¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Volkswagen estudia la conducción autónoma a demanda, bajo suscripción

    Volkswagen estudia la conducción autónoma a demanda, bajo suscripción
    Prototipos de conducción autónoma de VolkswagenVolkswagen
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    El futuro Volkswagen Trinity, una berlina eléctrica que llegará a mediados de la década, contará con avanzadas funciones de conducción autónoma. La marca alemana trabaja en un sistema que se pondrá a disposición de todos los clientes, bajo demanda: el «Driverless on demand» se venderá por suscripción con múltiples posibilidades.

    El adelanto del futuro Volkswagen Trinity, una berlina eléctrica que llegará a mediados de la década, puso de relieve las intenciones de la marca alemana de democratizar la conducción autónoma más avanzada, los niveles 3 y 4 que permitirán al conductor deshacerse de esta tarea. Niveles hoy limitados al segmento de lujo.

    Los planes de Volkswagen pasan porque todos los clientes que compren sus modelos eléctricos dispongan de la tecnología necesaria para la conducción autónoma ya embarcada, ya que son sistemas que necesariamente se tienen que montar en fábrica y no a posteriori en los servicios oficiales. Sin embargo, el fabricante no ofrecerá la funcionalidad de nivel 4 al comprar un coche, sino que lo hará bajo la suscripción «Driverless on demand».

    Recreación del futuro Volkswagen Trinity 2026
    Así será el futuro Volkswagen Trinity 2026, eléctrico y autónomo de nivel 4 en 2026

    La conducción autónoma de Volkswagen costará 7 euros por hora

    El delegar la conducción al sistema de control de los coches se activará a través de las actualizaciones inalámbricas de software. Klaus Zellmer, jefe de ventas y posventa y de Volkswagen, quien ha señalado a un diario alemán que «Podemos pensar en ofrecer conducción autónoma con tarifas por horas. Proponer precios populares. Por ejemplo 7 euros la hora. Aquellos que no quieran conducir durante 3 horas pagarán, por tanto, 21 euros».

    La propuesta es curiosa y, por ahora, no definitiva, ya que supone realizar un estudio más profundo. Zellmer justifica esta opción basándose en lo que ahorra al cliente al comprar el coche sin esta funcionalidad operativa, y que se pueda desbloquear cuando el conductor lo desee. El responsable no es partidario de que el cliente pague el elevado coste de la tecnología en el precio, pero realmente una parte sí está abonando, porque los chips, unidades de control, cámaras y sensores, en definitiva, todo el equipamiento necesario se encuentra a bordo.

    El problema radica en los conductores que no quieren esta tecnología y que tengan que asumir que su modelo dispone de ella en el equipamiento de serie. Extras que suman peso y que suponen consumir más energía de la batería. Quizás mínima, pero disminuirá la autonomía. Lo peor es que el precio será más alto obligatoriamente por mucho que la firma justifique lo contrario. Lo que sí parece que es seguro es el precio por disfrutar de la conducción autónoma, ya que, según el responsable, los 7 Euros por hora, se han calculado como óptimos para el cliente y también para las cuentas de la marca alemana.

    Fuente: Welt.de