¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

La presión de Ferrari, clave en los problemas de fiabilidad de Mercedes

La marca alemana reconoce que fue demasiado lejos en su intento de ganar rendimiento en su disputa con Ferrari.

Lewis Hamilton y Valtteri Bottas sufrieron una rotura cada uno en los Grandes Premios de Austria y Gran Bretaña, arrastrando una penalización de cinco plazas.

Mercedes ha disfrutado de tres temporadas plácidas en las que su dominio les permitía desarrollar el monoplaza con un pequeño margen de seguridad que evitara problemas inesperados.

Pero con la llegada del nuevo reglamento, Ferrari ha cogido impulso y se ha colocado a un nivel similar al de Mercedes, convirtiendo la disputa por el título en una cuestión de pequeños detalles que inclinan la balanza a favor de uno u otro en cada circuito.

Mercedes era consciente de ello y decidió dar un paso más en la velocidad de cambio de marchas de la caja de cambios, provocando con ello un problema de fiabilidad que le ha costado puntos y volver a desandar el camino recorrido.

El sistema seamless, cuestión de valentía

James Allison, Director Técnico de Mercedes, ha explicado en declaraciones a Autosport que el sistema seamless implica cierto grado de agresividad con los componentes de la caja de cambios. “Antiguamente, engranabas una marcha, luego la desengranabas y volvías a engranar la siguiente, perdiendo el impulso durante ese periodo de tiempo. Con el sistema seamless pasas de una marcha a otra inmediatamente, por lo que no pierdes impulso, pero sigue habiendo una pieza giratoria que debe ralentizarse para engranar la siguiente marcha”.

Sebastian Vettel es el actual líder del campeonato gracias a algunos errores de Mercedes.

El británico admite que la efectividad de la caja de cambios depende en cierto modo de la valentía con la que se afronte el engranaje de cada marcha para ganar milisegundos en cada operación. “El modo violento de hacerlo es dejar que se rasgue. Puedo decir esto porque no es algo que nadie haya pensado, es lo habitual en la F1. Simplemente es cuestión de cómo de atrevido seas con ello”.

El banco de pruebas no es suficiente

Mercedes, como todos los equipos, tiene un protocolo de validación que incluye pruebas reales en pista, pero el reglamento actual es muy restrictivo con los test y muchas de esas pruebas deben realizarse en los Grandes Premios. “Tenemos un proceso para validar cualquier nueva estrategia o diseño y ese proceso es actualmente muy cauto desde el punto de vista de la ingeniería. Intentamos probarlo en pista todo lo que podemos, pero las oportunidades de hacerlo sin riesgo son limitadas”.

Aunque los bancos de pruebas son muy fiables en la actualidad, nunca podrán recrear las mismas condiciones que en el circuito, por lo que siempre habrá margen para el error. “Tenemos dinamómetros en la factoría en los que podemos recrear la realidad bastante bien. Completamos nuestro proceso normal para probar una mayor agresividad con la puesta a punto de los cambios de marcha respecto a lo anteriormente utilizado”.

Las fuerzas G mueven el aceite en la caja de cambios de un modo distinto a lo que se puede simular en el dinamómetro

Allison reconoce que las simulaciones fueron óptimas, pero las elevadas fuerzas G que los monoplazas sufren con el nuevo reglamento, fueron la causa del fallo surgido en la caja de cambios. “Pero, a pesar de que todo parecía ir bien en nuestro proceso de validación, por desgracia este plan en particular no sobrevivió en la pista, donde las cosas son un poco distintas, donde las cargas de las fuerzas G mueven el aceite en la caja de cambios de un modo distinto a lo que se puede simular en el dinamómetro. Así que sobrepasamos el límite por un margen muy pequeño y pagamos el precio”.

En Bakú comenzó una serie de infortunios que han llevado a Mercedes a perder unos cuantos puntos.

Toto Wolff ‘culpa’ a Ferrari

El máximo responsable señala a la intensa rivalidad con Ferrari como la principal causa de los errores cometidos esta temporada, pues Mercedes se ve obligado a extraer rendimiento de cada elemento del coche. “Probablemente es mejor para el deporte y el espectáculo que Ferrari esté en la disputa, pero tenemos que apretar muy fuerte. Eso e intentar mantener una curva de desarrollo muy escarpada provoca inconvenientes”.

El reposacabezas de Hamilton en Bakú, la caja de cambios del piloto británico en Austria e idéntica situación para Bottas en Silverstone son algunos ejemplos de situaciones en las que Mercedes se ha visto penalizado por los errores provocados por esta intensa disputa. “Reposacabezas que se salen, cajas de cambio que se rompen porque intentas extraer hasta la última pizca de rendimiento que normalmente no tiene relevancia o no mucha, pero que suma”.

Toto Wolff cree que esa búsqueda de rendimiento hizo que el equipo cruzara la línea y el resultado fue la pérdida de puntos. “A veces te confías y es lo que nos ocurrió con la caja de cambios. Probablemente fuimos demasiado agresivos y cuando lo investigamos, nos dimos cuenta”.

Fotos: Mercedes AMG F1

Fuente: Autosport

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto