pero en el caso de los fabricantes de coches supone que también se eliminan de un plumazo las sanciones, pero obliga a las marcas a realizar importantes desembolsos para emitir más.

    Fuente: Reuters