¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Este remolque ofrece relax a los amantes de los coches eléctricos y las autocaravanas

Este remolque ofrece relax a los amantes de los coches eléctricos y las autocaravanas
7
El Tesla Model 3 con el interesante remolque CamperPolydrops
Fran Romero
Fran Romero3 min. lectura

Cada vez más, los fabricantes mejoran la capacidad de remolque de los coches eléctricos, uno de los problemas innatos. Pero hay soluciones específicas como la que propone Polydrops. Un atractivo remolque con lo estrictamente necesario, sin llegar a ser una Camper.

Los coches eléctricos de última generación están naciendo con una tara que los fabricantes están tratando de solucionar: la capacidad de remolque. Una gran diferencia de los modelos de cero emisiones comparados con los de combustión más generalistas, y que suponen un problema para los clientes por el elevado consumo de energía. Hay opciones menos costosas que una caravana para perderse, al menos, por un día.

Los americanos de Polydrops proponen una interesante solución para los clientes de coches eléctricos, un remolque concebido con un diseño muy aerodinámico, y con lo justo de una Camper. Este especialista dice haber probado este remolque de peculiar forma a bordo del Hyundai IONIQ 5 y del Tesla Model 3 sin perder autonomía ni aumentar el consumo de la energía eléctrica de la batería de los dos modelos eléctricos. Incluso, llegan a apuntar que en el fenómeno opuesto, que aumenta la autonomía disponible, cosa más que complicada.

Polydrops
El remolque de Polydrops ofrece un área de descanso para solo dos plazas

Polydrops ofrece una sencilla solución Camper para eléctricos

Con una baja altura, el remolque se ha concebido en una estructura tubular de aluminio inoxidable con paneles del mismo material pero sometido a un tratamiento especial para reflejar los rayos solares, además de contar con un aislamiento interior que permite mantener una agradable temperatura en el interior. El pequeño habitáculo cuenta con una gran cama que es apta para dos personas, de 1.371 milímetros de ancho y de 2.032 milímetros de largo, con una altura de 965 milímetros.

Además, una pequeña estantería, una serie de enchufes de 110 V, dos puertas de apertura vertical con cerraduras de seguridad y cuatro ventanas, que pueden disponer hasta de mosquiteras. La diminuta habitación solo pesa 290 kilogramos, y con un puerto de carga con un sistema «V2L» por el que se puede conectar al coche eléctrico, y así disponer de iluminación en el interior, ya que el remolque no dispone de batería propia.

Calzado sobre unos grandes neumáticos con llantas negras, con una suspensión trasera muy simple, cuenta con luces traseras y el alojamiento propio para la matrícula. Listo para ser montado y emprender el camino hacia el lugar de pleno relax, eso sí después de abonar los 9.950 dólares que cuesta. El fabricante da pocas opciones más, aunque sí ofrece una ducha exterior con un depósito de agua de 113 litros, que se puede añadir por 600 dólares más.

Este remolque ofrece relax a los amantes de los coches eléctricos y las autocaravanas