¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Opel Corsa 2020, mucho más que eléctrico (Con vídeo)

El nuevo Opel Corsa es 'multi energía', está disponible gasolina, diésel y eléctrico puro.

El Opel Corsa llega a su sexta generación con esta, que por primera vez está disponible en versión 100% eléctrica. Hemos hecho una prueba, pero de la versión gasolina de 100 CV, para comprobar sus cambios estéticos en la carrocería y el interior, y cómo esta evolución le ha afectado a su comportamiento dinámico y sus mecánicas.

El Opel Corsa es un modelo con historia. Lleva entre nosotros desde el año 1982, cuando General Motors decidió apostar por un automóvil de pequeñas dimensiones para enfrentarse al Ford Fiesta y el Volkswagen Polo, que ya llevaban varios años más en el mercado. El Volkswagen Polo aterrizó en los concesionarios en 1975, y el Fiesta lo haría tan solo un año después.

Ahora el Corsa ya no es cosa de General Motors, sino del Grupo PSA. Por primera vez este modelo del segmento de los subcompactos ha sido fruto del grupo automovilístico francés al completo, y eso ha propiciado algunas de sus novedades más importantes para la sexta generación, y con respecto a la anterior, como la llegada de una versión 100% eléctrica a la gama.

Pero no es la versión eléctrica la que hemos probado, por el momento, sino la gama térmica que se mantiene en pie gracias a la apuesta, por parte del Grupo PSA, por una plataforma multi energía que dará vida a otros tantos modelos de esta y sus otras tres marcas, y que se denomina CMP. De ella hablaremos algo más en profundidad, porque es una parte crítica de la sexta generación del nuevo Opel Corsa 2020.

Common Modular Platform, la nueva plataforma CMP del Grupo PSA

La nueva plataforma CMP del Grupo PSA es 'multi energía', como avanzaba, y eso significa que puede dar vida a modelos con motor térmico, tanto gasolina como diésel, pero también a modelos con sistema de impulsión eléctrico puro, con su 'pack' de baterías en el suelo del vehículo y un motor eléctrico delantero de 136 CV de potencia.

Es una plataforma modular, y eso significa que sobre ella veremos modelos subcompactos y compactos, tanto turismos como SUVs. En el caso del Opel Corsa hablamos de un segmento B, pero el segmento C también es posible con ella. Y al menos por el momento, la comparte con el Peugeot 208, con el que tiene muchos elementos en común.

Este planteamiento multi energia, para el Opel Corsa de nueva generación, ha condicionado el desarrollo del modelo y esto es perfectamente notable en la sexta generación. Quizá no lo sea a nivel estético, pero sí cuando echamos un vistazo a la ficha técnica del Opel Corsa y, por supuesto, cuando nos ponemos al volante de esta importante renovación.

Opel ha conseguido en él un coeficiente aerodinámico de referencia en el segmento de los utilitarios.

El nuevo Opel Corsa, por y para ser totalmente eléctrico

Conociendo sobre qué plataforma está construido el nuevo Opel Corsa comprendemos muchos de sus cambios. A nivel de diseño es una evolución que estiliza y suaviza sus líneas, con rasgos suaves y, sobre todo, una aerodinámica mimada. Su coeficiente de 0,29 Cx no es un dato aleatorio ni baladí; su carrocería es ahora ligeramente más baja y larga.

Junto a los cambios en sus medidas, que apenas son notables a la vista, su evolución de diseño refuerza la horizontalidad gracias a rasgos clave como sus ópticas frontales o las traseras. Y abandonar las tres puertas, para ofrecer solo carrocería de cinco puertas, también condiciona aspectos como el aprovechamiento del habitáculo y, en definitiva, su habitabilidad interior.

Tampoco el cambio de sus ópticas delanteras es algo aleatorio. Ahora el Opel Corsa monta la tecnología IntelliLux, que tras ese nombre no esconde otra cosa que la tecnología de iluminación LED matricial con ocho diodos por faro. Un sistema de haz de luz adaptativo automático que analiza el entorno para, en tiempo real, prestar la máxima iluminación posible sin molestar a los conductores que circulan en el mismo sentido y el contrario.

Pero este es un modelo multi energía. Así que, contando con que existe una versión eléctrica pura en su gama, la sexta generación del Opel Corsa se ha desarrollado teniendo en cuenta aspectos como la aerodinámica y el peso. Así, se ha modificado su diseño en base a esto mismo consiguiendo un coeficiente de referencia, gracias también al panelado en sus bajos y se han aligerado elementos como el chasis o el capó.

Su parrilla activa controla el flujo de aire para la refrigeración y la aerodinámica.

Un interior más tecnológico y avanzado, pero más ajustado

Por supuesto, la sexta generación implica también un salto en su interior. Los pequeños cambios en sus dimensiones no han condicionado apenas la habitabilidad del modelo, que se mantiene similar. Sí es notable la reducción de altura del puesto de conducción que, junto al rebaje de su carrocería proporcionan, en conjunto, una sensación de conducción más deportiva y una mayor sensación de protección.

En las plazas traseras hay poca variación por espacio, pero el acceso es algo incómodo por la altura del montante y el reducido hueco que deja la puerta; no solo por sus medidas, sino también por el ángulo de apertura. Tratándose de un coche que supera los 4 metros por poco, no es algo que sorprenda, aunque sí un punto en el que algunos de sus competidores cumplen de mejor manera.

Y el maletero es el gran beneficiado del replanteamiento del Opel Corsa, ofreciendo ahora 24 litros más de capacidad y con un diseño muy aprovechable por sus formas regulares y una boca de carga amplia. Llega ahora hasta los 309 litros de capacidad; sin embargo, en la versión eléctrica se pierden 42 litros dejándolo en unos escasos 267 litros sin abatir los asientos traseros.

El interior es sencillo por su diseño y materiales, pero funcional y práctico.

Pero más allá de sus cambios en las dimensiones y medidas interiores, con una menor altura disponible como uno de sus rasgos más notables, la sexta generación del Opel Corsa nos ofrece bastante más tecnología. Con un nuevo cuadro de instrumentos digital de 7 pulgadas de diagonal y un sistema de infotainment protagonizado por su pantalla táctil de 10 pulgadas como máximo, con opciones de 7 y 5 pulgadas, y en el primer caso con un panel monocromo.

La tecnología a bordo es más y mejor, sobre todo en abundancia. Sin embargo, hay elementos mejorables como el cuadro digital. La instrumentación, aunque digital en algunas versiones, es simple frente a sus competidores más avanzados y con un diseño mal planteado por los grandes 'marcos' que quedan alrededor de esta pantalla. Algo parecido pasa en la pantalla multimedia de 10 pulgadas, que no siempre aprovecha toda la diagonal del display.

A pesar de esto el interior transmite buenas sensaciones con un diseño sobrio y sencillo, inclinado hacia la funcionalidad y con buenos encajes. Los materiales son simples, texturizados y blandos en las zonas más visibles y, como cabría esperar, duros en las zonas bajas y menos visibles. Y en la parte trasera se agradece disponer de dos puertos USB para los pasajeros de la fila posterior, mientras que delante hay solo una toma, carga inalámbrica sobre el estándar Qi en algunas versiones y una toma de 12V como apoyo.

Tiene una mayor carga tecnológica y un interior más deportivo.

Incluso en las versiones de acceso, los asientos tienen un diseño cuidado en el aspecto más puramente ergonómico, proporcionando la sujeción que necesitamos en un utilitario y un nivel de confort más que correcto. Y si queremos más, podemos optar por el acabado GS Line que, además de asientos de corte más deportivo, cuenta con detalles como los pedales de aluminio.

En este despliegue de equipamiento tecnológico hay también cabida para el programador de velocidad activo, el sistema de mantenimiento en carril, la tecnología de detección de vehículos en el ángulo muerto o una cámara de visión posterior de 180 grados que facilita el aparcamiento. Un punto que compensa la ligera pérdida de visibilidad por un diseño con menor acristalamiento porque, como decíamos, Opel se ha inclinado hacia la deportividad en el nuevo Corsa.

Solo el maletero ha ganado espacio, llegando ahora hasta los 309 litros de capacidad salvo en la versión eléctrica.

Una gama completa y multi energía para el nuevo Opel Corsa

El nuevo Corsa tiene una oferta completa que, por mecánicas, parte con el 1.2 atmosférico de 75 CV, gasolina con tres cilindros, y continúa con las opciones 1.2 Turbo con 100 ó 130 CV. También está disponible con motor diésel, concretamente el 1.5 150 CV. Y por supuesto, el Corsa eléctrico con 136 CV con un único motor y tracción delantera.

La unidad probada es el Opel Corsa gasolina, con motor 1.2 Turbo de 100 CV de potencia, que queda a mitad de gama, y en asociación con el cambio manual de seis velocidades. Un motor de baja cilindrada y con tres cilindros, que por cierto forma también parte de la importante reducción de peso del modelo junto con el rediseño del chasis y el cambio de materiales para el capó.

Pero antes de ahondar en lo específico de sus motores, y en concreto del motor probado, hay que volver a mencionar el replanteamiento del modelo. Ahora lo hay únicamente en configuración de cinco puertas, sí, pero Opel ha querido inclinarse hacia la deportividad. Por eso es más ligero -y por la autonomía del eléctrico, sus consumos o sus emisiones contaminantes- y más bajo, además de tener un puesto de conducción reducido en altura, o tiene un acceso algo peor a las plazas traseras.

En esta apuesta por la deportividad, Opel nos ofrece un nuevo Corsa que se siente más aplomado al volante, con suspensiones que ofrecen un buen filtrado de las imperfecciones del pavimento y una dirección de respuesta rápida y natural. Su comportamiento es noble y su maniobrabilidad destacablemente buena. Es un modelo que presta sensaciones de segmento superior en carretera, pero que carece ligeramente de efectividad a ritmos ágiles por trazados más virados y exigiéndole un ritmo más apretado.

La carrocería se ha rebajado en altura, pero también el puesto de conducción.

El nuevo Opel Corsa es confortable en carretera, pero algo menos preciso que un SEAT Ibiza o que un Volkswagen Polo en secundarias. Tanto el trabajo de la suspensión como el de la dirección ofrecen un buen equilibrio, pero sus rivales en el Grupo Volkswagen están un paso por encima en algunos aspectos. Y donde sí deja lugar a mejora el nuevo Opel Corsa es en el aislamiento.

Su motor de tres cilindros no produce demasiado ruido interior; de hecho, este es uno punto bien trabajado por parte de Opel. Sin embargo, el propio rodar sí es perfectamente perceptible en el interior, y a pesar de su buen diseño aerodinámico, el ruido aerodinámico también es notable en el habitáculo. No son aspectos preocupantes, ni mucho menos, pero sí remarcables.

Y en cuanto al motor 1.2 Turbo de 100 CV que hemos probado, a pesar de ser un tres cilindros no produce ruidos y vibraciones habituales de este tipo de mecánicas. El aislamiento a nivel mecánico es realmente bueno. Pero es un motor que nos exige llevarlo a un régimen elevado de revoluciones para prestar una respuesta ágil y contundente.

Su comportamiento es correcto y sus consumos ajustados.

La opción intermedia en la gama gasolina se desenvuelve con soltura y es más que suficiente para este pequeño modelo. Aunque no lo hemos podido probar, el motor atmosférico de 75 CV debería quedarse bastante más justo y quizá solo debería ser una opción para quienes se interesen en el Corsa pensando, principalmente, en un uso urbano. Tanto el diésel de 150 CV, como el 1.2 Turbo de 130 CV gasolina, efectivamente son mecánicas más holgadas para quienes busquen exprimir su utilitario.

La transmisión manual de seis velocidades probada tiene buenos guiados y, en general, un comportamiento correcto. Únicamente sus pequeñas holguras hacen que la experiencia de conducción no esté al máximo nivel posible. Pero, en definitiva, la combinación probada durante esta toma de contacto en su presentación nacional hacen al Opel Corsa un modelo equilibrado y apto para el uso urbano y fuera de la ciudad, sin problema alguno.

Su consumo declarado es de 5,3 L/100 km en el caso del motor de acceso, con 75 CV y atmosférico, mientras que sube hasta los 5,3 y 5,6 L/100 km en las versiones gasolina de 100 y 130 CV. En el caso de la versión diésel son 4 L/100 km lo que declara la nueva generación del Opel Corsa, de modo que las cifras son siempre ajustadas no solo por sus eficientes motores sino también por su aerodinámica y, como comentábamos, por la reducción de peso del Corsa que, en su versión más ligera, lo deja en tan solo 980 kg.

Conclusiones

El nuevo Opel Corsa es un producto más maduro. Su sexta generación tiene un diseño más atractivo y emocional, pero con líneas fluidas que tienen un porqué: su aerodinámica. La renovación del utilitario se ha diseñado a nivel estético y estructural siguiendo la apuesta multi energía del Grupo PSA; en la cual esta plataforma CMP es un aspecto crítico.

Sigue siendo un modelo equilibrado y atractivo para el público más amplio.

Este diseño condiciona muchas de sus diferencias con respecto a la generación anterior, como también la intención de Opel de ofrecer un Corsa de aspiraciones más deportivas. El peso es otro de los aspectos más destacables y, aunque se ha conseguido un maletero algo más espacioso, se han tenido que recortar las dimensiones del habitáculo ligeramente, perjudicando sobre todo la habitabilidad de las plazas traseras.

El nuevo Corsa tenía que ponerse al día en el apartado tecnológico y lo ha hecho; sin embargo, el cuadro de instrumentos digital es algo en lo que no han estado a la altura. De hecho, es incluso más recomendable la configuración analógica. Por lo demás, el equipamiento tecnológico es amplio y correcto, y el diseño del interior funcional y práctico.

Y a nivel de conducción, Opel ha tenido que hacer evolucionar sus mecánicas para hacerlas más eficientes y 'limpias', y lo ha conseguido sin sacrificar la experiencia de conducción. Con una gama variada y equilibrada, con opciones para todos, y con un resultado correcto y satisfactorio. Al volante es un modelo interesante, bien resuelto y con tactos equilibrados.

Así que estamos, de nuevo, ante un Corsa para el gran público. Y con una versión eléctrica pura que se adelanta a sus rivales. Hay en puntos en los que un Ibiza o un Polo, sobre todo, pueden estar un paso por delante para según qué público. Pero este nuevo Corsa tiene una versión eléctrica pura con motor de 136 CV y 330 km de autonomía.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto