¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Kia Rio 2021, practicidad con pegatina Eco

    25

    El Kia Rio se actualiza para seguir siendo uno de los modelos más completos del segmento B. Entre las novedades de su restyling destaca la incorporación de una mecánica 1.0 T-GDi con hibridación ligera que lleva asociada la etiqueta medioambiental Eco.

    El nuevo Rio muestra una imagen más dinámica

    Kia, que recientemente ha renovado su logotipo, también ha actualizado uno de los modelos más relevantes de la gama. El Kia Rio recibe un lavado de cara para seguir siendo competitivo dentro del segmento B, muy relevante a nivel de ventas. Una actualización que tiene como principal aliciente la incorporación de motores MHEV.

    La gama española se configura con los acabados Concept, Drive y GT Line, siendo este último el que presenta un estilo más dinámico. Los principales cambios estéticos del Rio se encuentran en el frontal donde la parrilla de nariz de tigre presenta un formato más estilizado. Los faros conservan su silueta pero cambian su configuración interior y son de led de manera opcional para el Rio GT Line.

    Los paragolpes también han cambiado su estilo y el delantero es más bajo y ancho para dotar su imagen de mayor empaque. La moldura de los faros antiniebla también ha cambiado y se ha añadido un nuevo diseño de llantas de aleación de 16 pulgadas con ocho radios. Kia ofrece siete colores exteriores tras la adición de dos nuevas tonalidades metalizadas en este restyling: gris Perennial Grey y azul Sporty Blue.

    El Rio GT Line 2021 con el nuevo color Sporty Blue

    En el habitáculo las novedades son más sutiles y sigue reinando la practicidad sobre el lujo. Se introduce el Pack Sport opcional que añade detalles en rojo en la tapicería, el salpicadero y los apoyabrazos de las puertas. La versión GT Line se enfoca a un público más dinámico y propone una tapicería específica en negro con ribetes y costuras de contraste blancas en los asientos, un pedalier deportivo y un salpicadero rematado con efecto de fibra de carbono.

    La principal novedad interior es, sin duda, el nuevo sistema multimedia cuya pantalla táctil crece hasta las 8 pulgadas y propone conectividad con Apple CarPlay y Android Auto. Es opcional en el acabado Concept y de serie en el resto. De este sistema hay dos posibilidades comprendidas es Display Audio o Satellite Navigation, dependiendo de si cuenta con sistema de navegación.

    Lo interesante del sistema es la incorporación de la segunda generación de la tecnología telemática UVO Connect, algo que Kia denomina UVO Connect Fase II. Gracias a ello se obtiene información de tráfico en tiempo real, previsiones meteorológicas o precios actualizados del combustible en estaciones de servicio. Además mediante la app UVO para smartphones se pueden realizar de manera remota una serie de funciones como enviar una ruta al navegador, comprobar la última ubicación del coche o realizar un diagnóstico del vehículo.

    El nuevo sistema de infoentretenimiento es la gran novedad del interior

    Otros cambios menores se observan en el cuadro de instrumentos Supervision que incluye una pantalla LCD de 4,2 pulgadas de mayor resolución que la del modelo precedente, la incorporación del ajuste de la altura del asiento del conductor (de serie en GT Line) y del acompañante o la incorporación de materiales de mayor calidad para el salpicadero.

    No hay diferencias de habitabilidad en comparación con el modelo anterior así que sigue ofreciendo cuatro plazas generosas dando acomodo a pasajeros de hasta 1,85 m de estatura en los asientos posteriores. La plaza central trasera es para usos esporádicos por cuestiones de anchura aunque al menos lo ocupantes de esta segunda fila tendrán a su disposición una toma USB para cargar dispositivos. El maletero se mantiene en 325 litros de capacidad, un volumen que se amplía a 1.103 litros con el respaldo abatido.

    Adiós al diésel

    La propuesta mecánica ha sido completamente revisada y está compuesta íntegramente por versiones de gasolina. La variante de acceso es el atmosférico 1.2 DPi de inyección indirecta y 84 CV cuya principal virtud es su fiabilidad. Está vinculado a un cambio manual de cinco marchas.

    La gran primicia se halla en la llegada de un motor de gasolina mild hybrid con un cambio manual inteligente, una combinación inédita para el fabricante coreano. Bajo el nombre de EcoDynamics+, esta tecnología vincula un motor 1.0 T-GDi Smartstream, un sistema de hibridación ligera de 48 V y el cambio iMT con embrague electrónico.

    La batería de iones de litio del sistema MHEV se ubica bajo el suelo del maletero

    El tricilíndrico 1.0 T-GDi está disponible en dos niveles de potencia de 100 y 120 CV. Sendas opciones lucen la etiqueta mediambiental Eco al contar con un sistema MHEV gracias a una batería de iones de litio de 48 V ubicada bajo el maletero. Estas versiones electrificadas funcionan con mucha suavidad y añaden un punto extra de versatilidad gracias a la incorporación de un selector de modos de conducción (Eco, Normal y Sport).

    El 1.0 T-GDi está asociado a un cambio manual inteligente iMT de seis velocidades con un embrague controlado electrónicamente que mejora la eficiencia del sistema de parada y arranque automáticos (ISG). La transmisión automática queda reservada exclusivamente para la mecánica de 120 CV del Rio.

    Se trata de una caja de doble embrague (DCT) con siete marchas con la que se extrae más par motor llegando hasta los 200 Nm entre las 2.000 rpm y 3.500 rpm. Ese mismo propulsor con el cambio iMT se queda en 172 Nm pero en un rango de revoluciones más amplio que va desde las 1.500 a las 4.000 rpm. La aceleración es similar pero con la trasmisión de doble embrague se consiguen mejores recuperaciones.

    Los modos de conducción vienen de serie en el Rio T-GDi MHEV

    La transmisión DCT carece de levas tras el volante pero muestra un funcionamiento agradable y además permite disfrutar de sistemas de seguridad adicionales que no pueden montar las variantes manuales como el asistente para evitar colisiones en el ángulo muerto, el control de crucero inteligente o la alerta de tráfico trasero cruzado.

    El resto de versiones pueden montar un gran abanico de sistemas de seguridad que ha sido ampliado en el restyling del modelo. El utilitario coreano propone un sistema de frenada de emergencia con reconocimiento de peatones, vehículos y ciclistas, sistema reconocimiento límites de velocidad, asistencia para seguimiento del carril y detector de fatiga del conductor, entre otras cosas. Por cierto, a diferencia de algunos de sus rivales en este segmento, los frenos traseros son de disco.

    Sin hacer mucho el Kia Rio ha ido evolucionando para convertirse en uno de los modelos más competentes del segmento. Presenta un diseño discreto pero atractivo, un buen espacio interior, muy agradable de conducir y además con hibridación ligera y es práctico en el día a día. Está a la venta en los concesionarios españoles desde 11.250 euros, incluyendo la oferta de lanzamiento y el descuento por financiación.

    Prueba Kia Rio 2021, practicidad con pegatina Eco