¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Las baterías portátiles revolucionan el mundo camper

    Las baterías portátiles revolucionan el mundo camper
    Carlos González
    Carlos González4 min. lectura

    Las baterías portátiles se han convertido en la opción ideal para campers. Baterías de litio con inversor integrado y controlador de corriente preinstalado y otras ventajas para poder alimentar cualquier tipo de dispositivo sin ningún problema cuando estamos viajando en nuestra furgoneta.

    Las caravanas, autocaravanas y camper necesitan energía. Para la iluminación, para los electrodomésticos, la vida a bordo, cocinar y un largo etcétera. Pero además no requieren de un único tipo de energía, sino varios: electricidad, gas... todo depende de cuáles sean exactamente las instalaciones y el equipamiento que tengamos en nuestro vehículo.

    Los habitual en las furgonetas camper es que se instale una batería secundaria. En realidad no es más que una batería de coche de tipo AGM, de en torno a los 100 Ah, con una completa instalación de 12V auxiliar para todo lo que vaya instalado en la caja, y de manera totalmente independiente de la cabina. O, como mucho, con un alternador de corriente para que vaya cargándose cuando la furgoneta está arrancada. Pero esto está cambiando.

    La mayoría de este tipo de baterías son de litio, así que son mejores que una AGM convencional.

    La nueva fuente de energía de las camper son las baterías portátiles

    La instalación de una batería secundaria requiere de homologación cuando se instala un inversor de corriente para disponer de energía a 220V. Y esto es necesario si, por ejemplo, queremos una toma de corriente exterior para camping. Además, este tipo de instalación es sencilla, pero no está al alcance de cualquiera que quiera hacer una camperización por sí solo.

    Y para evitar estos, y otros inconvenientes, ha surgido la nueva tendencia de instalar una batería portátil de gran capacidad. ¿Por qué? Porque es portátil y puede utilizarse dentro y fuera de la furgoneta, porque la instalación de equipamiento es tremendamente sencilla, porque lo habitual es que sean baterías de litio, que tienen una fiabilidad y vida útil más amplia, y porque además vienen ya con tomas USB, tomas 12V e inversor integrado con tomas de 220V.

    Este tipo de baterías no son especialmente económicas, pero ofrecen unas prestaciones superiores a una batería AGM y, para según que casos, pueden ser bastante más prácticas. En un mismo dispositivo ya contamos con la propia batería, con las conexiones para distintos tipos de dispositivos, con el controlador de corriente -para la entrada de energía por placa solar, por ejemplo-, la opción de carga por 12V y 220V, y el inversor de corriente para poder conectar dispositivos que requieren de toma de 220V.

    Hay baterías de este tipo desde apenas 500Wh -e incluso menos- hasta más de 1.500 Wh. Además, cuentan con sistemas booster para poder hacer entregas de potencia mayores y que, de ese modo, aunque por un tiempo más breve, podamos alimentar todo tipo de electrodomésticos, dispositivos de grandes necesidades y herramienta, por ejemplo, para hacer nuestra camperización.