¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Monisha Kaltenborn: "Los equipos privados son la columna vertebral de la Fórmula 1"

    La jefa de equipo de Sauber reivindica la labor de los equipos privados ante las grandes marcas y equipos, y vuelve a criticar los privilegios de los que estos gozan.

    En una entrevista en GP Update, garantiza la estabilidad de Sauber para el futuro inmediato y apunta a la zona media como objetivo.

    Rechaza las etiquetas de los pilotos de pago: "Muchos pilotos han venido con muchos apoyos y no los hemos contratado".

    El fin del año 2016 ha sido todo un alivio para Sauber, que ha atravesado una de las temporadas más duras de su historia, y bien podría haber sido la última. El equipo parecía condenado a una eventual desaparición en la primera mitad de la temporada hasta que la compra por parte de Longbow Finance, primero, y los dos puntos obtenidos por Felipe Nasr en el Gran Premio de Brasil, después, han garantizado la continuidad financiera del equipo para la temporada 2017.

    En una extensa entrevista concedida a GP Update, la jefa de equipo Monisha Kaltenborn ha desgranado parte de las dificultades que Sauber ha atravesado este último año, así como su visión actual en determinados aspectos de la categoría y los prospectos para Sauber en el futuro inmediato. Para Kaltenborn, la adquisición del equipo fue la tabla de salvación y la garantía para poder competir y desarrollar, que ha permitido entrar al equipo en "un capítulo completamente nuevo".

    "La llegada de los inversores ha marcado el inicio de una era totalmente nueva en Sauber. No sólo el fundador del equipo ya no es un accionista, la primera vez que pasa, sino que sentimos que se ha abierto un capítulo completamente nuevo. Tenemos estabilidad, tenemos la suficiente inversión, somos capaces de trabajar de la forma que queremos de nuevo y de dar el paso hacia adelante, lo que nos ha permitido volver a desarrollar. Pudimos implementar el desarrollo que tuvimos durante mucho tiempo en nuestros planos, preparados para ser puestos. Se siente en el equipo, se siente en la motivación. También se puede ver en cómo hemos enfocado las carreras y las estrategias que hemos tomado, con la llegada de nueva gente. Ha supuesto una gran diferencia".

    Hablando del enfoque con el que Sauber tuvo que afrontar 2016 sabiendo de sus restricciones económicas, Kaltenborn afirma que no había sido mucho más difícil que en años pasados, porque su labor se limitaba a intentar estar por delante de Renault y Manor: "Desde el principio, sabíamos que sólo podríamos hacer cosas limitadas. La dificultad era hacer que todo estuviese bien, para que estuviésemos al frente del grupo con el que estábamos compitiendo en la parte de atrás. Entonces, si ocurriese algo y hubiese una oportunidad, estaríamos ahí para aprovecharla, no cometiendo errores y siendo pacientes. Eso era un desafío mucho mayor, porque ya no podíamos desarrollar tanto, simplemente no era posible. Lo que sea que tuviésemos lo implementábamos, sabiendo que no iba a ser un salto gigantesco, pero que iba a llevarnos más arriba".

    "Las marcas vienen y van; nosotros seguimos aquí"

    El papel de los equipos privados en la Fórmula 1 es un tema que siempre genera candentes discusiones, en especial cuando alguno de ellos atraviesa problemas. Las recientes complicaciones que atraviesa Manor, puesta bajo administración y con su participación en seria duda a causa indirecta de los puntos de Sauber, han sido el último ejemplo.

    A lo largo de los últimos años, Force India y Sauber han sido los equipos más beligerantes a la hora de reclamar el papel de los equipos privados en el deporte, y de denunciar lo que consideran una situación privilegiada de los grandes. Kaltenborn opina que debería destacarse más la función de los equipos privados, y eliminar las ventajas que tienen los peces gordos en determinados estamentos:

    "Creo que los equipos privados son la columna vertebral de la categoría. Las marcas han ido y venido, todos lo sabemos, y lo hemos experimentado también. Es cuestión de tiempo que vengan, y es cuestión de tiempo que se vayan, cuando hayan conseguido o no sus objetivos, porque para un fabricante no es una opción ser el número dos, como lo era con BMW. No es lo suficientemente bueno, tienes que estar justo arriba. Para nosotros, este es nuestro negocio principal. No es una cara plataforma de marketing, donde muestras tu tecnología. Esto es lo que hacemos, y por eso estamos siempre aquí, sin importar lo que atraviese el deporte; cuando los fabricantes se van, sea cual sea el estado en el que el deporte esté, seguimos aquí, y de algún modo seguimos afrontando los desafíos. Creo que eso debería destacarse un poco más. Es un problema, pero el otro para un equipo como nosotros son los privilegios que tienen ciertos equipos. Primero, los privilegios financieros, porque no hay un sistema realmente justificable para ello, excepto que es como es, y lo segundo es la gobernancia en el Grupo de Estrategia, en el que ciertos equipos tienen ventajas y privilegios en la toma de decisiones. Ambos, combinados, conducen a una competición distorsionada".

    Kaltenborn, además, también se ha pronunciado sobre la discusión acerca de los pilotos de pago, espoleada por la llegada a Williams del jovencísimo piloto canadiense Lance Stroll, que cuenta con un poderoso apoyo económico familiar. Sauber en el pasado reciente también ha recibido acusaciones similares por alinear a Marcus Ericsson y Felipe Nasr, ambos con buenos patrocinios bajo el brazo, pero su jefa afirma que el dinero no está reñido con el talento, y que Sauber, que aún no ha designado al piloto que acompañará a Ericsson, ha tenido ambos aspectos en cuenta a la hora de elegir pilotos:

    "Lo que tenemos que hacer, que es diferente respecto al pasado, es mirar también el aspecto financiero, pero no es nada negativo hacia el talento. Hemos dado oportunidades a talentos, incluso en años recientes. No creo que sea correcto decir que, si un piloto viene con un apoyo, automáticamente no tiene talento. Esa no es la ecuación. La ecuación es que el piloto debe tener el talento, porque ha convencido a su apoyo. Si no eres bueno, nadie va a dar a nadie ese tipo de respaldo, no estamos hablando de pequeñas cifras. La gente tiene una percepción muy equivocada: fundamentalmente todo el mundo aquí ha tenido un apoyo en algún punto de su carrera, no es como si hubiesen llegado aquí y alguien les hubiese pagado las facturas, han tenido que asegurarse de que el presupuesto estaba ahí. Muchos pilotos han venido a nosotros con muchos apoyos y no los hemos contratado, porque hemos creído que no eran tan talentosos. Puede que tengamos razón o no, pero tomamos esa decisión".


    Estabilidad para volver a crecer, objetivo primordial

    A pesar de las complicaciones del año pasado, en el que sufrieron para no terminar últimos en la clasificación de constructores, Kaltenborn considera que estar en la zona media es "el objetivo para esta temporada", y espera que la gente sea capaz de ver en Sauber algo más que en las últimas temporadas:"No nos limitamos a esos dos años malos que hemos tenido. Mirando nuestra historia, 45 años en el automovilismo, y excluyendo 2014 y 2016, la gente no debería reducir el equipo a eso. Somos un equipo suizo, un equipo europeo, así es como nos vemos nosotros. Somos una sólida empresa de ingeniería, porque no es sólo Fórmula 1, es también un negocio de ingeniería, en el que ofrecemos excelentes servicios. Será importante demostrar que tenemos estabilidad de nuevo, que estamos creciendo y que somos un centro tecnológico único".

    En Sauber, sin embargo, son conscientes de los requerimientos que exige la Fórmula 1 moderna a nivel de instalaciones, equipamiento y personal, y aunque reconocen su inferioridad respecto a los grandes equipos, se tiene como prioridad expandir la capacidad del equipo para el futuro inmediato, ahora que la estabilidad financiera está garantizada:

    "Los desafíos son básicamente los mismos, si se excluye el tiempo en el que estuvimos atascados. Seguimos peleando contra equipos que tienen presupuestos mucho más grandes y mucha más gente, así que pueden hacer desarrollos paralelos, y tienen mucha más gente para solucionar un problema de la que nosotros tendríamos. Pero estamos acostumbrados a ello, siempre hemos tenido un nivel muy alto de eficiencia. De todos modos, en algún momento tendremos que dar el paso y desarrollar más nuestro equipo, hacia los estándares que hay hoy día. Tenemos un rol un poco exótico estando en Suiza, no somos como Ferrari. Tenemos que hacer ciertos cambios en la organización para dar ese paso adelante hacia lo que la Fórmula 1 es hoy día. Es un tipo diferente de desarrollo. Antes había más tests, y ya no tenemos eso de la misma forma, así que ahí es donde tenemos que adaptarnos. Estos últimos años no podíamos hacer todo esto, y tenemos que adaptar nuestras estructuras a ese nuevo camino".

    Fotos: Sauber

    Fuente: GP Update