¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El Volkswagen Phaeton no tendrá sucesor pronto

    Informa Bloomberg que Volkswagen ha decidido poner en dique seco la renovación total del Phaeton, su buque insignia, porque no cumple los criterios de rentabilidad de la marca. Se vende muy poco y es muy caro fabricarlo, así que no es prioritario.

    Hasta que los ingenieros no encuentren la forma de fabricar los Phaeton por un precio inferior, no pasará de las hojas de papel y los archivos de ordenador, ya tenía luz verde. Según fuentes consultadas por la publicación económica, se queda en dique seco por condiciones económicas, por lo que cuesta fabricar un Phaeton se producen tres Passat.

    Sus ventas anuales ya están por debajo de 5.000 unidades al año, claro que sus ventas se concentran en China. El último modelo salió en 2010.

    ¿Fue un error vender una berlina de representación con el escudo de un generalista? ¿Fue un error crear una fábrica ex profeso para él en Alemania? ¿Fue un error crear una plataforma propia, que posteriormente se reaprovechó para Bentley? ¿Fue un error mantener con tan pocos cambios el que debe ser referente tecnológico de la marca?

    ¿O fue todo a la vez?

    Volkswagen no solo ambiciona ser número 1 mundial antes de 2018, también quiere mejorar mucho su rentabilidad. El principal rival, Toyota, gana mucho más dinero por unidad, incluso PSA Peugeot Citroën ya gana el doble a nivel unitario que Volkswagen, tras haber dado pérdidas durante meses.

    A Volkswagen no le interesan a corto plazo los proyectos que no sean rentables, y el Phaeton ni lo ha sido, ni va a serlo. Debe haber cambios drásticos para que sea más económico fabricarlo, sin que eso degrade más su caché, hablamos de coches de más de 80.000 euros. Mercedes, por su parte, vende más de 100.000 Clase S al año, y su insignia puede verse en coches corrientes (como su clase compacta), vehículos industriales ligeros y pesados.

    La marca no es el problema, al menos de forma total. El problema es el coche. Es sumamente difícil para un fabricante generalista vender coches de tan alta gama, aunque el producto sea tan bueno como el de Audi. No solo ha de fabricarse por menos, sino encontrar la forma de motivar su compra a la clientela a la que se dirige. ¿Les habrán escuchado?

    Fuente: Bloomberg