Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

El Volkswagen ID. Neo ofrecerá una potencia de carga de 125 kW, la más elevada de su categoría

4

Es una de las armas más secretas de Volkswagen para su primer compacto eléctrico de producción en serie. El conocido hasta ahora como ID. Neo ofrecerá una batería con una potencia de 125 kW, una cifra inédita en el segmento que permitirá reducir los tiempos de carga muy significativamente poniéndole una importante traba a la competencia más directa.

El primer eléctrico de Volkswagen contará con una batería con una potencia de 125 kW, acortando los tiempos de carga

Un diseño moderno y deportivo se intuye bajo el camuflaje ceñido del primer modelo eléctrico de Volkswagen. Sin embargo, bajo la carrocería hay muchos otros detalles que todavía permanecen y muy interesantes que te vamos a contar a continuación.

Cuando el peso manda y ya sabemos que el modelo más eficiente de la marca alemana arrojará un peso en báscula de poco más de tonelada y media, el fabricante ha optado por continuar la misma estrategia que el resto de la gama, apostando por acero de alta resistencia para la producción del bastidor. Podría haberlo hecho de aluminio y sentar un precedente en el mercado generalista, pero algo imposible si lo que pretende es ofertar el modelo eléctrico por debajo de los 30.000 euros.

Solo los trenes de suspensiones y la caja que contiene la batería son de este material ligero. Y precisamente aquí es donde el primer Volkswagen ID.guarda uno de sus grandes secretos. Como ya te hemos explicado en algunas ocasiones, la batería de los modelos desarrollados sobre la plataforma MEB es completamente nueva y concebida de forma escalable, por lo que aumentar la autonomía es cuestión de añadir más módulos con más celdas.

La tapa con forma de "tabletas" estará en el modelo de producción, fácilmente desmontable para trabajos de reparaciones y mantenimiento

Uno de los grandes secretos de la marca alemana en lo que a la batería respecta es el equilibrio de la temperatura en las celdas, que cuentan con una sustancia gelatinosa en la parte inferior capaz de garantizar la misma carga, temperatura y voltaje por igual en cada celda, en función de los valores que mida cada unidad de control gracias a la conexión en red de las ECU.

Capaz de ofrecer una autonomía mínima de 330 kilómetros, presentar un modelo eléctrico en uno de los segmentos del mercado más competidos no es una verdadera novedad, pero sí dos hechos: el primero, dispondrá de carga inductiva. El segundo, la firma pretende ofrecer en este modelo una potencia de carga de 125 kW, una cifra tan elevada en su categoría que obligará a los competidores a trabajar más para superar al hasta ahora conocido como ID. Neo.

Este nivel de carga puede estar disponible desde el lanzamiento comercial en la primavera de 2020, pero lógicamente no ha sido confirmado todavía por el fabricante. En condiciones reales supondría que, optando por la batería de menor autonomía -330 kilómetros- y con la necesidad de cubrir un trayecto de 600 kilómetros, el compacto eléctrico alemán solo necesitaría un alto en el camino de 15 minutos para recargar la pila en un cargador de alto rendimiento, un auténtico as en la manga frente a los rivales.

Actualmente, el Volkswagen ID. Neo se encuentra en la fase de ajuste de transmisión de potencia con algunos flecos que ajustar

Noticias relacionadas

El Volkswagen ID. Neo ofrecerá una potencia de carga de 125 kW, la más elevada de su categoría
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto