¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    PruebaMazda6 Skyactiv-G 2.0i 145 CV Style (II): Diseño interior

    9

    Seguimos adelante con nuestra prueba del Mazda6 Skyactive-G 2.0i 145 CV Style. En esta ocasión analizamos el espacio interior disponible para los pasajeros y el equipaje. También revisaremos la calidad de los materiales y ajustes del interior y el diseño del salpicadero desde el punto de vista de la imagen, la funcionalidad y la ergonomía.

    Pasamos al interior del Mazda6 para ver qué nos ofrece su habitáculo. Desde el asiento del conductor encontramos una gran variedad de reglajes para conseguir la postura óptima, incluso para las tallas más grandes, con los ajustes y regulaciones de volante y asiento. El volante de cuero tiene un tacto y forma muy bueno. De hecho, el tamaño se me antoja perfecto.

    Puesto de mandos de nuestra unidad de pruebas.

    No hay sobrecarga de mandos en el Mazda6, con los clásicos botones para los controles multimedia, velocidad de crucero, etcétera, pero, a diferencia de algunos de sus rivales, la vista no se nos sobrecarga con botones, palancas y chivatos. El cuadro de mandos lo componen tres esferas: una central de mayor tamaño con el velocímetro y dos laterales con el cuentarrevoluciones (izquierda) e información de servicio a la derecha en una patalla digital con la información del ordenador de a bordo.

    A la izquierda del volante, en la parte baja del salpicadero, tenemos seis botones para la activación y desactivación de algunos de los sistemas de seguridad activa opcionales como el avisador de cambio de carril involuntario o el de ángulo muerto y otros como el control de tracción o el sistema de parada y arranque automáticos del motor i-Stop.

    Estos botones se encuentran en la parte baja del salpicadero.

    Si seguimos recorriendo el salpicadero con la vista hacia la derecha, llegamos a la consola central, con una pantalla táctil TFT en la que va integrado el sistema de navegación firmado por el especialista TomTom. Debajo tenemos los controles de la climatización a través de unos mandos circulares muy sencillos de manipular y, por último, ya sobre el túnel de transmisión, el control multimedia (y de navegación) a través de un mando único giratorio y seis botones, dos de ellos para volver a la anterior pantalla, algo que resulta práctico para manejar estos controles de forma más rápida. La calidad de materiales y ajustes es buena en todo el interior.

    Detalle de la interfaz del sistema multimedia.

    Los asientos son realmente cómodos, amplios y sujetan bien el cuerpo. Al ser el acabado de acceso, son de tela, pero su tacto y su mullido es bueno y ayudan bastante a llevar la fatiga en los largos viajes. El espacio en las plazas delanteras es soberbio, lo mismo que en las traseras, donde encontramos una de las banquetas con mayor anchura de su segmento.

    Mazda 6: plazas traseras.

    La única pega que encontramos en las plazas traseras es el asiento central, más duro y penalizado por el espacio para las piernas que deja un túnel de transmisión algo voluminoso para tratarse de un coche con tracción delantera. Y es que sus diseñadores lo dejaron preparado para la posible llegada a la familia de una versión con tracción integral que, por ahora, no se ha fabricado. El maletero ofrece una capacidad de 489 litros, en la línea de los rivales del Mazda6.

    Fotos: José Armando Gómez

    Mazda6 Skyactiv-G 2.0i 145 CV Style (II): Diseño interior