¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Comparativa Peugeot 308 vs SEAT León, duelo de fieras (con vídeo)

    Comparativa Peugeot 308 vs SEAT León, duelo de fieras (con vídeo)
    25
    Oscar Magro
    Oscar Magro17 min. lectura

    El de los compactos es uno de los segmentos más competidos del mercado. El SEAT León se ha mostrado sólido a la hora de conquistar a la clientela en España pero la nueva generación del Peugeot 308 da un gran paso adelante para cautivar al público ¿Lo conseguirá?

    Dos de los compactos más buscados, cara a cara

    En esta ocasión tenemos una comparativa protagonizada por auténticos leones del mundo automovilístico. Por un lado el león del nuevo logotipo de Peugeot en la parte frontal de la nueva generación del Peugeot 308. Por el otro, el nombre del compacto más vendido en España, el SEAT León ¿Qué ofrece cada uno de ellos?

    La evolución del diseño del 308 es más que evidente con respecto a la generación anterior. El nuevo modelo presenta un diseño mucho más agresivo y personal y donde el nuevo logo de la marca destaca en el frontal y, en el tope de gama, también en las aletas laterales. Sus líneas principales se definen por un capó largo, superficies abultadas y una parte trasera musculosa.

    Por su parte el compacto español recurre a elementos triangulares para esculpir una imagen que resulta más conservadora en general. SEAT no ha corrido riesgos a la hora de imaginar el León para tratar de gustar a todo tipo de clientes y viste un diseño con un toque deportivo plagado de marcadas aristas y firmado con su nombre usando tipografía manuscrita en el portón.

    El archiconocido SEAT León es el compacto más vendido

    Las dimensiones exteriores de estos dos coches presentan algunas singularidades dignas de mención. La longitud es prácticamente idéntica entre ellos, solo hay 1 mm de diferencia para plantarse en los 4,37 m de largo. El 308 es 1,5 cm más bajo tratando de beneficiar la aerodinámica pero en la cota en la que realmente hay grandes diferencias es la anchura.

    El nuevo 308 ha crecido mucho en este apartado llegando hasta los 1,85 m lo que supone 5 cm más que el SEAT León. De hecho el modelo francés es el compacto más ancho del mercado salvo una única excepción, sólo le supera el nuevo Opel Astra por unos milímetros ¿Cómo afectan esas proporciones a la habitabilidad interior? Echemos un vistazo.

    (*) La capacidad de carga anunciada por Peugeot está medida en litros de agua, no está calculada según el estándar VDA

    Interiores muy diferenciados

    En las plazas delanteras el Peugeot 308 y el SEAT León proponen espacios completamente distintos. El modelo francés traslada todos esos ángulos a un habitáculo que muestra una muy buena calidad de realización. Las plazas delanteras son confortables e incluso los asientos pueden tener una función de masaje que no puede llevar en León pero la sensación de espacio no es tan abundante como uno podría esperar. Eso se debe a que la consola tiene un diseño bastante alto y a la configuración del puesto de conducción con un volante posición baja y a una instrumentación muy alta.

    El puesto de conducción i-Cockpit, con una configuración que presente en los modelos que la marca francesa ha presentado en estos últimos años, no satisfará a todo tipo de conductores. Dependiendo de la estatura y de la posición de conducción nos gustará más o menos porque el volante de pequeñas dimensiones queda en una posición muy baja, la instrumentación sobresale por encima del aro del volante e incluso la posición de los pedales va a condicionar nuestro confort en la conducción.

    El diseño del nuevo 308 tiene una fuerte personalidad

    La instrumentación digital emplea una pantalla de 10 pulgadas con información personalizable y varios modos de visualización. Incluso puede exponer los datos más relevantes de manera tridimensional, una solución que no ofrece ningún otro fabricante. Peugeot afirma que de esta manera se resalta la información más importante pero lo cierto es que personalmente no he visto ninguna ventaja real. La visión en 3D se puede desactivar.

    El sistema multimedia del 308 es completamente nuevo presentando un interfaz que requiere un pequeño tiempo de adaptación. Tiene conectividad con Android Auto y Apple Carplay. Debajo de la pantalla de 10 pulgadas hay una superficie táctil con botones virtuales que sirven de acceso directo a las funciones principales. La marca francesa los denomina toggle switches y son una buena idea porque esos botones son grandes y además las funciones que aparecen ahí son personalizables.

    Me subo ahora a bordo del compacto de Martorell. Como ocurría con el diseño exterior, en el habitáculo del superventas de SEAT no se han querido correr riesgos y presenta un diseño bastante convencional y una propuesta minimalista sin apenas botones a la vista. Al contrario que el 308, que presenta un puesto más envolvente, el León tiene una consola baja que da una mayor sensación de amplitud, especialmente en las versiones con cambio automático. El habitáculo expone una sólida construcción, buenos ajustes y la calidad de los materiales es correcta aunque sin alcanzar lo que ofrece Peugeot.

    El León puede equipar un cuadro de instrumentos digital con pantalla de 10 pulgadas que permite algunas opciones de personalización de la información. En el centro del salpicadero, el sistema multimedia también emplea una pantalla de 10 pulgadas. El interfaz es muy colorido y juvenil. La estructura de menús es confusa y hay que dar muchos pasos para realizar algunas funciones básicas, podría estar mejor resuelto para ser más intuitivo. Debajo hay área táctil para manejar la temperatura de la climatización y el volumen del sistema de sonido.

    La configuración i-Cockpit de Peugeot condiciona el puesto de conducción del modelo galo
    La pantalla flotante acapara el protagonismo en las plazas delanteras del León

    Paso a hablaros de las plazas traseras y ojo porque este es un rasgo clave en estos dos modelos. En la segunda fila de asientos del León vamos a encontrar los mismos elementos de confort que están presentes en el 308: hay bolsillos los respaldos los asientos delanteros, un reposabrazos abatible y un par de tomas USB. Además los dos tienen salidas de aire pero en el español se incluye un controlador de temperatura porque el climatizador puede ser de tres zonas, algo que no puede disfrutar el francés.

    Es fantástico el espacio que ha conseguido extraer SEAT de su modelo compacto. El espacio para las rodillas es fabuloso y también hay bastante sitio para la cabeza así que pasajeros de hasta 1,90 m de estatura irán cómodos en el León. Por su parte, la segunda fila de asientos del 308 no ha aprovechado bien la habitabilidad. El espacio en altura es correcto pero el hueco para las piernas es mucho menor que el que ofrece el León. Ocupantes que midan más de 1,80 m ya empezarán a tener problemas de espacio en el modelo galo. Una lástima porque en la cota de anchura sí que se ofrece bastante sitio así que aquí tres personas viajarán más cómodas que en el modelo de SEAT pero, eso sí, tendrán que ser adultos de baja estatura.

    Otro inconveniente del galo es que el hueco de acceso que deja la puerta trasera también es más pequeño que en el compacto español. Es no solo dificulta el acceso sino que además complica la tarea de colocar un dispositivo de retención infantil, por ejemplo. Definitivamente las plazas traseras del Peugeot 308 es la característica que menos me ha gustado de esta nueva generación.

    El 308 tiene unas plazas traseras claramente menos habitables que las de su rival
    El compacto de SEAT ha aprovechado estupendamente el espacio en la segunda fila de asientos

    Uno podría pensar que Peugeot ha sacrificado el espacio en las plazas traseras para dotar a su compacto de un maletero más grande pero la realidad es que depende de cómo se mire. Efectivamente el compartimento de carga del 308 muestra una mayor profundidad que el del León. En anchura están las cosas igualadas y el hueco de carga tiene una altura menor así que compensa unas cosas con otras por lo que en resumen el 308 ofrece más capacidad de carga que el León pero la diferencia es pequeña.

    Ojeando las fichas técnicas Peugeot anuncia maletero de 412 litros de capacidad por los 380 litros que tiene el SEAT León, esa diferencia no es tan pequeña. Pero ojo porque tiene truco: la cifra que da la marca francesa no es la habitual de homologación para calcular el tamaño del maletero así que no son datos comparables. Peugeot no ha anunciado la cifra que se obtendría realizando las mediciones VDA de toda la vida pero nuestra experiencia nos dice que debería rondar los 390 litros aproximadamente.

    El 308 tiene un maletero un poco más grande que el León
    Los dos modelos pueden abatir el respaldo posterior en una proporción 60:40 y tienen una práctica trampilla para hacer hueco a objetos de gran longitud

    Polivalencia de uso

    Estos dos modelos están disponibles en carrocería de cinco puertas como las unidades que hemos enfrentado y también proponen una práctica carrocería familiar. La oferta de motores incluye versiones de gasolina, diésel e híbridos enchufables. La propuesta es especialmente amplia en el SEAT León, que incluso propone una versión de gas natural pero ojo porque en 2023 el Peugeot 308 tendrá una variante 100% eléctrica que no veremos en el León.

    Una vez en marcha, el popular compacto de Peugeot sobresale por el gran confort de marcha que es capaz de ofrecer. Esta nueva generación ha dado un salto adelante en este sentido y no solo es un coche muy cómodo por el tarado de las suspensiones y el manejo de todos los mandos sino que además cuenta con una insonorización fantástica.

    Hablaba antes del volante de pequeño diámetro por el que apuesta Peugeot y eso tiene una gran ventaja en ciudad. Al ser pequeño maniobrar con él es más sencillo y además cuenta con una asistencia mayor que la del León así que en un entorno urbano el 308 es realmente agradable. Yendo a velocidades altas en autopista o en carreteras de muchas curvas un volante tradicional como el del SEAT León da más confianza.

    SEAT ha hecho un modelo divertido y cómodo a partes iguales

    Conduciendo el SEAT León es difícil encontrarle pegas. Es un coche con el que se disfruta mucho al volante, incluso practicando una conducción alegre y todo ello sin restar comodidad. Generación tras generación siempre demuestra ser uno de los compactos más equilibrados desde el punto de vista dinámico y propone una conducción más emocionante.

    Tiene un buen tacto de dirección, buenas prestaciones y la transmisión, tanto la manual como la automática, me parece que da un manejo más agradable que las cajas que propone Peugeot. Como ya he comprobado en otros modelos de Stellantis, la caja EAT8 tiene un funcionamiento suave casi siempre pero, a muy poca velocidad, resulta brusca a veces y da algún tirón sin venir a cuento. Desactivando el sistema Stop & Start me ha dado la impresión de que esto sucede con menos frecuencia.

    En cuanto a motores, si quisiera elegir una opción de gasolina me decantaría por las mecánicas de SEAT que son más refinadas y además cuando están asociadas al cambio automático DSG tienen etiqueta Eco al incorporar un sistema MHEV. Entre los híbridos enchufables me quedaría con el 308 porque el León pierde mucho maletero y por tanto resta practicidad. Y en diésel me costaría elegir porque tanto el TDI como el BlueHDI van francamente bien y gastan muy poco, es fácil bajar de los 5 l/100 km de media.

    Suave y silencioso, el nuevo 308 es realmente agradable de conducir

    Por supuesto, el tema de precios también es un asunto importante. El precio de la versión de acceso al Peugeot 308 es de 23.720 euros mientras que la de León puede conseguirse por menos de 19.830 euros. Es una desigualdad notable pero hay que tener en cuenta que la versión de la entrada del León es mucho más básica por motor y equipamiento.

    Si los configuramos con motorizaciones y equipamientos equivalente las cosas se igualan más pero igualmente lo habitual será encontrar que el modelo español a un precio algo más bajo. Es lógico porque el 308 es un modelo totalmente nuevo que acaba de llegar al mercado y por lo tanto Peugeot no ofrece aún campañas de descuento muy agresivas, hay que estar dispuesto a pagar algo más por tener un 308 ¿Con cuál de estos dos compactos te quedarías tú?

    Comparativa Peugeot 308 vs SEAT León, duelo de fieras (con vídeo)