¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

GP BélgicaRed Bull lamenta su "mala suerte" con la lluvia en la Q3

Verstappen y Ricciardo no pudieron pasar de la séptima y octava posición, perjudicándoles sus tempranas tandas en la Q3.

El holandés asegura que, de haber seguido en pista en los minutos finales, "nos habríamos quedado sin gasolina".

Ambos confían en la capacidad de su maquinaria para recuperar posiciones.

Para muchos, la gran sensación que dejó tras de sí la clasificación del Gran Premio de Bélgica fue que la lluvia había perjudicado a Ferrari de nuevo, costándoles una pole para la que eran los grandes candidatos. El equipo italiano, con todo, no fue el único perjudicado por la aparición del líquido elemento. De hecho, su breve naturaleza, la principal causa del desplome de Kimi Räikkönen, lo fue también de las malas posiciones de Max Verstappen y Daniel Ricciardo, que comenzarán la carrera en la cuarta fila.

Verstappen había sido el puntal de Red Bull durante todo el día, siendo tercero en la Q1 y quinto en la Q2 con tiempos razonablemente competitivos dentro del estatus de Red Bull en la parrilla. El holandés, de hecho, se decidió a sacar el máximo partido de las condiciones de mojado, y fue el primero en marcar un tiempo con intermedios, un 2:02.849. Su segundo intento, con algo menos de agua en pista, fue solo 80 milésimas mejor, y Red Bull dio por terminado el día antes de tiempo, periodo en el cual sus coches fueron superados por varios pilotos en una pista mucho más seca.

"No es lo que queríamos, pero la situación era complicada. Pusimos gasolina para dos vueltas, una con neumáticos lisos y otra con intermedios", explicó un Verstappen que arrancará mañana desde la séptima posición. "Dejó de llover hacia el final de nuestras vueltas, pero si hubiésemos seguido, nos habríamos quedado sin gasolina. Incluso me quedé sin energía (en las baterías) en el último sector de mi vuelta rápida, porque esperaba usarla solo en una vuelta".

El joven piloto de Red Bull confía aún en sus posibilidades de sacar un buen resultado en la que, a efectos prácticos, es su carrera de casa: "Tenemos muy poca carga en el coche, así que deberíamos ser capaces de pasar a algunos coches que normalmente no estarían delante". Con todo, no pudo evitar añadir que la situación "es frustrante, porque fuimos competitivos durante el tiempo que estuvimos en pista, así que estoy seguro de que podríamos haber estado más cerca de la cabeza.Creo que tomamos la decisión correcta con los intermedios, pero tuvimos mala suerte al dejar de llover".

Por su parte, Daniel Ricciardo siguió acusando los problemas de rendimiento puro que dejó intuir en la jornada del viernes, los cuales se hicieron algo más acusados en clasificación. Su tiempo final, un 2:02.939 que le dejó a menos de dos décimas de Verstappen, no reflejó del todo sus dificultades, habiendo necesitado dos tandas en Q1 y Q2 para pasar con el séptimo mejor tiempo en ambas. Al final, el australiano partirá mañana desde la octava posición.

Ricciardo desgranó el plan de acción fallido del equipo en la sesión final, asentado en la impredecible naturaleza de Spa. "Cuando empezó a llover, pensamos que iría a más, pero cinco minutos después empezó a secarse, y para entonces ya habíamos usado nuestros neumáticos y gasolina. En el equipo pensamos que hacíamos lo correcto saliendo con intermedios lo antes posible cuando aún no estaba tan mojado, pero los que se quedaron al final de la sesión en pista tenían las mejores condiciones".

"Tuvimos mala suerte; en circunstancias normales, la cosa no deja de ir a peor cuando llueve", prosiguió Ricciardo, quién si consiguió mejorar de forma notable su tiempo con la pista algo más seca respecto a los primeros minutos de la Q3. "Acertar es difícil aquí, y el tiempo es muy impredecible. Incluso si llueve en los pits, podría haber 40 grdos al otro lado del circuito".

Pese a sus problemas, Ricciardo cree que hay potencial para ganar algunas posiciones: "He tenido problemas de velocidad todo el fin de semana, y aún hay algunas incógnitas. En Q1 tuve que usar dos juegos de neumáticos y, aunque no esperábamos ser tan rápidos aquí, no deberíamos estar en esa tesitura. Mañana podemos ser más optimistas, incluso empezando octavos. Somos mejores que eso, y estoy seguro de que unos cuantos coches por delante no serán tan fuertes en ritmo de carrera, así que iremos hacia delante, y no hacia atrás".

Fotos: Red Bull Content Pool

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto