¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba comparativa Toyota Yaris Hybrid vs Renault Clio E-Tech, eficiencia urbana (con vídeo)

    12

    Enfrentamos cara a cara a los dos utilitarios híbridos del momento: el Toyota Yaris Electric Hybrid y el Renault Clio E-Tech. Dos modelos con algunas similitudes y notables diferencias que quieren hacer los desplazamientos urbanos diarios más eficientes ¡No te pierdas el vídeo!

    Los dos híbridos del segmento B, frente a frente

    Hasta ahora el Toyota Yaris campaba a sus anchas como el único utilitario híbrido del mercado pero ha llegado su primer gran rival, el Renault Clio E-Tech, es decir la versión híbrida del Clio. Dos modelos con la misma vocación de proponer una movilidad urbana muy eficiente pero que juegan unas cartas diferentes para conquistar al público.

    Echando un vistazo al exterior queda patente que ambos modelos presentan un diseño muy diferente. Renault ha apostado en este Clio por ofrecer la imagen característica e identificativa de la marca. Sus rasgos son muy similares a los que hemos visto en el Megane o el Koleos, básicamente el Clio tiene el mismo elegante diseño pero adaptando el formato a un tamaño más pequeño.

    Por otro lado Toyota juega la baza opuesta, la diferenciación total. El nuevo Yaris tiene un aspecto muy distinto del resto de modelos presentes en la gama de la marca japonesa. No se parecen nada al Corolla o al RAV4, tiene su personalidad propia y además ha ganado en músculo con respecto a sus generaciones precedentes.

    El utilitario de la marca del rombo hereda la imagen de su hermano mayor, el Megane

    Ese estilo tan llamativo del exterior del Yaris no se ha trasladado al interior, la cabina tiene un diseño bastante convencional. En cuanto a calidades está bien, por encima de la media del segmento aunque sin grandes alardes pero sobre todo se revela como muy práctico porque hay muchos huecos repartidos por todo el habitáculo.

    El Clio propone una atmósfera conocida porque es casi idéntico a las versiones de combustión. El único rasgo diferente en esta variante electrificada son los detalles azules, que son opcionales. Se percibe una sensación de calidad superior si bien conviene mencionar que esta unidad del Clio es el tope de gama (SL E-Tech Edition), lleva todo, y sin embargo la unidad del Yaris es un acabado intermedio (Active Tech).

    Si miramos qué es lo que pueden llevar estos dos coches híbridos la lista de equipamiento es espectacular para este segmento. Ya sea de serie o de manera opcional, tanto el uno como el otro pueden contar con faros led, llantas de hasta 17 pulgadas, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, acceso y arranque sin llaves, freno de estacionamiento eléctrico o un cargador por inducción para smartphones. Entre las ausencias, no pueden llevar techo solar o regulaciones eléctricas para los asientos.

    La zaga del urbano de Toyota es la parte más controvertida de su diseño

    Hay algunas cosas que sí son distintas. Por ejemplo el Clio puede montar una instrumentación digital con una pantalla personalizable mientras que el Yaris también puede tener un cuadro digital, pero en este caso dividido en tres pantallas más pequeñas. El japonés también puede sumar un head-up display que no puede tener el galo.

    En cuanto al sistema multimedia, en ambos casos tenemos sistemas compatibles con Android Auto y Apple Carplay. Toyota recurre a una pantalla de 8 pulgadas con un sistema que se ve anticuado y no termina de convencer mucho mientras que Renault propone una pantalla de 9,3 pulgadas en su tope de gama con un interfaz más atractivo aunque su funcionamiento también podría ser mejor. En los dos casos pueden estar asociados a sistemas de sonido premium, firmado por Bose en el Clio y por JBL en el Yaris.

    El Yaris tiene una cámara trasera para ayudarnos en las maniobras pero el Clio puede mejorar este aspecto ofreciendo un sistema de cámaras de 360 grados. También puede disfrutar de un asistente de aparcamiento, asientos delanteros calefactados o volante calefactado, cosas que el Toyota no puede montar.

    En las plazas delanteras del Yaris se disponen de muchos huecos donde depositar objetos
    El habitáculo del Renault Clio ha dado un enorme salto de calidad en esta generación

    El pequeño hatchback japonés incrementa las posibilidades ofreciendo un climatizador bizona, mientras que el francés se conforma con uno monozona. Pero donde sobre todo gana la partida es en el apartado de seguridad: ambos son ejemplares en el segmento y consiguen cinco estrellas en los tests de EuroNCAP, pero el Yaris sobresale ofreciendo un control de crucero adaptativo, la alerta de tráfico trasero cruzado o un innovador airbag central en las plazas delanteras.

    Siendo coches urbanos las dimensiones tienen que ser muy compactas y eso repercute en unas plazas traseras no demasiado espaciosas. El espacio para las piernas y la cabeza en el Clio limita la habitabilidad para pasajeros de más de 1,75 m de estatura. Tres adultos viajarán apretados. En esta fila no hay ningún equipamiento especial, salvo unos bolsillos tras el respaldo de los asientos delanteros.

    El modelo nipón ofrece más o menos el mismo sitio para las piernas que el francés mientras que para la cabeza es ligeramente menor aunque la diferencia con su rival es muy pequeña. Respecto al urbanita de Renault, la banqueta se sitúa más alta, el respaldo está más vertical y la puerta se abre en un ángulo sensiblemente menor.

    Pantalla de 8 pulgadas para el sencillo sistema multimedia de Toyota
    Renault apuesta por una pantalla de 9,3 pulgadas en formato vertical en el tope de gama

    En cuanto al espacio del carga, el Clio E-Tech presenta un maletero de 301 litros, más pequeño que el de las versiones de combustión porque bajo el piso se ubica la batería. Es un espacio de carga muy aprovechable gracias a sus formas regulares aunque el umbral de carga queda más alto que el de su oponente.

    La capacidad del maletero del nipón es de 286 litros, algo menos que su oponente. Además, las formas son menos regulares y no muestra ningún elemento que permita sujetar la carga. En ambos modelos se puede ampliar la carga abatiendo el respaldo de los asientos posteriores de manera asimétrica.

    Potencias diferentes, prestaciones similares

    En un momento en el que la electrificación se está extendiendo en el mundo automovilístico, estos dos coches híbridos del segmento B recurren a sistema híbrido compuesto por un motor de gasolina y dos motores eléctricos vinculados a una batería de iones de litio. Una base común pero la puesta en escena es diferente, por ejemplo el motor de gasolina es de tres cilindros y 1,5 litros para el Yaris Electric Hybrid y de cuatro cilindros y 1,6 litros para el Clio E-Tech.

    Ambos arrancan siempre en modo eléctrico y los dos tienen un botón EV específico para forzar el modo eléctrico siempre que se cuente con suficiente carga en la batería. Cuando se circula impulsado únicamente por vía eléctrica son coches silenciosos, aunque a medida que se aumenta la velocidad el Yaris va mostrándose algo ruidoso porque deja filtrar demasiado ruido de rodadura y aerodinámico. El Clio está mejor insonorizado, aunque el ruido aerodinámico también se percibe con claridad.

    Es interesante ver cómo ha evolucionado el japonés en esta generación, todo un precursor de la electrificación en este segmento, siendo ahora mucho más dinámico. La suspensión tiene un tarado más firme que le hace ganar en agilidad, aunque la dirección es muy insensible. El utilitario de Renault también peca de tener una dirección poco comunicativa aunque en su caso destaca que es muy directa. El tacto de los frenos requiere un pequeño periodo de adaptación porque el cambio de la deceleración por la frenada regenerativa y por los propios frenos es algo brusco al principio.

    Sendos modelos cuentan con tres modos de conducción que modifican algunos parámetros para ganar en prestaciones o eficiencia. En Toyota se proponen los modos Eco, Normal y Sport mientras que en Renault se definen como Eco, Sport y MySense (es decir, individual). En general, podemos elegir el modo Eco y olvidarnos porque el rendimiento es suficiente para moverse con alegría y sin perder eficiencia.

    Una de las cosas que más desequilibran la balanza en esta comparativa desde el punto de vista teórico es la potencia. El Clio E-Tech entrega 140 CV, una cifra claramente superior a los 116 CV que desarrolla el Yaris. Sin embargo en la práctica las prestaciones son muy similares: es cierto que el Clio parece tener más ímpetu en las arrancadas pero, cronómetro en mano, la capacidad de aceleración de ambos coches es similar. Uno de los motivos para esto es que el Clio pesa en torno a 200 kg más que el Yaris.

    Donde sí hay una diferencia importante es en la transmisión. Toyota recurre a su archiconocida e-CVT, una caja de tipo variador continuo que es muy suave haciendo una conducción tranquila pero revoluciona mucho el motor a la hora de ser exigentes con el acelerador. Renault se ha decantado por una caja multimodo, siendo el primer coche de serie que la lleva. Esta caja de cambios es realmente agradable en todas las situaciones, ya sea circulando en modo eléctrico o empujados por el motor de gasolina.

    Las dos cajas tienen un modo B que aumenta la retención y la regeneración energética. El sistema del Clio merece una mención especial porque retiene muchísimo, casi como los eléctricos que proponen una conducción con un solo pedal. De hecho, al levantar el pie del acelerador se enciende la luz de freno para avisar de la reducción de velocidad a los coches que circulan detrás.

    Con ambos modelos es fácil obtener consumos muy bajos

    En cuanto a los consumos, elemento clave en un híbrido, los dos puedes gastar muy poco aunque en escenarios ligeramente diferentes. Es muy fácil de bajar de 5 l/100 km y si nos lo proponemos incluso es posible mantenerse por debajo de la barrera de los 4 l/100 km. Pero la gestión del sistema híbrido es distinta: el Clio saca más partido en la parte urbana, usando mucho el motor eléctrico. El Yaris tiene ventaja en carretera, ya que emplea el motor eléctrico para apoyar al motor de combustión, quitándole esfuerzo y por tanto ayudándole a gastar menos.

    Ya sabemos las similitudes y diferencias entre ambos modelos así que ya sólo queda mencionar que las versiones de acceso de los dos superan los 18.000 euros: en concreto 18.650 euros para el Toyota y 18.150 euros para el Renault. Entre ellos no hay una gran diferencia aunque el Clio E-Tech suele resultar en torno a 500 euros más barato que el Yaris Electric Hybrid aunque las pequeñas diferencias de equipamiento pueden igualar esa balanza.

    Prueba comparativa Toyota Yaris Hybrid vs Renault Clio E-Tech, eficiencia urbana (con vídeo)