¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba Jaguar I-Pace 2021, competente como eléctrico y como SUV

    14

    El Jaguar I-Pace añade más opciones de personalización de su innovador diseño futurista y aumenta su equipamiento para seguir siendo la mejor alternativa a la creciente lista de SUV de aspecto tradicional con cero emisiones que han llegado al mercado.

    Jaguar renueva su primer modelo eléctrico con pequeñas pero significativas mejoras. El Jaguar I-Pace 2021 propone nuevas opciones de diseño y más equipamiento para atraer a aquellos que busquen un SUV eléctrico de altas prestaciones. Una actualización para este modelo de aspecto futurista que se desmarca los recién llegados BMW iX3 y Ford Mustang Mach-E y los conocidos Audi e-tron, Mercedes EQC y Tesla Model Y.

    El color exterior Eiger Grey es una novedad en el I-Pace 21 Model Year

    A nivel estético la gran novedad es la nueva parrilla delantera cromada que aporta un toque de elegancia. La parte inferior presenta una abertura que canaliza el aire por el capó y desemboca en un alerón integrado al final del techo. Un trabajo aerodinámico excepcional que se evidencia en elementos como los tiradores de las puertas enrasados desplegables.

    En este ligero facelift es posible contar con un techo negro en contraste con el color de la carrocería, aunque esta posibilidad es incompatible con la opción de techo solar panorámico. Hablando de colores se incorporan cuatro nuevas tonalidades a la gama: el sólido Caldera Red y los metalizados Eiger Grey, Aruba y Portofino Blue.

    También hay paquetes de estilo como el Bright Exterior Pack o el Black Pack que amplían las posibilidades de personalización y nuevas opciones de llantas de aleación de 18 a 22 pulgadas. Para las llantas de mayor tamaño se propone la opción de neumáticos autosellantes que integran una capa de sellador hermética en la banda de rodadura y repara los pinchazos de hasta 5mm de diámetro.

    Aspecto innovador de estilo coupé para el SUV de Jaguar

    Las dimensiones exteriores se mantienen inalteradas con 4,68 m de longitud, unos contundentes 2,01 de anchura y sólo 1,56 m de altura. La gama española está compuesta por tres niveles de equipamiento denominados S, SE y HSE cuyas únicas diferencias exteriores se concretan en las llantas y faros.

    El maletero tiene 505 litros de capacidad y el respaldo de los asientos posteriores se puede abatir en una proporción 40:20:40 aumentado la capacidad de carga hasta los 1.163 litros. El portón tiene un sistema de apertura y cierre eléctricos a partir del acabado SE y función manos libres en el HSE. Bajo el capó delantero hay un pequeño compartimento con 27 litros adicionales que resulta ideal para llevar los cables de carga.

    Sistema multimedia mejorado

    En el habitáculo se proponen cinco plazas más espaciosas de lo que puede insinuar su carrocería estilo coupé. En la renovación del modelo, identificada como Jaguar I-Pace 21 Model Year o 21 MY por la marca británica, hay nuevas opciones de tapicería de piel (Windsor, Grained Ebony y Grained Light Oyster) y asientos delanteros con hasta 16 regulaciones diferentes.

    Las plazas delanteras cuentan con tres pantallas: instrumentación, multimedia y climatización

    El elemento más destacado que ha llegado al eléctrico de Jaguar ha sido el nuevo sistema multimedia Pivi Pro. Recurre a una pantalla táctil de 10 pulgadas que tiene un funcionamiento fantástico y una gran calidad de imagen, es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, propone un programa de actualización del software inalámbrica y además puede estar asociado a un sistema de sonido Meridian Surround con 16 altavoces y subwoofer con una potencia de 750 W.

    La excelencia de la pantalla del sistema de infoentretenimiento contrasta con la pantalla del módulo de climatización, de una calidad mucho menor. Distrae más de la cuenta y lo cierto es que, aunque resulte menos pintón, hubiera sido más útil tener botones clásicos para manejar las funciones. En opción este sistema puede tener cuatro zonas, controlar la calefacción de cuatro asientos y tecnología de ionización del aire nanoe.

    Esta zona está rematada en material Gloss Black, al igual que algunas partes del salpicadero y el volante. El excesivo uso de plástico negro piano no entiende de segmentos, está presente en todo tipo de coches y este I-Pace no se ha salvado de esta plaga. En el británico este material viene de serie pero afortunadamente para algunas molduras se pueden sustituir por acabados en aluminio, madera o fibra de carbono.

    El módulo de climatización desentona por diseño y calidad

    Los gruesos brazos donde está la botonera de selección de marchas y los modos de conducción entorpecen el uso del espacio portaobjetos de la consola central, donde tras el facelift se puede disponer de una base de carga inalámbrica para smartphones con amplificador de señal telefónica.

    Hay una tercera pantalla en el interior de este Jaguar y se ubica delante del conductor. Es el cuadro de instrumentos digital, cuenta con 12,3 pulgadas y ofrece diferentes estilos de visualización incluyendo navegación a pantalla completa. Forma parte del equipamiento de serie en todas las versiones del I-Pace 21MY y también puede ofrecer un head-up display.

    Una novedosa opción de equipamiento es el retrovisor interior digital Clearsight que emplea una cámara para ver lo que hay detrás del vehículo y resulta interesante porque con el retrovisor tradicional la visibilidad trasera es escasa debido a que la luneta trasera está muy inclinada. Como además no gira demasiado (el diámetro de giro entre bordillos es de 12 m) y las formas exteriores de la carrocería dificultan ver los extremos del vehículo este SUV se muestra algo torpe en maniobras de aparcamiento.

    Afortunadamente también contamos con la cámara Surround 3D mediante un sistema de cuatro cámaras exteriores. Añade funciones de control de aparcamiento 360° ofreciendo una interesante vista exterior del propio vehículo en perspectiva 3D. Otra novedad de equipamiento es la Activity Key de segunda generación, una pulsera similar a un smartwatch que sustituye a la llave inteligente para abrir el coche y arrancarlo.

    Nuevo sistema multimedia Pivi Pro y sistema de cámaras 3D

    Aceleración implacable

    El primer modelo eléctrico de Jaguar está a la venta en una única versión denominada I-Pace EV400 AWD. El nombre hace referencia a la potencia total del sistema eléctrico que genera 400 CV y un par máximo de 696 Nm. Semejante caballería se traslada al suelo a través de un sistema de tracción a las cuatro ruedas impulsado por dos motores eléctricos, cada uno de ellos con 147 kW (200 CV) de potencia y 348 Nm de par.

    La batería se mantiene sin novedades en esta actualización del I-Pace. Eso implica que se mantiene la batería de iones de litio de 90 kWh con refrigeración líquida que está compuesta por 432 celdas distribuidas en 36 módulos. Con ella se consigue una autonomía de hasta 470 km con una sola carga según el ciclo WLTP.

    En una utilización normal parece complicado obtener esa cifra y lo habitual será rondar los 400 km. El sistema de regeneración de frenos ha sido mejorado y el consumo medio homologado es de 22,0 kWh/100 km en la configuración más favorable y lo cierto es que se trata de una cifra que es posible conseguir si se practica una conducción eficiente. Si no pesa el pie derecho no será extraño ver consumo en torno a los 26 kWh/100 km.

    Carga rápida hasta 100 kW

    Lo cierto es que es un coche que anima a hacer una conducción dinámica a pesar de sus 2,2 toneladas de peso. La aceleración es muy intensa siendo capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos. Comparativamente la velocidad máxima no es muy elevada ya que se sitúa en 200 km/h pero me resulta complicado imaginar que alguien necesite más.

    Se mueve increíblemente bien en curvas, con una respuesta contundente y un comportamiento noble. Uno de los grandes factores de la excepcional agilidad del I-Pace es el diferencial con reparto de par en curva (Torque Vectoring) que reduce el subviraje y proporciona una guiado más preciso en curvas.

    Resulta igual de llamativo que este SUV de altas prestaciones sea capaz de brillar en la faceta opuesta, mostrándose como un vehículo muy confortable cuando se realiza una conducción sosegada. La suspensión filtra bien las irregularidades del asfalto, tiene un rodar muy silencioso (el parabrisas con aislamiento acústico viene de serie) y se mueve con suavidad.

    El I-Pace viene con dos cables de carga para usarlos en el domicilio o en puntos de carga pública, siendo posible carga rápida CC (corriente continua) a un máximo de 100 kW. La carga completa en una toma CA (corriente alterna) monofásica a 7 kW necesita 12,75 horas para completarse pero el I-Pace 21MY ha incorporado también un cargador que admite la posibilidad de CA (corriente alterna) trifásica a 11 kW, lo que supone una carga completa en 8,6 horas.

    El Jaguar I-Pace 2021 está disponible desde 80.570 euros y el precio incluye un cargador eNext de 7,4kW monofásico y su instalación (hasta 20 metros de cableado) donde el cliente desee. El fabricante británico ofrece otras ventajas a los propietarios de este modelo como el uso de un Jaguar F-Pace de sustitución para viajes de larga distancia.

    Prueba Jaguar I-Pace 2021, competente como eléctrico y como SUV