¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba SEAT Ateca 1.5 EcoTSI y 2.0 TDI, las opciones más racionales del catálogo

13

Los motores más racionales aterrizan en la gama Ateca, proporcionando unas potencias intermedias a lo ya existente, situándose en unos lógicos 150 CV, tanto en el propulsor de gasolina como en la opción diesel. Ponemos a prueba ambos con tracción delantera y cambio manual.

El SEAT Ateca enamora allá por donde pasa

El que siempre será recordado como el primer SUV ofertado por la marca SEAT, actualiza su gama de motores. Dicha renovación ya os la hemos contado en otros artículos, tanto de su propulsor diesel como gasolina, pero hoy salimos de la teoría para ponerlos a prueba en el terreno de juego.

Ya pudimos situarnos tras el volante de este vehículo portando los propulsores 1.4 TSI de 150 CV y tracción total, así como el 1.6 TDI con 115 CV y equipamiento Style. Debemos decir que en sendas pruebas, este modelo, acabó muy bien parado, ya que es un coche que nos gustó bastante en todos los sentidos.

Para los que no conozcáis las novedades en cuanto a estos motores, empezaré por hablar sobre el motor 2.0 TDI de 150 CV. Este propulsor ya estaba ofertado por la marca, solo que a través de la tracción 4x4, sobreprecio que no todo el público objetivo de este coche podía o quería afrontar. Con ello SEAT introduce ahora la alternativa más óptima y más racional para este modelo, con tracción delantera.

Como podemos ver, el SEAT Ateca, no le teme a ningún terreno, aún siendo tracción delantera

Este propulsor dota al Ateca, además de los ya mencionados 150 CV, un par máximo de 340 Nm. Ligado a un cambio automático DSG con doble embrague y 7 relaciones nos proporcionará un más que económico consumo de 4,7 litros a los 100 kilómetros, aunque si somos de los que nos gusta tener un tercer pedal, también dispondremos de opción con cambio manual de 6 velocidades.

A dicho motor diesel le acompaña el 1.5 EcoTSI de 150 CV, movido por gasolina. Este se incorpora al catálogo sustituyendo al motor 1.4 TSI, que pusimos a prueba hace un tiempo. Junto a este, la gama de motores gasolina en este SUV es de lo más completa, desde el 1.0 TSI de 115, hasta el 2.0 TSI de 190 CV.

Este, al igual que el 2.0 TDI, podremos optar por propulsión tanto delantera como total, pudiendo optar únicamente al cambio manual si escogemos la alternativa de tracción a las ruedas directrices. Aquí encontramos un par máximo de 250 NM y un consumo mixto de 5,5 litros/100km. También hace uso de la capacidad de desconexión de cilindros, concretamente el segundo y tercero, pudiendo ahorrar así hasta 1 litro de combustible cada 100 km en una ruta por autopista en la que mantenemos una velocidad constante.

El cambio manual estará disponible tanto en el motor EcoTSI como en el TDI

Precio y disponibilidad

Partiendo de que el precio de entrada a la gama Ateca da comienzo en 18.200€ (descuentos incluidos), con el motor 1.0 TSI de 115 CV, cambio manual y equipamiento Style, los modelos que hoy nos ocupan suben un peldaño, situándose como las opciones intermedias dentro del abanico Ateca, y por ende, las más razonables.

Comenzamos con el motor de gasolina 1.5 TSI. Este situaría su precio de partida en 27.020€, con el equipamiento Style y cambio manual. Este precio, como cabría esperar, se puede llegar a ver incrementado considerablemente si comenzamos a dar rienda suelta a nuestros deseos del catálogo de extras, pero como en SEAT han pensado en todo, existe la opción de equipar nuestro vehículo con el acabado Style Edition, con el cual, incrementaremos las opciones por 1.500€ extras, precio que sería muy superior en caso de incorporarlas directamente desde el catálogo sin recurrir a dicho acabado.

Si al precio inicial de 27.020€ le restamos los descuentos de lanzamiento y una entrega de vehículo como parte de pago, podremos reducir el precio hasta los 23.109€, incluyendo además el Plan de Confianza SEAT, con el que aumenta nuestra garantía hasta los 5 años, junto a mantenimiento y asistencia en carretera.

Las llantas de 18 pulgadas las incluye SEAT junto al acabado FR

Si en cambio, nos decantamos por la opción diesel, tendremos que sumar a nuestra factura 363€ adicionales, con respecto a la motorización de gasolina. Este precio hace que sendos propulsores se muevan prácticamente en el mismo eje de precios. Ambos poseen la etiqueta C de la DGT, también tienen la misma potencia, el diesel consume considerablemente menos y su régimen está realmente bien optimizado. Punto para el diesel.

Prueba dinámica

Personalmente he de confesar que tenía muchas ganas de ponerme tras el volante del SEAT Ateca, y especialmente con estas dos nuevas motorizaciones, sobretodo por ser las versiones más equilibradas y lógicas dentro del catálogo de motorizaciones de este vehículo.

Comenzamos la primera prueba dinámica equipando el motor de gasolina 1.5 EcoTSI, que como ya he mencionado tiene una potencia de 150 CV. Vestido con un precioso color Rojo Velvet, y aderezado con el toque deportivo del acabado FR. Este coche digamos que, como poco, es precioso.

Tan rápido pasamos de estar sumergidos en nieve a estar rodeados de una manada de toros

En el interior encontramos una multitud de extras incorporados, como la instrumentación digital, el sistema de navegación o los asientos delanteros con regulación electrónica. Una joya que siendo sinceros, se aleja considerablemente del precio del que parte esta motorización.

La posición de conducción es bastante elevada, tal y como podíamos imaginar en un vehículo de estas características. El SEAT Ateca se posiciona dentro del segmento de SUV Compacto o C-SUV y las comodidades que incorpora este coche, son muchas, como los asientos delanteros que te sostienen con total perfección.

La ruta la iniciamos desde la Terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid, donde la marca nos había preparado una ruta de lo más variopinta, cruzando la comunidad de Madrid hasta finalizar en la provincia segoviana, más concretamente en el pueblo de Sotosalbos.

La instrumentación digital es una de esas cosas que cuando la pruebas, la necesitaras siempre

Encaramos la A-1 dirección Burgos. La autopista siempre es un buen lugar para probar ciertas características de los vehículos, como por ejemplo, su consumo. Debemos decir que este vehículo y con este motor, aunque desde los datos oficiales nos digan que su marca es 5,5 litros a los 100 km, esta cifra se queda algo corta, puesto que su consumo nos costó mucho bajarlo de los 9 litros. Es un consumo más que considerable en estos tiempos que corren.

En cuanto a la insonorización, es completa, no se aprecian ruidos exteriores, ni de rodadura ni del motor (siempre y cuando lo llevemos en un régimen lógico). Una vez alcanzados los 120 km/h y en llano, el coche desactiva automáticamente dos de sus cuatro cilindros para hacernos ahorrar combustible, según la marca, podríamos ahorrar hasta un litro de gasolina.

El motor 1.5 EcoTSI se comporta muy bien por autopista, bien es cierto su par motor, en ocasiones, se nota algo escaso, a la hora de realizar un adelantamiento in extremis, subir una carretera con una inclinación considerable o simplemente querer unas sensaciones un poco más intensas, la verdad es que, su fuerza, puede que se nos quede algo escasa. Si queremos prestaciones de verdad tendremos que acudir al modelo más potente de 190 CV, o directamente al modelo firmado por Cupra, con el cual, sus 300 CV nos harán saltar más de una sonrisa, eso seguro.

El SEAT Ateca es un coche amplio y cómodo en todos los sentidos

Nos salimos de la autopista poniendo el ojo en el Puerto de Navafría donde de verdad este coche nos demostraría si sus capacidades son tales. A medida que avanzamos por las ratoneras vías de esta bonita zona, reiteramos lo que os acabo de mencionar: el par motor se queda corto.

En cuanto a su tacto de dirección, como en SEAT ya nos tiene acostumbrados, es perfecto, muy directo y con un preciso guiado del vehículo. Al ser un SUV compacto, probablemente sintamos el coche más grande de lo que en realidad es, pudiendo acercarnos bastante a los límites de la calzada en cada giro para hacer que nos divirtamos en su justa medida.

Con respecto a la amortiguación, esta es correcta. Depura bastante bien las imperfecciones de la calzada y hace que nuestro viaje sea muy placentero, pero también es capaz de clavarse con rotundidad en las curvas, si las tomamos con alegría, dejándonos con un balanceo casi inapreciable.

Nuestra unidad montaba el acabado FR

Llegamos a la zona más alta que recorreríamos en este vehículo, aproximadamente a unos 1.700 metros de altitud y la nieve hacía acto de presencia, pero el Ateca no le teme a nada y con mucha decisión salió igual que entró en una zona completamente blanca, aun tratándose de un vehículo de tracción delantera y no total.

Para concluir, debo decir que el cambio manual de 6 relaciones marida a la perfección con el motor de gasolina. El movimiento de la palanca es el justo, nada de largos recorridos entre una marcha y otra. Es directo y muy motivador, todo sea dicho.

Llegamos a la pequeña población de Sotosalbos, donde la comitiva nos había preparado un estupendo tentempié típico de la zona. Una vez acabamos, llega la hora de ponernos a los mandos del segundo motor del que deberíamos poner a prueba aquel día. El rotundo 2.0 TDI.

El color Rojo Velvet de nuestra unidad le sienta como anillo al dedo

La dirección de SEAT no incluyó el cambio DSG en ningún vehículo TDI aquel día, por lo que volvimos al cambio manual de 6 relaciones con la pena de no poder probar qué tal se mueve el matrimonio entre este motor diesel y el cambio automático. Otra vez será.

Lo primero que debemos tener en cuenta al pasar de un coche de gasolina a uno diesel, es que al estirar las marchas, el sonido que este emite no será tan motivador como el del primero, pero al final la efectividad es lo que importa en este tipo de vehículo. ¡Y qué efectividad!. Este motor tiene un empuje más que correcto. Todo lo que echamos en falta en el motor de gasolina, este nos lo proporciona sin apenas despeinarse.

Sus 340 NM de par máximo hacen milagros y durante la ruta de vuelta nos demostró con no muchos argumentos que el diesel es el motor que debe montar este vehículo. Sin más. Se mueve con la misma soltura y efectividad que su hermano de gasolina, con la rotunda diferencia de consumir unos considerables 3 litros menos de combustible de media y teniendo el par perfecto para mover este SUV.

Para diferenciar si nuestra unidad monta o no el motor TDI solo tenemos que fijarnos en el dial de las revoluciones

Precisamente, sin salirnos del consumo, conseguimos bajar su media hasta los 5,7 litros, más de 3 litros por debajo del motor 1.5, es una cifra muy a tener en cuenta sabiendo que el diesel cuesta únicamente 363€ más que el modelo de 95 octanos.

Llegamos de nuevo al aeropuerto desde donde habíamos partido hacía apenas unas horas con el mismo modelo pero diferente corazón. Una vez más el SEAT Ateca nos demuestra que sigue siendo la apuesta SUV para los que nos gusta disfrutar de la carretera, siempre siendo conscientes de las limitaciones que nos puede suponer esto con un coche de su tamaño y concepción.

Conclusión y recomendación

Para terminar y como conclusión, he de decir que esta prueba me ha servido para reiterar mi opinión de que el SEAT Ateca es el SUV compacto que yo me compraría (dentro de la lógica de marcas generalistas). Lo tienes todo en este vehículo: comodidad, deportividad (en su justa medida) y un manejo que ya lo quisieran muchas marcas de corte premium para muchos de sus vehículos. Este coche me ha gustado mucho, ¿no se nota?.

El SEAT Ateca encaja a la perfección en cualquier paisaje

Como nota recomendatoria, sé que vivimos tiempos un poco perversos para lo que se refiere al mundo de los motores diesel, pero en esta ocasión debemos romper una lanza a favor de este combustible y dejarnos llevar por la razón y menos por el corazón. Un motor que cuesta apenas 363€ más que su hermano gemelo de potencia, solo que ahorrando entre 3 y 4 litros de combustible cada 100 kilómetros, se me hace cuanto menos fácil la decisión final.

Y por otro lado están las prestaciones, el motor diesel supera holgadamente al de gasolina en este aspecto, proporcionándonos mucho más de todo con menos gasto. En resumidas cuentas, si quieres igualar las prestaciones del motor 2.0 TDI con un motor de gasolina, deberás subir un escalón del catálogo y decantarte por el 2.0 TSI, lo que saldrá por un saldo extra, además del consumo adicional que llegan a generar 190 CV.

Por último, el cambio manual me parece una auténtica maravilla, es una delicia cambiar de marchas, pero si eres de los que prefieren que el coche tome sus propias decisiones, el DSG es una alternativa excelente, aunque no pudimos probarlo montado en este Ateca, si que lo hemos hecho probándolos en otros modelos del Grupo VAG, por lo que esta elección os la dejo en vuestras manos, ya que cojas la que escojas, será una elección acertada. En mi humilde opinión personal, me decanto por poder llevar un tercer pedal sobre el piso, pero como he dicho, esta elección dependerá solo de vosotros.

La oferta SUV de SEAT al completo

Noticias relacionadas

Prueba SEAT Ateca 1.5 EcoTSI y 2.0 TDI, las opciones más racionales del catálogo
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto