¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Marko: la llegada de Honda ha vuelto a motivar a Newey

    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    El ingeniero británico ha estado algo alejado de la Fórmula 1 en los últimos años, en los que se ha centrado en proyectos como el Aston Martin Valkyrie.

    Con la nueva asociación entre Honda y Red Bull, Adrian Newey ha vuelto a recuperar la motivación, involucrándose de lleno en el diseño del RB15.

    No cabe duda de que Adrian Newey es uno de los diseñadores más influyentes de las tres últimas décadas y uno de los mejores de la historia de la Fórmula 1, pero su implicación en los últimos monoplazas de Red Bull ha sido menor de lo que la marca austriaca habría deseado.

    Este ingeniero inglés de 60 años desarrolló su carrera en equipos tan prestigiosos como Williams y McLaren, pero Red Bull consiguió ficharle en 2005 para ofrecerle un entorno amoldado a sus necesidades a través de una libertad total de movimientos. Newey estaba cansado de la rigidez de la McLaren de Ron Dennis y en la formación austriaca encontró un ambiente ideal para dar rienda suelta a su creatividad.

    Fruto de ello fueron los ocho títulos consecutivos de Red Bull, cuatro de constructores y cuatro de pilotos con Sebastian Vettel. Pero con el paso de los años y la cada vez mayor rigidez reglamentaria de la Fórmula 1, Newey fue perdiendo impulso, optando por proyectos paralelos que ocuparan su tiempo parcialmente.

    El dominio de Mercedes con los motores híbridos propició que Newey se embarcara de lleno en el proyecto conjunto con Aston Martin para el Valkyrie, un hipercoche de alto rendimiento. Ello coincidió con el nuevo reglamento de 2017, lo que propició que Red Bull pagara el precio de tener a su diseñador estrella centrado en otras cosas.

    El Aston Martin Valkyrie tuvo a Adrian Newey muy ocupado durante dos años.

    Helmut Marko, mano derecha del fundador de Red Bull, Dietrich Mateschitz, admite que Adrian Newey huye de cualquier atadura laboral. “Newey ya no quiere un día laboral normal, está trabajando para nosotros con asignaciones diarias. Se sintió muy fascinado e interesado por el proyecto Valkyrie, siempre tienes que encontrar nuevas tareas para él. Si Newey sabe que no tiene posibilidades con el motor, entonces no tienen al mismo Newey que ahora, reconoció en declaraciones a Autosport.

    Aquel 2017 comenzó de manera muy decepcionante para Red Bull con un monoplaza muy alejado de los estándares propios de la firma austriaca, pero Newey volvió para enderezar la situación. “Newey es un factor crucial. Cuando llegó el nuevo reglamento aerodinámico, estábamos completamente perdidos. Para Barcelona (Gran Premio de España) ya teníamos un coche competitivo de nuevo. Eso es Newey, ve lo que no es correcto, incluso en la fase de diseño, sin los datos técnicos, explicó Marko.

    Tener a Newey motivado es un gran activo, encontramos un modo de satisfacer sus necesidades personales

    Ahora Red Bull cuenta con un nuevo socio motorista en exclusiva junto a Toro Rosso, algo que ha motivado a Adrian Newey a involucrarse en el nuevo monoplaza. “Estuvo en el centro de desarrollo de Honda en Sakura. Tener a Newey motivado es un gran activo, encontramos un modo de satisfacer sus necesidades personales, aporta valor al equipo”, aseguró el austriaco.

    Bien conocida es la animadversión de Adrian Newey a las nuevas tecnologías cuando se trata de diseñar, por lo que se sirve de una mesa de dibujo para realizar sus bocetos y, en los circuitos, su inseparable libreta es la que guarda a buen recaudo sus ideas. “Puede decirte: ‘Eso no funcionará’. No tiene un ordenador, sólo una mesa de dibujo. Otra persona lo traslada al ordenador para que otros puedan entenderlo, pero lo que él diseña es correcto al 95%, afirmó Marko.

    Fuente: Autosport / Fotos: Red Bull Content Pool