¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Binotto habla claro sobre el motor Ferrari y los cambios que vendrán

    Binotto habla claro sobre el motor Ferrari y los cambios que vendrán
    Mattia Binotto, director de la Scuderia Ferrari.
    David Plaza
    David Plaza7 min. lectura

    Tras una temporada 2020 nefasta en materia de motor, chasis y resultados, Ferrari ha recuperado parte del terreno perdido. Pero, ¿hasta qué punto ha contribuido la mejora del motor y cuál es la posición de la marca en relación al futuro?

    Ferrari ha sido siempre una marca con fuerte querencia hacia los motores, pues no en vano Enzo Ferrari siempre los consideró la clave del éxito. En la Fórmula 1 actual, la aerodinámica y el entendimiento de los neumáticos son quizá más importantes, pero de igual modo el propulsor puede marcar la diferencia.

    Mattia Binotto es consciente de ello, como buen ingeniero de motores que ha sido en el pasado, y no ha tenido reparos en ser claro sobre la situación actual de Ferrari y también sobre la postura de la marca en relación a los cambios reglamentarios que están por llegar.

    «Encontrar rendimiento en el motor es lo más complicado, porque debes hacerlo sin dañar la estabilidad»

    Según el director de Ferrari, «todavía nos falta un poco de potencia en el motor, aunque hemos hecho muy buenos progresos en este sentido tanto en la clasificación como en carrera. Eso puede hacernos vulnerables en la carrera en un duelo».

    «También hemos mejorado significativamente en aerodinámica, pero aún no estamos al nivel de los dos mejores equipos. Aquí, debido a la homologación, nuestras manos estaban atadas en parte. La mayoría de las áreas estaban cerradas», recuerda Binotto.

    «Encontrar rendimiento en el motor es lo más complicado, porque tienes que encontrar rendimiento sin dañar la estabilidad. Y lleva más tiempo desarrollar el motor que el coche. En el corto tiempo disponible, hemos reaccionado bien», afirma.

    2022, el nuevo combustible y la convergencia

    De cara a 2022, la normativa de motores será la misma, aunque un ligero cambio en el tipo de combustible puede provocar más modificaciones de las inicialmente previstas.

    Se trata de la nueva gasolina E10, es decir, con un 10% de etanol. «Adaptar el motor al combustible E10 es una gran tarea porque se trata de dos partes. Como fabricantes de motores, necesitamos cambiar el proceso de combustión y el proveedor de combustible debe adaptar su producto», explica Binotto.

    Ferrari piensa en el futuro mientras intenta recuperar la competitividad perdida.

    «Un nuevo proceso de combustión cambia las fuerzas a ciertos componentes dentro del motor, lo que influye en el diseño. Pero también hay que reevaluar la afinación y todos los parámetros relacionados con la combustión. Además, los fabricantes de combustible sólo tienen una oportunidad y luego el desarrollo se congelará durante tres años».

    Además, los motoristas y la FIA han llegado a un acuerdo por el cual se garantizará un rendimiento parejo entre todos ellos, aunque Binotto considera que en la actualidad no es necesario intervenir.

    «La diferencia entre los motores no es lo suficientemente grande como para que requiera igualarse», admite Binotto. «Dos décimas es una buena convergencia natural, no tendría mucho sentido exigir paridad. Pero, por supuesto, nuestro objetivo es ser los mejores. Es por eso que será necesario otro gran esfuerzo para dar un paso más hacia 2022. Sabemos que aún no somos los mejores y que todavía tenemos oportunidades de mejorar».

    El límite presupuestario… y el nuevo motor

    Todo ello se enmarca en un nuevo escenario en el que destaca el límite presupuestario de 145 millones de dólares anuales, una cifra que para Ferrari supone aproximadamente un 40% del presupuesto anterior sin restricciones.

    «El límite presupuestario es el mayor desafío de los últimos años», admite Binotto. «Es algo completamente nuevo, un cambio cultural completo. Un equipo grande como Ferrari, con tantos recursos, debe priorizar y ser eficiente».

    «También supone una enorme cantidad de burocracia reportar todo esto a la FIA. Actualmente, estamos desarrollando software y herramientas para ayudarnos con esto. También necesitamos un sistema que nos permita calcular con precisión lo que gastamos y dónde, lo que vale la pena y lo que no. Es un mundo diferente», desvela el director de Ferrari.

    Paralelamente, la Fórmula 1 tiene que terminar de definir el nuevo reglamento de motores, que está previsto que entre en vigor en 2025. «Esperemos encontrar una solución en verano. La mayoría de los equipos tienen que estar de acuerdo. Lo siguiente es que los nuevos motores, dependiendo de cómo sean, también requerirán un cambio en las reglas del chasis. Para 2025, las reglas de 2022 sólo tendrán tres años. La pregunta es si todos estarán listos para grandes cambios».

    «¿Qué es importante para nosotros como Ferrari? Todo el mundo ha estado de acuerdo en las piedras angulares. Los costes deben reducirse. El objetivo es del 50%. En cualquier caso, será una incisión significativa. También debe haber un elemento verde, se piden tecnologías sostenibles, incluso mejor eficiencia que hoy en día», relata Binotto.

    «Esto sólo se puede hacer mediante la expansión de la unidad eléctrica y el combustible. Deben ser tecnologías que también sean de interés para los fabricantes de automóviles», concluye el ingeniero italiano.

    Fuente: Auto Motor und Sport / Fotos: Scuderia Ferrari