¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Fórmula 1Patrick Head, cofundador de Williams, nombrado Caballero del Imperio Británico

El cofundador y durante largo tiempo director técnico de la escudería Williams de Fórmula 1, Patrick Head, ha sido nombrado Caballero del Imperio Británico por la reina Isabel II de Inglaterra, en reconocimiento a sus servicios al deporte del motor.

Patrick Head, en el Gran Premio de Abu Dhabi 2014. Foto: Williams

Patrick Head, cofundador junto a Frank Williams de la escudería Williams de Fórmula 1, de la que durante largos años fue diseñador y, posteriormente, director técnico, ha sido nombrado Caballero del Imperio Británico por la reina Isabel II como reconocimiento a su aportación de décadas al deporte del automóvil.

Head, de 69 años -en adelante, Sir Patrick- que dejó su puesto en el equipo en 2011, se une así al propio Frank Williams y a figuras tan destacadas como Jackie Stewart, Stirling Moss y Jack Brabham en la lista de personalidades del mundo de la Fórmula 1 que han recibido la distinción.

Su socio durante tantos años, Frank Williams, ha destacado los méritos de Head. “Puede que mi nombre figure sobre la puerta, pero siempre he remarcado que la creación y el posterior éxito de Williams fue un trabajo de equipo y Patrick fue el genio del diseño que nos transformó de modestos advenedizos en un equipo capaz de ganar campeonatos del mundo; además, su talento tuvo un papel clave a la hora de situar a Gran Bretaña como una potencia en el deporte del motor a nivel mundial, algo cuyos beneficios, tanto a nivel cultural como económico, se siguen notando hoy en día, por lo que es un premio totalmente merecido”.

El Williams FW07, obra de Head, dio los primeros triunfos a la escudería de Grove. Foto: Williams

Patrick Head se graduó en Ingeniería Mecánica en 1970 y comenzó a trabajar en el histórico fabricante Lola. En 1976, Williams -cuya primera incursión en la Fórmula 1 había sido absorbida por el magnate canadiense Walter Wolf- le fichó para encabezar el departamento técnico de lo que al año siguiente se convertiría en Williams Grand Prix Engineering. Su primer coche, el FW06, debutó en 1978, pero sería su sucesor, el FW07, el que convertiría a la escudería en una gran potencia. Clay Regazzoni dio al equipo su primera victoria en el Gran Premio de Inglaterra de 1979. Cuatro triunfos más otorgaron a Williams el subcampeonato de constructores ese año, como preludió a lo que fue, ya en 1980, el primer doblete de la escudería, con Alan Jones como Campeón del Mundo. El FW07 siguió siendo un arma ganadora en 1981, aunque Carlos Reutemann -en medio de una tensa relación con el equipo- perdió el título ante Nelson Piquet en la última carrera.

Los éxitos se fueron sucediendo a lo largo de la década de los 80 -Keke Rosberg, en el convulso 1982, sumó el segundo título de pilotos pese a ganar solo una carrera- y gradualmente Head se desvinculó del diseño para asumir el cargo de director técnico, no sin antes crear algunos conceptos revolucionarios, como el monoplaza de seis ruedas con el que el equipo probó en 1982 o la transmisión continua variable, aunque ninguno de ellos pudo utilizarse debido a cambios reglamentarios. En 1986, tras el grave accidente que dejó a Frank Williams en silla de ruedas, Head asumió el liderazgo y llevó al equipo, ahora motorizado por Honda, a un nuevo título de constructores en 1986 y a otro doblete al año siguiente.

El FW14B, invencible en 1992, fue fruto de la colaboración entre Head y Adrian Newey. Foto: Williams

En 1990, Williams contrató a Adrian Newey, junto con quien Head formó una asociación triunfal que alcanzó éxitos que solo serían superados en la era de Michael Schumacher en Ferrari: baste decir que entre 1991 y 1997, Williams se apuntó 59 victorias en grandes premios, cinco títulos de constructores y cuatro de pilotos (Mansell, en 1992; Prost, en 1993; Hill, en 1996 y Villeneuve, en 1997). Hubo también momentos tristes; el principal, sin duda, el accidente que costó la vida a Ayrton Senna en el Gran Premio de San Marino de 1994. Los años siguientes resultaron menos fructíferos y la prometedora vinculación con BMW, aunque añadió más victorias a la nutrida cuenta de Williams, no redundó en más títulos. Con el tiempo, Head dejó el cargo de director técnico para asumir el de director de ingeniería, que abandonó a finales de 2011.

Fotos: Williams

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto