¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Las dos amenazas y las dos claves del podio de Alonso en Qatar

    Las dos amenazas y las dos claves del podio de Alonso en Qatar
    11
    Las imágenes del podio de Fernando Alonso en Qatar.
    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    Fernando Alonso volvió a subir al podio tras una carrera excepcional en la que mostró un ritmo sorprendente y en la que dos detalles le permitieron afrontar la última vuelta con mayor tranquilidad.

    Ya lo dijo Pierre Gasly por radio al finalizar la carrera: «El ritmo que ha tenido Alonso en el primer relevo me deja en shock, no entiendo cómo ha podido ir así».

    Efectivamente, el piloto de Alpine cimentó su primer podio en siete años en un relevo inicial en el que estiró sus neumáticos blandos usados hasta la vuelta 23, 13 vueltas más que algunos de sus rivales en la lucha por los puntos.

    «Bottas quedó eliminado de la lucha, pero Pérez era aún una amenaza para el podio, pues tenía 16 vueltas para recuperar»

    Eso le permitió afrontar con garantías la estrategia de una parada, pero Alonso no se limitó a cuidar los neumáticos, sino que también imprimió un ritmo que pilotos como Norris, Gasly, Sainz, Leclerc o su propio compañero de equipo no pudieron seguir.

    Dos amenazas

    Sin embargo, hubo un momento en el que el quinto puesto parecía lo máximo a lo que Fernando Alonso podía aspirar, ya que la remontada de Valtteri Bottas y Sergio Pérez era imparable. O eso creíamos.

    La realidad es que ambos exigieron demasiado a sus neumáticos, por lo que al final pagaron las consecuencias. En forma de pinchazo para el finlandés y en forma de una segunda parada por precaución para el mexicano.

    Bottas quedó eliminado de la lucha por los puntos tras recorrer gran parte de la vuelta a baja velocidad, pero Pérez era aún una amenaza, pues tenía 16 vueltas con neumáticos medios para recuperar terreno. Y lo hizo, llegando hasta la estela de Fernando Alonso, aunque demasiado tarde como para intentar siquiera el adelantamiento.

    Dos claves

    Pero, para que eso fuera posible, tuvieron que darse algunas circunstancias. La primera fue que Esteban Ocon, al igual que hizo Fernando Alonso con Lewis Hamilton en Budapest, ralentizara la progresión de Pérez. En su caso no fueron 11 vueltas, sino sólo una, pero fue suficiente para hacerle perder al mexicano un par de segundos vitales.

    «Traté de devolver un poco de lo que Fernando me dio en Budapest. Ralenticé unos buenos dos segundos y medio o tres segundos a Sergio (Pérez) en esa vuelta, así que esperaba que eso fuera suficiente», contaba el francés tras la carrera.

    El segundo punto culminante fue la llegada del coche de seguridad virtual (VSC) a falta de tres vueltas para el final, situación que se alargó durante dos giros y que permitió a Alonso mantener la diferencia de tres segundos sin degradar más sus neumáticos duros, que acumulaban ya 31 vueltas.

    «Pudimos ver que el desgaste de los neumáticos era muy alto y estábamos preocupados por lo que le pasó a Valtteri (Bottas). No teníamos la posición en pista asegurada, y pensamos que era demasiado arriesgado, así que paramos de nuevo», explicaba Christian Horner sobre la segunda parada de Pérez.

    «Creo que sin el Virtual Safety Car, (Pérez) habría estado pegado a Fernando en esa última vuelta. Sólo queda felicitar a Fernando, es genial verlo ahí arriba», apuntaba el director de Red Bull Racing.

    Finalmente, Fernando Alonso mantuvo la posición en la última vuelta, ya con la carrera relanzada, y cruzó la meta tercero con algo menos de tres segundos de margen sobre Sergio Pérez, subiendo a su podio número 98 y segundo de la breve historia de Alpine en la Fórmula 1.

    Fotos: Alpine F1 Team

    Las dos amenazas y las dos claves del podio de Alonso en Qatar