¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Mercedes quiere hacer las paces con Red Bull «por el bien de la Fórmula 1»

    Red Bull ha sido el primer equipo en amenazar de verdad la hegemonía de Mercedes.

    Una vez se han calmado los ánimos tras el desasosiego generado por el momento cumbre del fin de semana en Silverstone, Wolff y Hamilton aseguran que confían en poder seguir batallando legalmente en la pista y mantener una relación cordial.

    El accidente que protagonizó el pasado Gran Premio de Gran Bretaña ha dañado seriamente las relaciones que mantienen Mercedes y Red Bull en Fórmula 1, con declaraciones incendiarias dirigidas en ambas direcciones que no han contribuido en absoluto a aportar una buena imagen de la categoría reina del automovilismo.

    «Me gustaría pensar que, en general, deberíamos crecer y aprender de estas experiencias», expresó Lewis Hamilton reflexionando en voz alta sobre lo ocurrido, centrándose en primer lugar en lo puramente deportivo. «Es muy raro que en un incidente alguien tenga el 100% de la culpa. Siempre hay una mezcla, porque hay dos pilotos implicados o más».

    Todo fue concordia entre los dos candidatos al título hasta el accidente del domingo.

    «Diría que Max es probablemente uno de los pilotos más agresivos», asestó el piloto británico. «Es sólo mi opinión personal, hace un gran trabajo, pero creo que tenemos que tratar de encontrar el mejor equilibrio en la pista, con espacio y respeto entre unos y otros para poder seguir compitiendo y tener buenas carreras sin chocar», prosiguió en un intento de promover un ambiente más relajado en el que batallar desde el respeto.

    «Cuando yo era más joven, probablemente fuera igual de agresivo... quizás no tanto como Max, pero era bastante agresivo. Ahora soy mucho más viejo y sé que esto se trata de una maratón, no de un sprint, así que tengo una mejor visión a la hora de enfocar mis carreras. Estamos en una batalla, y me parece que este año ha sido muy agresivo. La mayoría de las veces he cedido para evitar un incidente con él y seguir vivo en carrera para luchar más adelante», concluyó Hamilton.

    Tensión en las altas esferas

    El paseo de Toto Wolff por los despachos de los comisarios en Silverstone en plena carrera, con la consecuente reacción de Christian Horner para «asegurarnos de que nuestro punto de vista estaba representado», ha derivado en la prohibición de la FIA de repetir estas actuaciones en el futuro, unas actuaciones que vinieron precedidas por una invitación del propio Michael Masi al máximo responsable de Mercedes para hacerlo.

    Descalificaciones como llamar a Hamilton «piloto sucio» han sentado mal en el seno de la formación de Brackley, dispuestos incluso a reeditar un enfrentamiento como el de Ayrton Senna y Alain Prost. «Estoy listo, vamos a por ello», respondió Wolff a si estaba preparado para llevarlo a tal nivel.

    Los jefes de equipo están acostumbrados a batallar en las ruedas de prensa, pero Wolff considera que lo de Horner y Marko en Silverstone fue un paso más allá.

    «Este campeonato ha sido muy intenso, porque estamos luchando con todo lo que tenemos para aferrarnos, ya que sabemos que no estamos rindiendo tan bien como Red Bull. En el pasado hemos perdido muchos puntos, en Silverstone hemos conseguido muchos, así que eso siempre se equilibra. El lenguaje que se utilizó, pasándolo al terreno personal, es algo que no hemos visto antes en este deporte», explicó Wolff.

    «Entiendo el prejuicio por el accidente en sí y las emociones de un padre, yo probablemente actuaría igual, pero usaría un lenguaje diferente. Creo que una vez que todo se tranquilice intentaremos restaurar nuestra relación profesional por el bien de la Fórmula 1. Más allá de eso no hubo discusiones ni es necesario que las haya», cerró confiado de restañar todas las heridas.

    Fuente: Autosport