¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Coche por suscripción: qué es y en qué se diferencia del renting

    David Plaza
    David Plaza
    7 min. lectura
    Suscribirse a un coche ya es una realidad.-Freepik.

    Los usuarios de coches encontramos cada vez más modalidades distintas a la hora de estrenar coche nuevo y el método tradicional de compra es ya únicamente una más de las posibilidades.

    La compra, el renting, el leasing, el alquiler por días o por meses… Son varias las opciones que tenemos actualmente para estrenar coche nuevo o disponer de un modelo actual con el que movernos a diario.

    Pero en los últimos tiempos se ha popularizado una nueva modalidad denominada coche por suscripción, que como todas las que han surgido recientemente, busca proponerle al cliente una fórmula sencilla y flexible con la que encontrar el mejor modo de disponer de un medio de transporte privado sin grandes ataduras o desembolsos de dinero.

    La modalidad de coche por suscripción consiste en abonarse a un vehículo durante un tiempo determinado a elegir

    Y es que, en una sociedad en la que la inmediatez y la posibilidad de decidir en todo momento cómo y de qué modo acceder a lo que se necesita o desea se ha convertido en algo crucial para el bienestar, comprar un coche o comprometerse durante un largo periodo de tiempo atrae cada vez menos.

    Esto, unido a la incertidumbre existente en cuanto a la deriva que tomará el sector de la automoción en los próximos años en relación al tipo de vehículo y la relación de cada uno de ellos con las restricciones medioambientales de las ciudades, hace que cada vez sean más los conductores que buscan un modo flexible de acceder a un vehículo.

    En este contexto, el renting (alquiler a largo plazo) o el leasing (alquiler con opción a compra) pueden considerarse anticuados para muchos usuarios, razón por la cual ha surgido el coche por suscripción.

    Qué es el coche por suscripción

    A grandes rasgos, la modalidad de coche por suscripción consiste en abonarse a un vehículo durante un tiempo determinado a elegir. En función de la compañía con la que se contrate, la suscripción incluirá una permanencia mínima que puede empezar con tres meses y puede alargarse hasta los tres años, es decir, por un periodo inferior al que suele utilizarse en el renting.

    No obstante, cada vez son más las empresas que no imponen permanencia, por lo que podemos darnos de baja y prescindir del coche en cualquier momento y sin ataduras. Lo que no podremos hacer es comprarlo al término de la suscripción.

    Esta modalidad de pago por suscripción permite cambiar de coche regularmente.

    El hecho de suscribir un contrato de menor duración y mayor flexibilidad hará que las cuotas a pagar sean superiores a la de otras modalidades como el renting o el leasing. Estas, que consisten en alquilar un vehículo por un tiempo que suele ir desde los dos hasta los cinco años (con opción a compra en el caso del leasing), suponen un ahorro superior con la contraprestación de que tendremos que cumplir todo el periodo del contrato o hacer frente a una penalización.

    Eso sí, tanto en las modalidades de renting y leasing como en las de pago por suscripción, existirá un límite de kilómetros a partir del cual habrá que pagar sobrecoste. Además, cuando finalice el periodo de suscripción, se producirá una renovación periódica mientras así lo queramos, como ocurre con otros servicios de este tipo como Netflix, Amazon, etc.

    Ventajas

    Así, las principales ventajas del coche por suscripción son:

    • Sin permanencia
    • Periodo de suscripción flexible y completamente adaptado según necesidad.
    • Mantenimiento y seguro del vehículo incluidos, sólo hay que pagar combustible, multas y peajes.
    • Posibilidad de cambiar regularmente de vehículo.

    Desventajas

    Por contra, el coche por suscripción también tiene algunas desventajas:

    • Cuota más cara que en el caso del renting o el leasing.
    • Sin beneficios fiscales.

    Cuanto cuesta alquilar un coche por un mes

    Una vez sabido en qué consiste la modalidad de coche por suscripción, nos vamos a ocupar del coste que puede suponer este tipo de servicio. Obviamente, dependerá de la compañía y del coche elegido, así como de la duración de la suscripción, que cuanto más larga sea más económica resultará.

    Ahora bien, debemos prestar mucha atención a los siguientes gastos, si los hubiera, a la hora de calcular el coste real de un coche por suscripción:

    • Cuota de alta
    • Gastos de recogida
    • Gastos de entrega
    • Coste adicional por exceso de kilometraje, conductor adicional, etc
    • Condiciones del seguro (franquicia, etc)
    • Cuota mensual fija
    • Penalización por permanencia, etc

    Además, es habitual que la compañía suscriptora nos pida algunos requisitos mínimos para considerarnos aptos, que suelen ser los siguientes:

    • Al menos 21 años de edad y máximo de 80.
    • Estudio de viabilidad financiera
    • Permiso de conducir en vigor
    • Sin retirada de puntos ni reclamaciones al seguro en un plazo variable de al menos un año.

    Este tipo de servicio lo ofrecen varias empresas independientes, pero también marcas de coches, concesionarios y empresas de alquiler. ¿Has tenido algunas experiencia con coches por suscripción?