¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

5 consejos para optimizar la carga de tu coche eléctrico y proteger la batería en invierno

5 consejos para optimizar la carga de tu coche eléctrico y proteger la batería en invierno
La carga de un coche eléctrico en invierno puede ser optimizada con estos sencillos consejos.
David Plaza
David Plaza6 min. lectura

Llega el invierno y con él algunas preocupaciones para los usuarios de los coches eléctricos, que tienden a perder autonomía con las bajas temperaturas. Puedes optimizar la misma con estos consejos.

Ya te hemos contado en otras ocasiones que las temperaturas invernales son perjudiciales para los coches eléctricos, pues el frío aumenta la resistencia interna de las celdas de la batería y, a consecuencia de ello, se ralentiza el proceso electroquímico que se produce en ellas.

Esto tiene dos consecuencias: una reducción de la autonomía y una degradación más elevada de las baterías. Sin embargo, como conductor y propietario de un coche eléctrico puedes conseguir que tanto una como otra se minimicen.

Así se protege la batería de un coche eléctrico frente al frío

Independientemente de si el conductor de un coche eléctrico toma medidas para contribuir a una mejor conservación de su vehículo, del mismo modo que tienen que hacerlo los propietarios de un coche con motor de combustión, los fabricantes incorporan determinados sistemas para combatir el frío.

Como ya te hemos comentado, con las bajas temperaturas se ralentiza el proceso electroquímico durante la carga y el desgaste de las celdas también es mayor.

Algunos vehículos incluyen un sistema de precalentamiento de la batería para cargas rápidas.

Los fabricantes lo saben y, por ello, reducen la velocidad de carga a temperaturas bajo cero para proteger la batería. Además, incorporan un sistema de gestión de la batería que la mantiene en un rango de temperatura ideal, incluso por la noche cuando el coche no está en uso.

Además, algunos fabricantes incorporan un sistema de preacondicionamiento de la batería antes de realizar cargas rápidas, que tienden a degradar más las mismas. De momento, sólo Tesla, Porsche (con el Taycan) y Daimler (con la serie EQ) permiten precalentar las baterías antes de la carga en corriente continua (CC), para que esta carga sea lo más rápida e inofensiva posible.

Cómo optimizar la carga de un coche eléctrico

Una vez dicho todo esto, es momento de aplicar algunos consejos prácticos que te permitirán preservar la vida útil de la batería de tu coche eléctrico, así como aprovechar al máximo la energía del proceso de carga.

1. Carga el vehículo al llegar a casa, cuando la batería aún está caliente

Si la batería está fría, el proceso de carga se ralentiza, por lo que este tardará más en completarse. Por tanto, lo mejor es cargar el coche nada más llegar para aprovechar la temperatura que la batería ha alcanzado durante su uso.

2. Carga el coche durante la noche

Si además de lo anterior, esto sucede durante la noche, aún mejor. De ese modo, la batería se mantendrá a buena temperatura durante el proceso de carga y no perderá autonomía a causa del frío. Por tanto, siempre que puedas, programa la carga con corriente alterna (CA) durante la noche y, por supuesto, utiliza un garaje o cochera cubierta siempre que sea posible para minimizar los efectos de las bajas temperaturas y heladas.

Los garajes son muy buenos amigos de los coches eléctricos y sus baterías.

3. Aprovecha la energía de tu estación de carga

Muchos coches eléctricos permiten programar un precalentamiento del habitáculo para que, cuando el usuario llegue, este se haya caldeado y sea confortable. Si lo haces mientras el coche está conectado al cargador durante la noche, este no perderá autonomía.

4. Planifica la hora de salida, la ruta y la carga

Relacionado con todo lo anterior, si programas la carga para que termine pocos minutos antes de tu salida, ni el frío ni el precalentamiento habrán restado autonomía al vehículo. Eso sí, somos conscientes de que esto es seguramente incompatible con el primer punto, en el que te aconsejamos aprovechar la temperatura residual de la batería en uso.

Otra cosa que te conviene hacer es planificar la ruta e identificar los puntos de recarga disponibles durante la misma, sobre todo si vas a hacer un viaje de cientos de kilómetros. De ese modo, evitarás sustos y podrás aprovechar al máximo la autonomía de tu vehículo.

5. Utiliza la calefacción de asiento durante la conducción

Si tu vehículo tiene asientos calefactados, estos consumen menos energía que la calefacción central del habitáculo. Es un buen modo de mantenerse caliente con un menor consumo si viajas solo.

Con estos consejos, podrás optimizar al máximo el proceso de recarga de la batería y esta sufrirá menos con las bajas temperaturas. Además, en este artículo te explicamos cómo puedes medir la degradación de la batería de tu coche eléctrico.

Fuente: Juice Technology / Fotos: Freepik