Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Así influirá el reglamento aerodinámico de 2019 en el de 2021, según Brawn

La revolución aerodinámica que se avecina en Fórmula 1 dará sus primeros pasos en 2019, con vistas a un cambio aún mayor en 2021.

La simplificación de los alerones delanteros y la modificación de otras partes de los monoplazas otorgarán las primeras pistas sobre la dirección a tomar.

La llegada de Liberty Media al poder de la Fórmula 1 se produjo con un mensaje claro y atractivo para todas las partes implicadas que sus tres representantes proclamaron nada más tomar el cargo: Chase Carey, Ross Brawn y Sean Bratches abogarían por un deporte en el que el espectáculo cobraría una importancia mayúscula, implicando al aficionado como nunca antes, además de escuchar a los pilotos que conforman la parrilla actual y a los diferentes jefes de equipo para atender a sus peticiones y dar así con una categoría del gusto de todos, siempre en la medida de lo posible.

Por lo tanto, su labor ha ido dirigida en los últimos meses a proponer un nuevo modelo de coche, un motor alternativo al vigente y un límite presupuestario adecuado que favorezca una distribución igualitaria del dinero destinado a las escuderías, para que así la competitividad regrese a la Fórmula 1 y no haya, como mucho, únicamente dos equipos peleando por el título hasta la última carrera del año.

2019 significará el primer paso serio en esta dirección, con cambios relevantes en la normativa en los que han puesto todos sus esfuerzos para que suponga un punto de inicio positivo para llegar al 2021, año del siguiente cambio importante, con garantías. “Lo que aprendamos de este programa aerodinámico será muy importante de cara al siguiente paso aún más grande, en 2021”, confesó Ross Brawn. Lo que queremos potenciar es una filosofía y una cultura, y no simplemente una solución única. Si no conseguimos todo lo que queremos conseguir con estos cambios, aprenderemos de ello, seguiremos hacia adelante con la siguiente fase de cambios y seguiremos haciéndolo hasta que consigamos unos coches en los que puedan competir el uno con el otro de forma mucho más efectiva, algo que no es posible por ahora. Será útil ver si los equipos han sido capaces de evolucionar y tomar direcciones diferentes, porque no queremos darnos cuenta de ello en 2021”.

Los alerones delanteros de los monoplazas de este año serán mucho más simples, técnicamente hablando, que los de 2018: junto a un ala trasera más ancha y profunda, intentarán potenciar la carga aerodinámica para así conseguir que los pilotos puedan pelear en la pista y seguirse el uno al otro, algo que a día de hoy no es factible.Hasta que los coches no salgan a la pista no sabremos qué soluciones han tomado, pero nuestras predicciones apuntan a que hemos conseguido en torno a un 20% de mejora. Por lo tanto, hemos recorrido casi un cuarto del camino al que creemos que podríamos llegar, pero no es algo que haces y ya no tocas nunca más”, agregó Brawn.

Nuestras predicciones apuntan a que hemos conseguido en torno a un 20% de mejora

El responsable británico presentó el concept car para la Fórmula 1 de 2021 durante el pasado mes de septiembre, el cual presentaba líneas realmente diferentes a las de los monoplazas actuales, un concepto al que pretenden llegar permitiendo a los equipos probar soluciones sin restricciones, tal y como se aprobó en el Consejo Mundial del Motor. “La FIA y nosotros hemos establecido un marco acerca de cómo podría ser el coche, con tareas asignadas a cada equipo para investigar los diferentes aspectos. No es suficiente con que los equipos comiencen a diseñar un coche, estamos tratando de evitar eso de forma intencionada, señaló.

“No queremos que los equipos con muchos recursos vayan un paso por delante de aquellos que no los tienen, pero es difícil encontrar el equilibrio, porque cuanto más tarde desvelemos la información, más se adapta a los equipos con muchos recursos, es un argumento perfectamente válido. Los equipos tendrán más o menos un año para trabajar en el diseño de estos coches, creo que es un tiempo asignado adecuado. Una vez que hayan diseñado sus coches para 2020 necesitarán ser capaces de centrarse en los de 2021”, añadió Brawn. Su máxima preocupación reside en que los equipos de cabeza tomen la delantera en el desarrollo de este monoplaza gracias a su mayor presupuesto, a la vez que entiende que sólo podrán trabajar a tiempo completo en este modelo una vez cierren el proyecto del año precedente, para no perder un año. Siempre que introduces un cambio conceptual bastante importante en el reglamento existe una oportunidad de que un equipo dedique sus recursos a ese proyecto y se salten un año, aceptando dónde están y que quizás no sea el mejor año, favoreciendo dar el salto a dónde quieren estar al año siguiente”, finiquitó Brawn.

Fuente: Formula1.com

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto