Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Primer testSuzuki S-Cross ¡No soy un SX4!

Suzuki presenta el S-Cross, un nuevo y ambicioso modelo con el que aspira a vender 3.000 unidades en su primer año en el competido segmento de los SUV compactos. A pesar de compartir nombre con la gama SX4, se trata de un coche completamente nuevo y que no comparte ninguna pieza con el modelo ya conocido. En MOTOR.ES ya lo hemos probado.

El nuevo Suzuki S-Cross se suma a la nutrida competencia de líder del segmento de los SUV compactos, el Nissan Qashqai. El fabricante japonés no quiere dejar pasar la oportunidad de quedarse con un trozo del jugoso pastel de ventas que están teniendo este tipo de vehículos dentro del mercado español. En MOTOR.ES hemos tenido un primer contacto con este nuevo modelo y nos ha dejado muy buen sabor de boca.

¿Qué trae de nuevo el Suzuki SX4 S-Cross?

A pesar de que comparte denominación con el SX4, lo cierto es que los responsables de comunicación de Suzuki dejaron bien claro que no se trata de un derivado ni de una versión del modelo ya conocido. Es un automóvil completamente nuevo y no comparten piezas. Tan solo una decisión de marketing impuesta desde Japón ha hecho que el S-Cross lleve el apellido de otro automóvil de la marca.

Se trata de un vehículo de 4,3 metros de largo y que destaca por una distancia entre ejes de 2.600 milímetros. Esto asegura un buen espacio interior sin sacrificar otras medidas, como ocurre con el maletero, que con 430 litros es el más amplio del segmento al que va destinado.

Entre sus rasgos estéticos destaca un frontal con grandes faros con tecnología LED para las luces de conducción diurna. A pesar de que, como todos sus rivales, no es un vehículo para un uso exhaustivo fuera del asfalto (de hecho, las versiones de mayor venta de los SUV compactos son las 4x2), Suzuki ha añadido algunos toques como los protectores de bajos frontal, lateral y trasero. Todos ellos son cromados, a juego con las barras portaequipajes del techo (en opción está el techo panorámico de cristal –retractil– más grande del segmento).

Comodidad y calidad interior

Con algo de herencia del buque insignia de Suzuki, el Kizashi el interior presenta un diseño atractivo y una buena calidad en materiales y ajustes. El espacio para los ocupantes es bueno en las plazas delanteras y correcto en las traseras: hay espacio para las piernas y no es demasiado estrecho a la altura de los hombros.

En los acabados y equipamientos disponibles (con tres versiones: GL, GLE y GLX) no faltan detalles como el volante multifunción de cuero, el arranque sin llave, la tapicería de cuero, los asientos calefactados, etcétera. Aunque Suzuki ha pensado en el cliente de la gama media para el S-Cross, lo cierto es que las 19 versiones disponibles (combinando motores y acabados) tampoco se olvidan de los potenciales compradores de versiones de acceso, así como de los más equipados.

¿Qué motores lleva el S-Cross?

La oferta mecánica del Suzuki S-Cross está compuesta por dos motores, ambos con 1.600 centímetros cúbicos de cilindrada, uno alimentado por gasolina y otro turbodiésel y los dos con la misma cifra de potencia: 120 CV. Aunque la entrega de par cae del lado del diésel con 320 Nm por los 156 del gasolina.

Otro de los puntos interesantes de estas mecánicas son los consumos y emisiones contaminantes. Ambos, si se equipan con el sistema de parada y arranque automáticos del motor (Start&Stop) ofrecen unas de las cifras más bajas de su segmento: 4,2 litros a los 100 para el diesel y 5,4 en el caso del gasolina. El primero se queda en 120 gramos de CO2/km lo que le salva del impuesto de matriculación, mientras que el segundo, con 130, se queda en el tramo más bajo, el del 4,75%.

Ambos motores se pueden combinar con el nuevo sistema de tracción integral 4WD ALLGRIP en el que se pueden seleccionar cuatro modos de funcionamiento (a través de un simple mando al alcance del conductor) dependiendo de las condiciones de adherencia sobre las que se circule: Auto, Sport, Snow y Lock, si se necesita bloquear el diferencial.

En cuanto a las cajas de cambios, el diesel está disponible con un cambio manual de seis velocidades mientras que el gasolina se puede elegir entre el manual de cinco o un automático CVT.

Ya hemos conducido el Suzuki S-Cross

En MOTOR.ES hemos tenido la oportunidad de probar el nuevo Suzuki S-Cross durante una breve toma de contacto de unos 90 kilómetros entre autovía, carretera y recorrido urbano. El coche ofrece un gran nivel de comodidad por el tarado de suspensiones y el confort de marcha que demuestra. En nuestro caso, la unidad probada iba equipada con el motor 1.6 DDis (turbodiésel) de 120 CV, con caja de cambios manual de seis velocidades y tracción delantera. El coche es ágil y la mecánica responde bien cuando se necesita exprimir su potencia a la hora de los adelantamientos.

Es un coche que trasmite una gran sensación de comodidad y buen aplomo en carretera. Me hubiese gustado una dirección un poco más dura, ya que en los cambios de dirección rápidos peca de ser un poco lenta. Pero, por contra, resulta muy cómoda a la hora de maniobrar o circular a baja velocidad dentro del tráfico urbano (que será donde .

Dada la duración de mi prueba (dentro de poco podrás leer una más a fondo) no pude sacar muchas conclusiones acerca del consumo de combustible, aunque parece que los poco más de cuatro litros que anuncia la marca serían bastante realistas.

¿Qué precio tiene el Suzuki SX4 S-Cross?

La versión de acceso del Suzuki S-Cross tiene un precio de 18.495 euros, equipada con el motor de gasolina, el cambio manual, la tracción 4x2 y el acabado GL. El gasolina más caro es el 4x4 automático, con el acabado GLX-EL que cuesta 28.295 euros.

La gama turbodiésel arranca con los 21.495 del GL 4x2 y llega hasta los 30.595 del GLX-EL 4x4 con el sistema Start&Stop (este elemento cuesta 400 euros).

Todos los modelos tienen una promoción de lanzamiento hasta el 31 de diciembre de 2013 de 1.300 euros de descuento a los que se pueden sumar las ayudas del Plan PIVE3.

Según las estimaciones de la marca, el más vendido será el turbodiésel 4x2 con el acabado GLE, cuyo precio, incluyendo los descuentos, es de 20.695. Comparado con sus rivales es más caro que el Qashqai, o el Kia Sportage, pero más barato que los Hyundai ix35, Ford Kuga, Mazda CX5 y Toyota RAV4.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto