¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba del Ford e-Transit, la respuesta a una necesidad de reparto

    Prueba del Ford e-Transit, la respuesta a una necesidad de reparto
    21
    Javier Gómara
    Javier Gómara13 min. lectura

    El segmento de los industriales empieza a electrificarse con el fin de lograr repartos más sostenibles y a un menor coste. El Ford e-Transit ofrece hasta 317 kilómetros de autonomía y una gran oferta de carrocerías. Ya lo hemos probado.

    El movimiento eléctrico está empezando a calar en el mercado de los turismos. Mes tras mes las ventas de coches electrificados ganan cuota de mercado, aunque todavía queda mucho camino por recorrer. La movilidad urbana cada vez es más complicada por las cada vez más habituales zonas de bajas emisiones y los más restrictivos protocolos anticontaminación. Si bien un turismo tiene la posibilidad de librar semejantes inconvenientes a voluntad, un profesional no. Las furgonetas eléctricas empiezan a asomar a la vuelta de la esquina. La necesidad es la madre de la innovación, y el Ford e-Transit es la respuesta a un problema cada vez mayor.

    El Ford e-Transit cuenta con varias carrocerías, longitudes, alturas y masas diferentes

    Los profesionales no pueden permitirse el lujo de no entrar en el centro de las ciudades. Si su trabajo así lo requiere no hay opción que valga, y muchas veces esa necesidad supone el tener que pagar costosas multas o estar restringidos a unos horarios muy limitados. La solución pasa por buscar formatos alternativos de combustión que a día de hoy cuentan con ventajas operativas y competitivas. Las furgonetas eléctricas consiguen barrer esos problemas, aunque como todos sabemos, hay un coste para ello.

    Ford ha visto hueco en ese mercado todavía sin explotar y se lanza con la versión eléctrica de su polivalente y famoso Ford Transit. A simple vista no hay grandes cambios que nos permitan reconocer que estamos ante una furgoneta a pilas. La parrilla carenada, los detalles azules en las franjas frontales, la tapa de la toma de conexión y el logo de e-Transit es todo lo que nos permite diferenciar la unidad eléctrica de las que no lo son. Ford mantiene apariencia, tamaño y capacidades.

    La capacidad de carga oscila entre los 9,5 y los 15,1 metros cúbicos

    La Ford e-Transit ofrece cuatro longitudes diferentes y dos alturas diferentes, además de tres carrocerías diferentes: Van, Van Cabina Doble (hasta 6 pasajeros) y Chasis. Las opciones de carrozado son infinitas, capaces de ajustarse a cualquier necesidad y trabajo. Los volúmenes de carga oscilan entre los 9,5 y los 15,1 metros cúbicos con capacidades de carga entre los 1.020 y los 2.090 kilogramos. A eso hay que sumar tres masas autorizadas posibles: 3,5, 3,9 y 4,25 toneladas. Es decir, un amplio abanico de posibilidades que nos permite disponer de un Transit eléctrico para cualquier desempeño.

    Para España, Ford sólo comercializa la versión con acabado Trend, incluyendo de serie un amplio catálogo de elementos de serie y opcionales. De fábrica cuenta con atractivas tecnologías como la pantalla multimedia con sistema SYNC4 de 12 pulgadas de tamaño, navegador, conectividad inalámbrica y múltiples asistentes a la conducción, Opcionalmente podemos sumar más asistentes como el control de crucero adaptativo, cámara de 360 grados y el más completo despliegue de asistentes a la seguridad.

    El navegador inteligente calcula la ruta, la autonomía estimada y las posibles paradas para recargar que haya que hacer

    Para prestar un mejor servicio a profesionales, Ford ha creado el programa Ford Pro. Se trata de un paquete de servicios y ayudas a los clientes de Ford para mejorar el rendimiento de su flota, ya sea para empresas como para trabajadores autónomos. Entre los muchos servicios se incluyen medidas como la financiación, el estudio y la instalación de puntos de carga, carrozados, servicios de asistencia, control de flotas y mucho más.

    En el apartado mecánico, el e-Transit sustituye sus motores térmicos por un propulsor eléctrico y una batería de 75 kWh de capacidad bruta, 68 kWh útiles. Es capaz de entregar dos potencias diferentes: 184 y 269 caballos, ambas con el mismo par de 430 Nm. Las diferencias radican en la entrega del par, siendo la versión más potente la que ofrece una descarga más temprana ya que se le presupone trabajos más exigentes. En cualquier caso Ford anuncia una autonomía de hasta 317 kilómetros en ciclo WLTP (258 km para las versiones N1).

    Al volante del Ford e-Transit

    Hace ya tiempo que los vehículos industriales ganaron en refinamiento y calidad. Ford es la marcas más vendida en el segmento en Europa en los últimos 7 años. Un logro que ha conseguido a base de crear una flota amplia y ofrecer un servicio posventa de confianza. El Transit es el Rey de la categoría gracias a sus capacidades y buen hacer. El hecho de volverse eléctrico ha provocado que todas esas cualidades se magnifiquen de forma positiva, sumando atributos propios.

    A pesar del tamaño y el formato, el Ford e-Transit es tan cómodo y suave como cualquier otro eléctrico del mercado. Por normativa viene restringida a tres velocidades diferentes: 90 km/h para las versiones de 3,9 y 4,25 toneladas, y 100 y 130 km/h para los formatos de 3,5 toneladas. Capaz de mantener el ritmo normal del tráfico sin problemas, las recuperaciones son muy buenas. No da la sensación de circular a la velocidad a la que se va, aunque sí que es cierto que durante la prueba la caja iba completamente descargada y con solo dos pasajeros en cabina.

    Con hasta 317 kilómetros de autonomía, el rango es suficiente para el día a día

    Ahora bien, la pregunta del millón es: ¿su autonomía es suficiente? Ford estima que un vehículo industrial del tipo Transit recorre diariamente una media de 111 kilómetros. En el peor de los casos casi tenemos más del doble de esa distancia, por lo tanto sí, la autonomía es más que suficiente para una jornada de trabajo corriente. Si por algún casual una jornada excepcional te supone realizar 400 kilómetros, has de saber que a la hora de recargar el e-Transit responde igual de bien que cualquier otro turismo.

    Hasta 11 kW en corriente alterna, que se traduce en recuperar del 10 al 100% de la carga en unas 7 horas. En una carga rápida en corriente continua se permite hasta 115 kW, lo que, en teoría, supone pasar del 15 al 80% de la carga en apenas 34 minutos. Si tus jornadas de trabajo no suponen maratonianas distancias, es más que suficiente. En cuanto a su conducción, Ford ha pensado en un formato de uso cómodo y sencillo. Sin complejos sistemas de gestión de la electricidad hay tres modos de conducción: Normal, ECO y Resbaladizo. A eso hay que sumar un modo L en la caja de cambios que aumenta la retención cuando levantamos el pedal del acelerador.

    En el habitáculo se incluyen muchos elementos de confort como el sistema multimedia

    Lo mejor que se puede decir del Ford e-Transit es su absoluta normalidad a la hora de conducir. La ausencia de ruido mecánico permite que cada trayecto se haga de una forma más relajada. Durante la prueba he podido constatar que la autonomía oficial y la real son bastantes parecidas. Con un consumo medio 23 kWh por cada 100 kilómetros, salimos con una autonomía de 233 kilómetros. 90 kilómetros más tarde el ordenador de a bordo marcaba todavía un kilometraje de más de 140 kilómetros. Repito que la prueba ha sido con la caja vacía y a ritmos de conducción normales. Teniendo en cuenta la media de 111 kilómetros al día de Ford las cifras salen.

    Ahora bien, mucha mano a la calculadora vas a tener que echar cuando te hable del precio. Primero vamos con lo positivo. A nivel de gastos de mantenimiento el e-Transit supone un ahorro del 50% con respecto a un modelo equiparable con motor diésel. De fábrica el vehículo llega con 3 años de garantía o 100 mil kilómetros, estirando la garantía de la batería hasta los 8 años o 160.000 kilómetros. Recorrida esa distancia o cumplidos esos años Ford te asegura que la pila estará a un 70% de su estado original. En cuanto al coste de compra, el Ford e-Transit está disponible desde los 71.270 euros para la carrocería Van, apenas 900 euros menos en el caso del Chasis. Son muchos euros en comparación con un modelo térmico.

    La posición L de la palanca de cambios permite una mejor gestión del sistema eléctrico

    Como estimulante y a modo de recompensa, Ford regala un año de cargas en su red pública de carga con más de 150.000 puntos repartidos por toda Europa, incluida la red Ionity. También ofrece servicios de ayuda a flotas y a particulares a coste cero. Todo ayuda a hacer la transición al reparto eléctrico más sencilla. Algo bastante interesante es la opción Pro Power on board. Pagando 1.300 adicionales Ford te instala de fábrica dos enchufes de 230 voltios (1 en el caso de la carrocería Chasis) en los que poder conectar cualquier herramienta eléctrica convencional. Una solución ideal para trabajos en terrenos alejados de tomas de luz.

    Conclusiones

    Hay que echar cuentas, no queda otra. Las furgonetas eléctricas poco a poco van aflorando al mercado, pero al igual que los turismos su principal inconveniente es el precio de venta. 45 mil euros de más por un vehículo que rinde igual y es capaz de hacer lo mismo que un diésel supone un difícil obstáculo que superar. Pero ahí está. El Ford e-Transit es una furgoneta de nueva era. Dentro de unos años serán el pan nuestro de cada día, cada vez más económicos y justificables a nivel operativo. No tiene nada malo, si te lo puedes permitir.

    La caja viene completamente preparada, con cubierta y la posibilidad de incluir enchufes
    Prueba del Ford e-Transit, la respuesta a una necesidad de reparto