¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    La Fórmula 1 evaluará la estandarización de piezas en profundidad

    Las decisiones en Fórmula 1 pasan por el conocido Grupo de Estrategia, el cual decide si finalmente se aplica un cambio en la normativa o no.

    Las últimas asambleas han rescatado temas como el de la estandarización de piezas, el cual es importante para Symonds o Brawn.

    La reducción de costes en Fórmula 1 es un proyecto que la categoría reina ha perseguido durante muchos años, un plan que los nuevos dueños del gran circo se han afanado por hacer realidad a medida que su puesto en el cargo se prolongue en el tiempo: la idea de Liberty Media es que los equipos cuenten con un tope de 200 millones en 2021, mientras que en 2023 ese capital pasaría a ser de 150 millones.

    En relación con ese propósito, la estandarización de piezas fue otro programa que se puso sobre la mesa en las últimas reuniones del Grupo de Estrategia, con la intención de continuar las negociaciones en ese sentido en los encuentros como el del pasado miércoles. La revolución reglamentaria propuesta por los mandamases de la Fórmula 1 prosigue su curso, a pesar de que medidas como la de modificar el motor actual fracasara a causa del nulo interés mostrado por otros fabricantes para pasar a formar parte del deporte.

    “Queremos intentar llevar alguna propuesta más en otras áreas”, comentó Pat Symonds sobre la estandarización en Fórmula 1, dejando a un lado la unidad de potencia, la aerodinámica y la dinámica del vehículo para centrarse en otros aspectos. A los aficionados no les importa si una tuerca está hecha de aluminio, titanio o acero, así que deshagámonos de este juego”. Las piezas de los coches actuales se dividen entre las que tienen que fabricar ellos mismos y las que pueden encargar a un fabricante alternativo, por lo que el director técnico de la Fórmula 1 sugiere una nueva clasificación.

    Este cambio dificultaría aún más la colaboración entre equipos, puesto que la compatibilidad entre piezas elaboradas por diferentes partes se haría realmente complicada. El director de la Fórmula 1, Ross Brawn, reconoció que aún quedan muchos cambios en el tintero que podrían ver la luz en el futuro próximo, admitiendo que no paran de pensar en nuevas concepciones del deporte. “Mi sensación es que aún hay mucho que podemos hacer en el apartado del motor en lo relativo al reglamento deportivo, como limitar el tiempo en el banco de pruebas, acotar el número de actualizaciones durante la temporada, la consistencia de una especificación para todos los equipos cliente, etc”, concluyó Brawn.

    Fuente: RaceFans