¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Opel Corsa-e, un destacado y atractivo coche eléctrico (Con vídeo)

    Prueba Opel Corsa-e, un destacado y atractivo coche eléctrico (Con vídeo)
    20
    Javier Gómara
    Javier Gómara13 min. lectura

    Los eléctricos más asequibles son cada vez más interesantes para los compradores. Con una gran autonomía y un precio razonable, el Opel Corsa-e es una de las mejores apuestas que hay. Lo analizamos a fondo para descubrir todos sus secretos.

    El Corsa es más que otro modelo dentro de la gama Opel, es una institución. El utilitario cumple 40 años de fiel servicio. Todo un referente del mercado que no ha parado de triunfar. La última generación del Corsa se ha presentado con muchas novedades, pero la principal es la que en esta ocasión sometemos a nuestro análisis: el Opel Corsa-e. Una versión eléctrica que está lista para triunfar.

    Probamos el Corsa-e, la versión 100% eléctrica y etiqueta CERO

    Corría el año 1982 cuando el Corsa llegó al mundo. En el año del mundial de España y de su famoso Naranjito, Opel presentaba al que se ha convertido en una de las piedras angulares de la compañía. El Corsa rápidamente se convirtió en el modelo más popular de la marca a lo largo de sus ya seis generaciones. La última de ellas se presentó en el 2019 con importantes novedades, que ahora, en esta versión de 2022 han sido mejoradas para seguir ofreciendo una excelente relación calidad-precio.

    A lo largo del diseño de todos los Corsa que ha habido en la historia podemos ver la evolución del estilo de cada época. Desde las formas rectangulares de la primera generación el diseño ha ido mejorando, incluyendo cada vez más nervaduras y líneas de tensión que refuerzan un carácter muy juvenil. El nuevo Corsa no tiene nada que ver con los anteriores, pero sí mezcla conceptos de modelos pasados como las líneas curvas de la segunda generación o las nervaduras de la quinta.

    El Corsa eléctrico no se diferencia en nada, salvo unos detalles, al resto de la gama

    Este nuevo Corsa también aporta cosas modernas, como las pinturas de dos colores, los elementos de contraste, las llantas de hasta 17 pulgadas o los parachoques y los detalles diferentes en función del acabado: Elegance y GS Line. La versión 100% eléctrica que hoy tenemos con nosotros apenas se diferencia del resto de la gama, a excepción de los logos específicos y de que, obviamente, no tiene salida de escape.

    Mucho han cambiado las cosas desde 1982 hasta ahora. El mundo ha evolucionado mucho y muy deprisa. La sistemas más avanzados y los mayores lujos ya no sólo se destinan a los grandes modelos de cada casa. La democratización de la tecnología ha permitido que el Opel Corsa de hoy ofrezca un equipamiento digno de modelos mucho más grandes y caros. Una larga lista de elementos que se integran en un habitáculo muy bien presentado, tanto por los materiales como por ajustes. Atrás quedó aquella austeridad típica de los segmentos más pequeños del mercado.

    El Corsa es capaz de ofrecer tecnologías tan destacadas como: faros matriciales de LED IntelliLUX, techo panorámico, acceso y arranque sin llave, cámaras de aparcamiento, sistema multimedia con pantalla táctil de hasta 10 pulgadas, navegador, servicios de conectividad mediante Android Auto, Apple CarPlay inalámbricos, climatizador automático, avanzados asistentes a la conducción y muchos más elementos que hacen cada desplazamiento más cómodo y seguro.

    La tecnología no es lo único que ha crecido con cada nueva generación, también lo ha hecho el tamaño del propio Corsa. El modelo original apenas alcanzaba los 3,62 metros, 3,95 metros para la carrocería sedán que ya no se vende. El modelo actual se ha hecho mayor creciendo a lo largo y a lo ancho hasta alcanzar los 4,06 metros de largo, 1,76 metros de ancho y 1,43 metros de alto con una distancia entre ejes de 2,54 metros. 40 centímetros más largo que el primer Corsa, ahí es nada, aunque el incremento de tamaño tiene claras ventajas.

    Plazas traseras cómodas ideales para cuatro pasajeros en viajes largos

    La principal de ellas es el espacio interior. Aunque el Corsa se mantiene en el segmento B, el de los utilitarios, el espacio que ofrece en la segunda fila de asientos es de los mejores de la categoría. Con mi 1,75 metros de estatura, con el asiento del conductor configurado para mí, el espacio para las piernas en la fila trasera es correcto. Los únicos problemas están en la altura, pasajeros de más de 1,85 metros tendrán algo complicado no rozar con el techo, y también en anchura.

    El volumen de carga también es otro claro beneficiado del aumento de tamaño. El Corsa eléctrico ofrece una capacidad mínima de 267 litros. Un baúl muy aprovechable apto para el día a día y para cargar unos cuantos bolsos de viaje para esas escapadas típicas en los fines de semana. La pena es que a diferencia de otros eléctricos, el pequeño Opel no ofrece otro maletero delantero para guardar los cables de carga. Un pequeño inconveniente que tampoco afecta demasiado.

    A nivel de equipamiento el Corsa-e no tiene nada que envidiar a modelos más grandes

    Por encima de todas las novedades de la sexta generación la más importante de todas es la versión 100% eléctrica, el Opel Corsa-e que hoy tengo conmigo y que ha recibido un paquete de mejoras en este año 2022. La Unión Europea exige cada vez menos emisiones contaminantes a los fabricantes. Los eléctricos más baratos como el Corsa son los más atractivos que hay a la venta, capaces de lograr grandes autonomías por un precio más contenido.

    El Corsa-e ofrece un único motor eléctrico delantero con 136 caballos de potencia y 260 Nm de par motor. La energía procede de una batería de iones de litio con 46 kWh de capacidad neta que ofrece una autonomía homologada de 361 kilómetros. El Corsa eléctrico es el más potente y prestacional de la familia con una aceleración de 0 a 100 Km/h en 8,1 segundos y una velocidad punta electrónicamente limitada a 150 kilómetros por hora.

    Al volante del Opel Corsa-e

    Cada vez resulta más complicado moverse por las grandes ciudades. La UE exige que las ciudades con más de 50.000 habitantes ofrezcan espacios libres de emisiones donde sólo pueden circular los coches electrificados. Cada vez será más común enfrentarse a este tipo de problemas que pueden suponer un grave problema para el bolsillo. Con el Corsa-e se puede circular con toda tranquilidad gracias a su pegatina CERO que le permite salir del garaje incluso en los protocolos anticontaminación más exigentes, esos que obligan a dejar el coche en el garaje.

    Por supuesto que las ventajas de la movilidad eléctrica no acaban ahí. La calidad de rodadura es una de las mejores cualidades de un eléctrico. En el interior del Corsa eléctrico todo transcurre con mucha tranquilidad y suavidad. Estamos completamente aislados del exterior, con una sensación muy agradable de confort. Cada recorrido se hace de forma relajada sin agobios y sin estrés, algo que habitualmente sólo podía decirse cuando conducías una gran berlina premium. De lo único que habrá que estar pendiente es de la carga.

    El aplomo en carretera le permite salir a espacios abiertos sin problemas

    361 kilómetros son muchos kilómetros. La media nacional de un conductor no supera los 50 kilómetros al día, por lo que con una carga tendríamos más que suficiente para toda la semana y más. El Corsa eléctrico viene con cargadores embarcados de hasta 100 kW en corriente continua y hasta 7,4 kW en corriente alterna. Opcionalmente se puede instalar un cargador trifásico de 11 kW de corriente alterna por 800 euros. A máximo rendimiento el Corsa-e es capaz de recuperar del 0 al 80% de la batería en apenas 30 minutos, y si lo conectamos a una toma doméstica la carga completa tardará unas 8 horas.

    Gracias al pequeño tamaño y al poco peso, el Corsa-e ofrece muy buenos datos de consumo. En ciudad es fácil en medias por debajo de los 14 kWh, y cuando pisamos un poco el acelerador el consumo sube hasta picos en torno los 18 kWh. La media rondará los 16-16,5 kWh, por lo que si tenemos en cuenta los 46 kWh de capacidad útil de la batería, estamos hablando de una autonomía aproximada de 300 kilómetros en condiciones normales. Ten en cuenta que será esencial instalar un punto de carga en el garaje de casa para poder sacar el máximo provecho y obtener el máximo beneficio.

    Avanzados asistentes a la conducción elevan la seguridad en cada desplazamiento

    En cuanto a su uso, el Corsa-e destaca por su sencillez. Es fácil hacer la transición desde un coche térmico. No echarán en falta nada, ni siquiera prestaciones. La fuerza del motor eléctrico es más que suficiente para adelantar o para hacer incorporaciones, y gracias a su mayor tamaño hablamos de un coche bien asentado en carreteras rápidas. Dinámicamente no se le pueden poner muchas pegas, de lo mejorcito del mercado, aunque sí se echa en falta algún formato adicional de frenada regenerativa, ya que sólo dispone de un modo B en la palanca de cambios.

    Conclusiones

    Los eléctricos son el presente y el futuro más inmediato. El Corsa-e es una excelente alternativa por precio, autonomía, equipamiento y habitabilidad. Más de 11 millones de Corsas han circulado por el mundo, la mayoría de ellos con sello español, ya que su fabricación se lleva a cabo en la planta de Figueruelas en Zaragoza.

    El Corsa-e es un eléctrico muy razonable en la relación autonomía-precio
    Prueba Opel Corsa-e, un destacado y atractivo coche eléctrico (Con vídeo)