¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba BMW Serie 1 2020, más maduro que nunca

24

Desde hace unos meses ya conocemos el aspecto que tiene la 3º generación del compacto de BMW, el Serie 1 se ha renovado por completo. Ya solo nos faltaba poder contaros qué tal se desenvuelve en el asfalto. Nuestra primera prueba se la hacemos al motor diésel más potente, 190 CV unidos a 400 NM de par máximo y a la tracción total xDrive.

El exterior del Serie 1 ha sido completamente rediseñado

Bien podríamos tomar prestado el eslogan de una campaña publicitaria de la marca alemana rival de la propia BMW, y es que realmente algo está pasando en BMW. Con un reordenamiento general de muchos de sus modelos, o transformando la filosofía más clásica de la marca bávara, lo cierto es que la época más lógica ha llegado a BMW, pero también podríamos asumir que es la que menos entusiasmo despierta entre sus más acérrimos fans.

Hace unos meses, BMW, mostró al mundo, tras innumerables teasers y muchas fotos espías, a su modelo de tamaño más reducido. El Serie 1 enseñaba al mundo la que vendría a enumerarse como la 3º generación de este modelo, una generación que comenzó para muchos con mal pie ya que entre muchas novedades, la más importante ha sido la sustitución de la clásica tracción trasera por la más lógica delantera. Esto causó innumerables críticas a la marca que aún hoy vemos. Pero ¿de verdad es tan malo este cambio o por el contrario ha sido un acierto?.

Estos días en Madrid ha tenido lugar la presentación nacional de este modelo a los periodistas especializados, y he de decir que de camino al lugar de encuentro no paraba de pensar en cómo y en cuánto habría cambiado el comportamiento de este modelo, con respecto a la 2º generación.

Un nuevo frontal donde destacan unos grandes riñones

La generación anterior se caracterizaba por un excelente comportamiento en cualquier tipo de superficie. Como actualmente, en aquella pretérita etapa, el Serie 1, además de contar con la tracción trasera, también montaba mecánicas con tracción total xDrive, al igual que ocurre en esta nueva vida del modelo.

Rompedor diseño exterior

Pero vayamos por partes. Comencemos hablando de su nueva estética, la cual también ha sido completamente rediseñada, incorporando las nuevas bases de diseño de la marca alemana, y las cuales dotan a este compacto de una imagen identificada al 100% con el nuevo lenguaje de BMW, con un toque más juvenil y atrevido.

Del frontal destacan sus clásicos riñones de BMW, ahora con un mayor tamaño, lo que le proporciona un gran protagonismo dentro de la estética delantera del mismo. El diseño interior de las mismas es más continuista, ya que sigue optando por la forma de láminas verticales en color negro o cromado. Para la motorización M135i estas son sustituidas por unas en forma de malla.

El acabado M Sport le sienta como anillo al dedo

Sus faros ahora mucho más estilizados y alargados hacía atrás, concuerdan más con la imagen de marca, ya que a título personal, estos me recuerdan un poco a los ya conocidos en el BMW Serie 8, salvando las distancias claro. Estos se ofrecen con tecnología Full LED. Culminando con su frontal, el parachoques podrá presentar distintos diseños, dependiendo del acabado escogido por el cliente.

Pasando a su perfil, llama la atención un diseño más alargado que su predecesor. Un morro que da la sensación de ser más corto y unos faros que llegan hasta el paso de ruedas de las dos motrices. El juego de llantas que puede equipar van en medidas desde las 16 pulgadas a las 19, todas ellas con diseños completamente nuevos. Para culminar la línea lateral, en el pilar C se sitúa la clásica curva Hofmeister, así como un alerón situado encima de la luna que remata el conjunto.

Su diseño exterior se ha ganado a muchos gracias a sus nuevos rasgos de diseño más atrevidos y juveniles

Pasando a su trasera, también completamente rediseñada, encontramos unos nuevos faros de gran tamaño. Un diseño donde prevalecen las líneas horizontales, destacando el nuevo y generoso difusor pintado en color negro, rematado por una o dos colas de escape, dependiendo del propulsor escogido, para los motores de entrada, tanto diésel como gasolina, llevará solo una salida a la izquierda, el resto de motores llevan una a cada lado. Las líneas rectas y agresivas están muy presentes en esta zona del coche.

Su nuevo diseño es mucho más agresivo, con líneas más rectas y marcadas en la trasera

El nuevo BMW Serie 1, invita a pensar que estamos ante un vehículo algo más corto de lo que realmente es. Es un compacto de 4.319 mm de longitud, 1.799 mm de ancho y 1.434 mm de altura. Su batalla es de 2.670 mm, bastante para este tipo de coche, esto unido a unos voladizos muy cortos por tener las ruedas situadas muy próximas a los extremos, da esa sensación de vehículo mucho más pequeño de lo que es.

En BMW consultaron a sus clientes cuáles eran sus prioridades a la hora de escoger coche. La mayoría se decantó por el diseño, seguidamente fue el espacio interior, la calidad, la marca y la tecnología. De ahí que este vehículo haya sido diseñado con esas prioridades por bandera, y es cierto, lo cumple todo a la perfección.

Te puede gustar más o menos el diseño, cuestión de gustos, pero a mí personalmente me gusta bastante y creo que BMW ha hecho bien las cosas con este coche. Si pasamos a comentar el resto de prioridades mencionadas por los clientes, lo cierto es que a mí me sigue pareciendo muy acertado en todos los sentidos.

El color azul Misano sin duda será uno de los favoritos para los compradores

Mecánica y acabados

En cuanto a los acabados del BMW Serie 1 ya os lo contamos detenidamente y pormenorizado en este artículo. Pero en resumidas cuentas, este coche está en el mercado con un total de 3 acabados diferentes, de más económico a menos, encontraremos el acabado Advantage, el Sport y el M Sport, así como si recorrimos al modelo M, encontraremos el único que actualmente se comercializa, el M135i, no tiene una denominación M como tal, pero con este coche tendrás más que suficiente si lo que buscas es un coche compacto, divertido y para nada discreto.

En cuanto a sus motorizaciones encontraremos un total de cinco, tres de los cuales serán diésel y dos de ellos gasolina. Para la motorización de gasóleo tendremos disponible la denominación 116d, 118d y 120d xDrive, con potencias de 116 CV, 150 CV y 190 CV, todas ellas con un consumo que, teóricamente, no subiría de 5 litros.

Para las dos únicas motorizaciones de gasolina encontramos potencias de 140 CV en la denominación 118i, y 306 CV para el máximo exponente de la deportividad dentro de la gama del Serie 1, el M135i. El primero de ellos será el motor de acceso a la gama compacta de BMW, partiendo de un precio de 28.800 euros.

El BMW Serie 1 puede llevar 1 o 2 salidas de escape dependiendo del propulsor escogido

Prueba de conducción

La marca nos había citado a las 11 de la mañana en la céntrica plaza madrileña de la Independencia, para el que no reconozca el sitio, es el nombre de la plaza donde se ubica la Puerta de Alcalá. Allí, en el número 5, se encuentra el Espacio SOLO, un museo de arte contemporáneo, en el cual se iba a celebrar la presentación del modelo.

Una vez hechas las oportunas presentaciones del vehículo al cual estábamos a punto de subirnos, nos ceden las llaves del BMW Serie 1. Nosotros íbamos a ponernos a los mandos del modelo más potente del abanico de motores del compacto alemán, por debajo del modelo más radical claro, se trata del motor diésel de 190 CV de la nomenclatura 120d xDrive.

Decorado exteriormente en color negro, debo decir que le sienta como anillo al dedo, así como rematado con unas llantas de radios dobles de 19 pulgadas. A su alrededor, en el parking de la calle Serrano se apostaban más de 20 unidades del Serie 1, entre las que llamaban la atención estéticamente hablando, las pintadas en color azul Misano o gris Mineral.

El nuevo frontal del Serie 1 tiene tintes de diseño ya estrenados en el Serie 8

El interior es puramente BMW, poco margen de confusión cabe aquí. El diseño del puesto de conducción y del resto del habitáculo ha ido evolucionando conforme han transcurrido los años, pero es eso, una evolución. En BMW no han rediseñado por completo el interior de sus coches, y eso les honra, pues es una seña de identidad, que ya sea en un modelo de hace 15 años o en uno actual, siempre reconocerás que se trata de un vehículo de la marca bávara.

Nuestra unidad estaba decorada con unos asientos deportivos (incluidos en la versión M Sport) de cuero rojo y negro muy atractivos a la par que eficientes, pues sus regulaciones son totales, llegando así a tener una sujeción excelente de sus ocupantes. Estos tienen un diseño muy deportivo y realmente son muy grandes, tanto que a la fila trasera puede restarle un poco de visibilidad frontal.

En el puesto de conducción encontramos una completa gama tecnológica. El ya estrenado sistema de info-entretenimiento BMW Live Cockpit Professional y sus dos pantallas de 10,25 pulgadas ubicadas, una tras el volante haciendo la función de instrumentación digital, y una segunda en el centro del salpicadero como sistema multimedia.

Sus nuevos asientos son sencillamente de 10

Pero centrándonos en la prueba en sí misma, debo decir que la habitabilidad del interior ha mejorado con respecto al modelo anterior, teniendo ahora más espacio en las plazas traseras, tanto para las piernas como para la cabeza, así como en la zona delantera, dando una mayor sensación de espacio, en parte también gracias a un nuevo techo panorámico que ocupa prácticamente toda la longitud del techo del vehículo.

Arrancamos los vehículos y marchamos. La primera sensación que da el coche es de amplitud, se siente realmente más grande de lo que es. El nuevo diseño interior ha jugado bien sus cartas. Todo está orientado al conductor, esto hace que refuerce la sensación de cercanía a todos los controles, teniéndolo todo a mano.

Encaramos la M-30 dirección A-1 y el BMW Serie 1 se comporta realmente bien, sus 190 CV y sus 400 Nm de par máximo desde las 1.750 rpm, lo hacen el compañero ideal a la hora de realizar un adelantamiento o acceder rápidamente a una autopista por el carril de aceleración.

Los nuevos faros con un diseño más alargado

Nuestra ruta a través de autopista nos dejó con un consumo medio de 5,3 litros a los 100, nada mal para tratarse de un vehículo de estas características. Por este tipo de vías su conducción es tranquila y relajada. La insonorización del ruido del motor es total, que tratándose del motor diésel, para muchas personas será un acierto. Solo es palpable el sonido de la rodadura, pero de la mecánica absolutamente nada.

Las amortiguaciones, aunque al principio me parecieron algo más duras, lo cierto es que tienen el punto perfecto en el que comodidad y deportividad van de la mano y juegan sus papeles en la misma proporción. Una vez nos salimos de la tediosa autopista, encaramos la carretera M-129 dirección El Vellón y después hacia Torrelaguna. Esta carretera es perfecta para probar cuánto ha mejorado dinámicamente este coche. Vamos a ello.

La dinámica del coche es excelente. Sus 190 CV unidos a la tracción total xDrive pueden hacerte olvidar por completo que estás a los mandos de un diésel

Escogemos el modo de conducción Sport, esto estira más las marchas y el tacto del acelerador se vuelve más sensible. En las primeras curvas el BMW Serie 1 me hace una declaración de intenciones. Puede ir aún más rápido. Su tracción total xDrive se maneja con una destreza superlativa, pudiendo entrar en una curva cerrada más rápido de lo que podríamos imaginar y, aún así, vencerla sin ni siquiera despeinarse.

La tracción total xDrive de este coche hace auténticas maravillas en la dinámica del modelo

Su rápida caja de cambios juega un papel fundamental en esta partida pues su respuesta es inmediata y estira las marchas hasta su punto ideal. Bien es cierto que eché muchísimo en falta unas levas tras el volante, pues la diversión habría sido aún mayor de tener este gadget incorporado. Y sí, he dicho diversión estando a los mandos de un diésel.

Como he dicho más arriba, pero aquí se vuelve aún más necesario, sus asientos envuelven y sujetan el cuerpo a la perfección. En una carretera de curvas como esta en las que nos movemos deprisa entre curva y curva, esto es muy necesario. Estos, en combinación con el tacto de su dirección, hacen que la conducción sea cómoda y divertida.

Como es de esperar, si eres de los que les preocupa el consumo del vehículo, este fue bastante mayor que circulando por la autopista, pero tan solo se quedó en 6,7 litros de media, estirando sus marchas y realizando una conducción fuerte y deportiva. Los consumos de este coche son realmente buenos en todas las circunstancias.

Personalmente la zona trasera me parece la zona más bonita del coche

Sin más volvemos a encarar la A-1 de regreso a Madrid, concluyó la diversión al volante por hoy, ahora solo nos queda sentarnos tranquilamente tras el volante, activando los asistentes de conducción para hacerla aún más relajada. La velocidad de crucero, junto con el asistente de mantenimiento de carril y el modo Confort, hacen que la entrada en la capital sea todo lo tranquila y relajada que la gran ciudad nos permite. Aparcamos nuestro BMW Serie 1 con ganas de más, y sobre todo de poder poner a prueba algún propulsor de gasolina y tracción delantera para comprobar las diferencias reales entre uno y otro. Esperamos que pronto podamos hacerlo.

Conclusión y lanzamiento

El BMW Serie 1 ya se encuentra completamente disponible para su compra. Desde el día 28 de Septiembre podemos adquirir una unidad en cualquier parte de Europa. Si por el contrario, somos habitantes de cualquier otra parte del globo,tendremos que esperar hasta el día 16 de Octubre para adquirir oficialmente el nuestro.

Como conclusión a esta primera prueba de conducción del nuevo Serie 1 debo decir que el vehículo me ha gustado y me ha sorprendido a partes iguales, a decir verdad, me he quedado con ganas de poder echar el guante al modelo de tracción delantera para comprobar de verdad la gran novedad de esta generación y cuánto se diferencia realmente de la anterior.

El nuevo Serie 1 con el acabado M Sport y el Sport. La diferencia es notoria

Como punto débil, o a mejorar, de este coche debo decir que no he sido capaz de encontrar nada salvo mencionar la escasa oferta de motores de gasolina, combustible actualmente al alza. Otro pero que podría sacar es que nuestra unidad no montaba levas tras el volante, es un fallo irrisorio ya que el Serie 1 puede incorporarlas sin ningún tipo de problemas. Lo dicho, buen trabajo BMW.

Noticias relacionadas

Prueba BMW Serie 1 2020, más maduro que nunca
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto