¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Un motero bebido, una chica guapa y una humillación previsible

    Un motero bebido, una chica guapa y una humillación previsible
    1
    Oscar Magro
    Oscar Magro

    El protagonista del video es un muchacho en evidente estado de embriaguez, que trata de "lucirse" con su moto delante de una chica que cruza la calle. La falta de coordinación y equilibrio del motero desemboca en un rato de vergüenza para el muchacho, acabando en el suelo con los pantalones bajados.

    Para pasar la tarde del domingo os traemos un video a medio camino entre lo divertido y lo absurdo. Está protagonizado por el hombre que veis, subido en su moto mientras espera a que el semáforo se ponga en verde. Enseguida os daréis cuenta de que el motero "ha tomado varias copas de más" y no está en condiciones de conducir.

    Unos segundos más tarde una mujer cruza el paso de cebra, por delante del muchacho. Éste no se lo piensa mucho y trata de llamar la atención de la señorita acelerando su moto -¿alguna vez le habrá funcionado esta técnica para ligar?-. El estado de embriaguez es el caldo de cultivo para que la alegría del chaval pase a ser un gran momento de vergüenza en un abrir y cerrar de ojos: La motocicleta hace un caballito inesperado, dando como resultado que el conductor y la moto acaben por los suelos.

    Para rematar el momento de humillación, si os fijáis bien, al pobre muchacho se le van cayendo los pantalones mientras intenta "domar" su motocicleta. Al final el chico no puede evitar lo inevitable y termina en el suelo, con el culo al aire y un agente de policía corriendo hacia él.

    Pese a lo cómico de la escena, siempre hay que recordar que si bebes alcohol JAMÁS debes conducir y, por supuesto, no hay que olvidarse nunca del casco. Y de paso, este motero también nos recuerda un consejo extra: Si los pantalones no son de tu talla y te quedan grandes, usa un cinturón.

    Fuente: V12

    Un motero bebido, una chica guapa y una humillación previsible