Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Lexus GS 450h, interior. Parte II

Prueba Lexus GS 450h, interior. Parte II24

Tras repasar su prominente aspecto y antes de salir y disfrutar al volante con él, es momento de conocer qué ofrece en su lujoso habitáculo. Con una buena cota de habitabilidad y un equipamiento realmente completo, el GS 450h propone que nos olvidemos de la competencia y disfrutemos de su atmósfera interior.

La primera sensación es la de espacio. Mucho mucho espacio. Los asientos son los más cómodos del mundo según afirma Lexus, aunque los nuestros no disponen de los 18 ajustes eléctricos y nos tendremos que conformar con los movimientos básicos de la banqueta y respaldo y un ajuste lumbar. (Detalle de los asientos )

No obstante, son asientos calefactados y ventilados y ofrecen espacio para personas de cualquier tamaño. Es cierto que no recogen lateralmente en exceso, pero el coche no tiene una filosofía que los necesite. Sólo pienso en confort y lujo. Así es el Lexus y así es su interior.


El cuadro de instrumentos muestra un display diferente

si conducimos en modo Sport que si conducimos en modo Normal o ECO. En el ECO y Normal , en un lado existe un velocímetro y en el otro

información sobre la gestión de la energía del coche. En el Sport, se

muestra la velocidad y las revoluciones a las que gira el propulsor. El modo Sport + mantiene estos cambios y realiza otros orientados al placer de la conducción, como cambios en la firmeza de la suspensión.


Se dispone de una pantalla de 12,3” para gestionar

cualquier configuración electrónica que pueda afectar al coche. Son

muchísimas las posibilidades, desde el climatizador, el navegador hasta

información muy detallada de la energía, consumos y muchos detalles

sobre el coche. Me ha encantado porque es intuitivo y todo se controla

mediante un pequeño ‘ratón’ que desplaza un pequeño cuadrado virtual por

los menús.

El ratón es sensible a las opciones de los menús y crea una pequeña resistencia, que puede configurarse más o menos en varios niveles. Sí, hasta ese punto se puede configurar el coche.


Todos los botones son muy accesibles y el usuario

los mecaniza muy rápido. Las inserciones en madera son excelentes y su

configuración me hace sentir en una berlina de mayor categoría. Además

el cuero se reparte por el salpicadero también y todos los materiales

tienen un sentir muy positivo, aunque en algunas zonas hay plásticos

menos agradables pero están muy bien disimulados.

Como he dicho al principio, el coche goza de una gran amplitud

interior y el reposabrazos delantero es muy ancho, para que pasajero y

conductor puedan apoyarse libremente sin molestarse el uno al otro.

Un fallo se lo veo a las plazas traseras porque si bien son muy habitables para los ocupantes de los extremos, el quinto ocupante irá más bien incómodo. La altura del asiento hará que el techo le quede muy cerca y personalmente me he sentado en esta plaza (mido 1.70 metros) y no he quedado muy satisfecho.

Volviendo al tema de iluminación, existe una luz ambiente que recorre las puertas de delante a atrás en una tonalidad blanca. Tanto el plafón como las luces de mapa son LED y su tonalidad es agradable, así que en este apartado es un coche que merezca una puntuación con nota.

Por último, hay que detallar que el equipo de sonido viene firmado por Mark Levinson con 17 altavoces repartidos por todo el automóvil, y merece una mención aparte porque es de serie para cualquier acabado del Lexus GS 450h. Increíble.

Noticias relacionadas

Prueba Lexus GS 450h, interior. Parte II
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto