¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Volvo salió por fin a bolsa, y con más del 20% ganancias el primer día

    Volvo salió por fin a bolsa, y con más del 20% ganancias el primer día
    Håkan Samuelsson estuvo en persona en la apertura de la bolsa de Estocolmo
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    Después de tres años aplazándolo, esperando a que el mercado fuese mejor, Volvo Cars AB ha salido a bolsa en Suecia. En su primer día ya han obtenido ganancias. Parte de la empresa se ha ofrecido al público (free float) para captar más inversión.

    Hace tres años Volvo pretendía salir a bolsa para captar nuevos inversores, pero la operación tuvo que suspenderse. Esperaban una valoración aproximada de 30.000 millones de euros. Ahora, en un contexto muy diferente, en el que Volvo ha renunciado a los motores diésel, a superar los 180 km/h, y a convertirse en una marca eléctrica, ha salido a bolsa.

    Estaba programado su estreno para esta mañana, después de haberse pospuesto otro día. El precio de salida era de 53 coronas suecas (5,34 euros), es decir, se valora la empresa en 158.000 millones de coronas (unos 15.914 millones de euros) repartidos en 2.979 millones de acciones. Es, por tanto, el mayor estreno en bolsa de una empresa en Europa este año.

    Håkan Samuelsson, director ejecutivo de Volvo Cars, estuvo a primera hora para tocar la campana e iniciar la sesión de la bolsa de Estocolmo, como es tradición cuando una empresa se estrena en el parqué. Podía salir bien, o salir mal, todo depende de cómo el mercado valore si una compañía vale lo que vale, vale menos, o vale más.

    La nueva identidad gráfica de Volvo apuesta por el minimalismo, como otras tantas hoy día

    Al cierre de la sesión, Volvo Cars AB ha cotizado a 65,20 coronas, un aumento del 22% respecto a su salida, habiendo alcanzado un pico de sesión de 67,40 coronas, aunque en los primeros minutos llegó a las 55 coronas como suelo. De momento, la cosa pinta bastante bien. Han conseguido 200.000 accionistas nuevos.

    La nueva capitalización de Volvo es de 19.537 millones de euros, superando con creces las expectativas de captación de inversión

    Respecto al índice selectivo de referencia, el OMX Stockholm 30, Volvo Cars AB ha funcionado muy bien, dado el retroceso intradía del 1,47% que ha experimentado. También ha funcionado mejor en bolsa que la antigua matriz, AB Volvo, que está dedicada a los vehículos industriales y maquinaria pesados.

    AB Volvo ha caído a lo largo del día un 1,37% en las acciones de clase A, y también ha bajado un 1,46% en acciones de clase B. Un día totalmente normal para ellos, los títulos de AB Volvo rondan las 200 coronas. Ambas empresas van por distintos caminos desde la venta de Volvo Cars a Ford en 1999, y los americanos mantuvieron la empresa hasta 2010.

    Su último modelo, Volvo C40 Recharge, se empezó a fabricar recientemente en Gante (Bélgica)

    Desde 2010 Volvo Cars AB pertenece a Zhejiang Geely Holding Group Co., Ltd, Geely para abreviar. Fue una de las primeras adquisiciones importantes de fabricantes europeos por parte de empresas chinas. El imperio Geely ha ido creciendo con la adquisición de fabricantes como Lotus, Proton, London Taxi, etc. También han creado marcas nuevas, como Polestar o LYNK & CO.

    Con los años, Volvo y su matriz han ido mejorando sus sinergias y dando pasos muy significativos. Por ejemplo, algunos modelos de Volvo se fabrican en China, se venden en Europa, y a nadie le escandaliza. Comparten plataformas, motorizaciones... y el enriquecimiento ha sido mutuo. Para empezar, Volvo se ha librado de desaparecer, que no es poco.

    Los datos de cierre del primer semestre de este año han sido muy buenos para Volvo. El beneficio neto ha sido de unos 968,3 millones de euros, un gran avance desde las pérdidas de 117,8 millones de euros de 2020. Durante el primer semestre la facturación aumentó un 26,3% y se vendieron 381.000 coches.

    A lo largo de la década Volvo va a abandonar definitivamente la combustión interna, ya que va a ser un fabricante 100% eléctrico. Ahora mismo su gama se compone de motores gasolina y diésel, que no van a seguirse desarrollando, algunos híbridos enchufables y dos modelos eléctricos, C40 Recharge y V40 Recharge. Poco a poco, ha ido convenciendo a su clientela para probar cosas nuevas para ser más sostenibles.

    Volvo también tiene otras ambiciones, como que nadie vuelva a morir a bordo de un coche de su marca, motivo por el cual se limitó la velocidad máxima de todos sus coches a 180 km/h, una cuestión de política y de imagen. También se investiga para hacer la conducción más segura con una creciente panoplia de ayudas electrónicas, algo normal en un fabricante asociado históricamente a la seguridad.

    En definitiva, el estreno en bolsa ya sido muy positivo, y la ganancia en un solo día ya es muy contundente. Varias empresas automovilísticas están experimentando subidas en bolsa, sobre todo cuando se interpreta que su actividad mira hacia el futuro. Solo los sectores de la banca y tecnología están subiendo más que el automóvil. Y eso considerando que en 2020 el automóvil cayó a plomo cuando se tuvieron que cerrar fábricas a diestro y siniestro por la pandemia.