¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Kia Sportage Hybrid y Niro PHEV, la eficiencia ha llegado para quedarse

13
Hace unos días conocimos de primera mano los modelos SUV híbridos de Kia

La movilidad sostenible ha llegado para quedarse, y desde Kia han apostado fuertemente por estos vehículos. En su gama ofrecen modelos con todas las variantes de híbridación existentes, así como modelos 100% eléctricos. Hoy nos ponemos tras los mandos del Kia Sportage Hybrid y del Kia Niro PHEV, dos modelos que distan mucho el uno del otro, pero que ambos llevan la eficiencia por bandera.

KIA es una marca que desde hace algunos años ha llegado para romper moldes. Su alianza con Hyundai hace que este equipo automovilístico de origen coreano, sea uno de los más punteros en cuanto a tecnología de la movilidad. Híbridos, híbridos enchufables, eléctricos puros y micro-híbridos. Estas son las alternativas a los motores de combustión tradicionales que posee la marca.

Estas tecnologías, como he mencionado, las comparten con sus hermanos de Hyundai. Cada una de estas innovaciones de la movilidad poseen su propio abecé, donde unas destacan más que otras en equis cosas y viceversa. Pero todas ellas tienen en común una cosa: la eficiencia energética y la sostenibilidad del medio ambiente por bandera

Los Kia Niro HEV y PHEV estuvieron presentes durante el evento

Y para comprobar sus diferencias, hoy nos hemos trasladado hasta la localidad madrileña de Boadilla del Monte, y más concretamente a la Finca Albada, donde Kia ha organizado una jornada de pruebas a sus diferentes modalidades de desplazamiento, con las que poder lucir la deseosa etiqueta ECO de la DGT, sobre el parabrisas.

La marca coreana, desde los inicios de su andadura en nuestro país, destacó por un especial interés en los modelos SUV. Hoy ese interés no ha disminuido, pues KIA pone a disposición de los clientes modelos pertenecientes a este tipo de carrocería sobre elevada de diferentes segmentos. El KIA Sorento como buque insignia y claro perteneciente al segmento D-SUV, al cual hemos conocido hace escasos días, y el KIA Stonic como punto de inicio.

Toda la gama goza de un nivel de ventas en continuo aumento exponencial. En el año 2015, este tipo de vehículos presumían de un 27% de las ventas totales de la marca, para el año 2020 se augura que ocupen un 53%. Queda claro que este es un segmento claramente al alza y en el que KIA está poniendo toda la carne en el asador. De ahí que actualmente sus apuestas por la eficiencia pasen por vehículos SUV.

Ambas variantes del Kia Niro poseen la misma potencia pero diferentes atribuciones eléctricas

La gama electrificada a día de hoy, cuenta en el apartado de híbridos con el Niro y el Sportage, aunque durante este mismo año 2020 veremos como llegan nuevas alternativas para modelos como el XCeed, Ceed Tourer, Ceed, ProCeed, Sorento, y alguno que otro modelo de más que llegará en forma de nuevos modelos.

En la rama de enchufables, tenemos actualmente al Niro PHEV y al Optima PHEV, este último llegará un momento en el que desaparecerá del mercado en cuanto finalicen las unidades de stock y no se espera que llegue al viejo continente de nuevo en forma de nueva generación. Una pena. Para este año, también veremos nuevas incorporaciones en este tipo de motorización, como XCeed, Ceed Tourer y Sorento. El apartado puramente eléctrico permanecerá inalterado durante este 2020. En total, 15 modelos serán los que copen el mercado electrificado este año.

Desde Kia han apostado fuertemente por la hibridación y electrificación de sus modelos

Pero hoy nos centraremos únicamente en 2 modelos: Sportage Hybrid y Niro. Este último en sus dos versiones híbridas. Y para ello, vamos a comenzar viendo los datos de cada uno de ellos, sus diferencias, y después pasamos a una pequeña toma de contacto de cada uno de ellos.

Kia Sportage Hybrid, el SUV del segmento C de Kia

KIA Sportage Hybrid

Este modelo perteneciente al segmento C-SUV, se posiciona como una alternativa más eficiente, con respecto a las motorizaciones más clásicas de combustión. Realmente la denominación correcta sería la de micro-híbrido o Mild Hybrid, pues el Sportage posee una pequeña batería de 48 voltios, la cual se encarga de minimizar los consumos en momentos puntuales.

Su motorización tradicional consiste en un 1.6 diésel con 2 intervalos de potencia, 115 y 136 CV, así como dos tipos de tracciones, delantera o total. Para la caja de cambios se puede optar por una manual o una automática 7 DCT. Su mecanismo es un ya viejo conocido. La regeneración de la batería se produce a través de un pequeño generador de 12 kW que, durante la deceleración o frenada, traspasa la energía recogida y la traslada a dicha batería ubicada bajo el piso del maletero.

Su sistema de funcionamiento:

  • Proporciona un arranque más reactivo, generando menos vibraciones que en un modelo de motor convencional.
  • Es un pequeño asistente al motor térmico durante aceleraciones, proporcionando un extra de par, ganando así en aceleración y minimizando los consumos.
  • Durante una velocidad de crucero constante, la mecánica térmica recargará la batería, para poder disponer de ella cuando sea necesario.
  • En situaciones de deceleración previa a una detención del vehículo (menos de 30 Km/h), el motor de combustión se apaga automáticamente mientras el vehículo desacelera con la marcha engranada.

El Kia Sportage Hybrid es muy recomendable, pues dinámicamente no notaremos mucha diferencia, pero ganaremos en eficiencia

KIA Niro Hybrid y PHEV

El Niro es una apuesta muy potente por parte de KIA, pues es el único modelo de toda su gama que posee 3 de los sistemas electrificados más eficientes: híbrido, híbrido enchufable y puramente eléctrico. Desde su lanzamiento este modelo goza de un total de 19.100 unidades vendidas, lo que se traduce en un rotundo éxito comercial de los coreanos. Hoy nos centraremos únicamente en las dos variantes híbridas.

Comenzamos hablando por el modelo híbrido autorrecargable. Esta motorización ya la conocemos bien, incluso pudimos compararlo con el Toyota C-HR hace algún tiempo en su primera versión. Su mecánica térmica viene protagonizada por el motor 1.6 GDi que desarrolla una potencia máxima de 105 CV y 147 Nm de par máximo. En esta variante también entran en juego tanto el motor eléctrico que posee una potencia de 43,5 CV y un par máximo de 170 Nm, así como la batería de alta capacidad que se encarga de darle vida con un voltaje de 240 V, una capacidad de 6,5 Ah y una potencia de 42 kW.

Esto se traduce en un potencial conjunto de 141 CV, 265 Nm de par máximo, un nivel de emisiones de apenas 86 g/km y un consumo medio de 4,8 litros/100km, según homologación WLTP. Estos datos otorgan al Niro Hybrid la codiciada etiqueta ECO de la DGT y la posibilidad de desplazamiento en modo 100% eléctrico durante un corto recorrido.

Tres unidades de Kia Niro aguardaban ser probadas

Poniendo ahora nuestra vista en la variante enchufable PHEV, esta se diferencia por una batería mucho mayor en todos los sentidos, pudiendo circular en modo 100% eléctrico durante 49 kilómetros. Esta motorización tiene un enfoque ligado a un desplazamiento más puramente eléctrico, pero sin renunciar a los beneficios que todavía poseen los modelos de combustión sobre estos.

Posee la misma motorización térmica que el híbrido normal, donde encontramos las novedades es en su mecánica eléctrica. El motor posee una potencia máxima de 60,5 CV y un par máximo de 170 Nm, mientras que su gran batería tiene un voltaje de 360 V, una capadidad de 24,7 Ah y una potencia de 59 kW. En trabajo conjunto llegaremos a los mismos datos que veíamos en la anterior variante: 141 CV, 265 Nm, pero ahora el consumo medio y las emisiones caen en picado hasta cifras de 1,4 litros/100km y 29 g/km, respectivamente.

El Kia Niro HEV y PHEV poseen la misma motorización térmica pero una distinta concepción en el apartado eléctrico

Si los enfrentamos cara a cara, vemos como el enchufable vence por goleada en eficiencia, el cual posee la etiqueta 0 de la DGT. La potencia conjunta es la misma, aunque aquí puede lastrar el peso de las baterías, 38,5 kg para el híbrido normal y 117 kg para el enchufable. Esto no se notará en exceso en el momento de la conducción, pues ambos son modelos que incitan a un manejo tranquilo y sosegado.

El Kia Niro PHEV fue una de las estrellas del evento

Prueba de conducción KIA Sportage

Comenzamos poniéndonos tras el volante del modelo SUV del segmento C, el Sportage. Este ofrece su mejor baza en dotarnos de una conducción digamos ya conocida, pues esta no dista en términos generales de uso, de una realizada con un vehículo de combustión tradicional. La unidad que utilizamos en esta prueba es la variante de 136 CV con cambio automático 7 DCT y tracción total.

Partimos a realizar una pequeña ruta preparada por la propia organización, donde sacaríamos todo el potencial de este modelo, y lo que más sorprende del Sportage Hybrid es su buen hacer en una conducción normal y calmada, pues no esperemos unas sensaciones de infarto, ya que este modelo es lo que es y no pretende aspirar a nada más.

Durante el trayecto, combiné el modo secuencial con levas situadas tras el volante, y el automático. El primero funciona francamente bien y nos da esa capacidad de llevar las riendas del Sportage. En algunos momentos, durante bajada de cuestas o donde la velocidad es más estable, suelto el acelerador por completo para minimizar el consumo, en ese instante el motor térmico se desconecta y trabaja únicamente la pequeña batería. Este tipo de trucos son cruciales para sacar el máximo partido a esta variante.

El Kia Sportage se diferencia dinámicamente muy poco con respecto un Sportage diésel tradicional

El consumo que pudimos sacar durante la prueba no puede ser determinante, pues en una ruta corta donde debemos probar la mayor parte del coche es muy complicado establecer unas cifras acordes, aunque durante los momentos en los que la instrumentación proyectaba el consumo instantáneo, calculo que este se situaría en torno a los 5 litros. Una cifra más que correcta para un coche de estas características.

Prueba de conducción KIA Niro PHEV

Bajamos del Sportage, e instantáneamente subimos al Niro PHEV. Aquí la sensación cambia completamente, pues es un tipo de vehículo más enfocado a una conducción puramente eléctricasin renunciar a los beneficios de la combustión clásica, todo lo contrario al SUV anterior, el cual primaba la conducción térmica con una pequeña ayuda eléctrica.

Partimos de la finca en modo eléctrico hasta la salida de la misma en la cual precisamos de una aceleración más fuerte para salir a carretera abierta. Aquí se enciende el motor térmico y comienza el trabajo conjunto de ambos motores. Recordemos, 141 CV y 265 Nm de par máximo, idénticas cifras al modelo híbrido autorrecargable.

La dinámica del Niro PHEV es idea para una conducción urbana

Avanzando la ruta, atravesamos algunos pueblos, aquí el modo eléctrico es determinante. No precisamos en ningún momento del accionamiento de la mecánica de combustión, lo que el consumo baja automáticamente a cero, el claro beneficio de este modelo. De hecho muchas personas que utilicen este vehículo para un desplazamiento diario urbano, pueden llegar a ver cómo no es necesario la utilización del térmico.

49 kilómetros totales podremos realizar con una carga eléctrica completa en modo 0 emisiones. En caso de que esta autonomía descienda, el motor de combustión se accionará dándonos la movilidad necesaria y, a su vez, también irá recargando la batería. Para esto, a través de las levas situadas tras el volante podremos aumentar o disminuir la retención automática después de soltar el acelerador, esta retención será la encargada de transmitir la energía cinética a la batería. A más retención mayor carga.

El Kia Niro PHEV es el modelo ideal si tu día a día transcurre por territorio urbano. Puede que llegues a olvidarte de repostar gasolina

Activando el nivel máximo de retención, podremos llegar a no utilizar el pedal de freno, si prevemos con antelación una frenada, por ejemplo a la llegada a una rotonda o a un semáforo en rojo, el coche irá frenando automáticamente poco a poco, y regenerando la carga de la batería con la que poder volver a movernos en modo 0 emisiones. Entonces ¿por qué de la posibilidad de enchufarlo?, simplemente porque el nivel de recarga automática no llega al punto de una carga en parado a través de un enchufe, de esta manera tendremos el 100% de la batería apta para, si es posible, no precisar de ni una gota de gasolina.

El interior del Kia Niro PHEV, guarda pocas diferencias con respecto a su hermano híbrido estándar

En carretera abierta el coche no se siente pesado ni lento. Su agilidad es bastante positiva, y su conducción incita a ser tranquila y calmada, de manera que podamos aprovechar cada kilómetro de autonomía eléctrica, aunque si lo necesitamos en algún momento, el motor térmico se activará para un trabajo conjunto de sendos motores, dándonos una aceleración muy correcta en momentos como en un adelantamiento o en una incorporación a través de un carril de aceleración.

Precios y conclusión

Como conclusión a este artículo, debo decir que me he quedado con ganas de probar mucho mejor y en más profundidad el modelo enchufable, pues es un modelo que puede dar para mucho. Por su parte el Sportage Hybrid me ha sorprendido para bien, pues su conducción es, en pocas palabras, la ya conocida, añadiendo un punto extra de eficiencia que siempre será bienvenido, sobre todo a la hora de pasar por la gasolinera.

Una vez realizadas las tomas de contacto con estos modelos, es momento de hablar de precios. Por una parte el KIA Sportage Hybrid, lo tendremos disponible por un precio de partida de 27.150 euros, lo que con los descuentos promocionales y por financiación se convierte en 21.098 euros, esto para la variante de 115 CV, tracción delantera y cambio manual.

Los 3 modelos de la familia híbrida de Kia que pudimos ver y probar durante el evento

Por otra parte, para las dos variantes del KIA Niro, comenzamos por la híbrida autorrecargable, la cual tiene un precio de partida de 27.600 euros, que aplicando todos los descuentos se reduce hasta 19.900 euros para el acabado Concept de entrada. El modelo enchufable lo encontramos a un precio inicial de 35.800 euros y aplicando descuentos se queda en 27.400 euros, también para el acabado Concept.

Noticias relacionadas

Prueba Kia Sportage Hybrid y Niro PHEV, la eficiencia ha llegado para quedarse
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto