¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El futuro Volkswagen Trinity estrenará la tecnología de software modular

    El futuro Volkswagen Trinity estrenará la tecnología de software modular
    Detalle de la pantalla multimedia del Volkswagen ID.4Volkswagen
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    La estrategia de coches eléctricos de Volkswagen va mucho más allá de una propulsión sin emisiones. La marca alemana pretende rebajar el coste de las versiones más básicas de su nueva generación de modelos en lo que al software respecta, con soluciones modulares.

    Volkswagen admite haber cometido importantes fallos en el software del ID.3, entregando unidades que no disponían de todas las funciones operativas y obligando a los clientes a pasar por los servicios oficiales para terminar de añadir determinadas funciones. Algo que se puede admitir en las unidades más equipadas pero no en las más básicas.

    Un mínimo de tecnología es obligatorio, por lo que la marca alemana trabaja en una nueva generación de software modular para sus futuros coches eléctricos, y que se estrenará en el Volkswagen Trinity en 2026. Una solución con la que reducirán los precios de los modelos más básicos. El objetivo es también el de disminuir el número de unidades de software, de manera que se montará uno estándar con todas las funciones básicas plenamente funcionales, y otras bloqueadas que se activarán mediante la suscripción de servicios.

    Foto Volkswagen ID.3 en fase de actualización de software
    El software del Volkswagen ID.3 habilitó las actualizaciones inalámbricas

    Los futuros coches eléctricos de Volkswagen estrenarán un nuevo software

    El fabricante también quiere que los clientes puedan trasladar las configuraciones personales de un modelo viejo a uno nuevo, algo que hoy no se encuentra disponible. Incluso, mediante las actualizaciones inalámbricas se podrán añadir determinados equipamientos, ya que, como te hemos contado, los componentes tecnológicos serán instalados a bordo de los coches nuevos, aunque el cliente no los solicite.

    Esta nueva estrategia también permitirá que Volkswagen pueda ofrecer equipamientos y aplicaciones para el sistema de info-entretenimiento adaptadas al perfil del propietario, un ambicioso objetivo que sigue los pasos de BMW y con el que esperan beneficios realmente multimillonarios. Los de Múnich esperan un retorno cercano a los 5.000 millones de Euros solo con actualizaciones de software adaptadas a cada cliente en 2030.

    Thomas Ulbrich, jefe de desarrollo de la marca de Wolfsburg apunta que «las funciones adaptadas con tanta precisión son un factor competitivo importante. En el futuro, será cada vez más el caso de que el cliente elija más en función de lo que ofrece el software, y no necesariamente en función de si el coche conduce una décima más rápido».