¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • AMC AMX/3: el deportivo de motor central americano que murió nada más nacer

AMC AMX/3: el deportivo de motor central americano que murió nada más nacer

14

El AMX/3 fue el intento de American Motors Corporation de fabricar un deportivo biplaza de motor central a la europea. Lamentablemente, poco después de ser presentado, AMC mataba el proyecto por su alto coste y precio final, quedando para el recuerdo las 6 primeras y únicas unidades fabricadas.

Desarrollado por Bizzarrini en Italia.

Considerado por muchos como un simple concept car, lo cierto es que el AMX/3 de American Motors Corporation (AMC) era un verdadero modelo de producción, al que la mala suerte convirtió en un otro proyecto abandonado. En esta ocasión, poco después de haber sido presentado.

Hasta que fue absorbida por Chrysler en 1987, comprando la participación mayoritaria que Renault poseía en la compañía, AMC era la cuarta corporación automovilística estadounidense, de menor tamaño que los 3 grandes de Detroit pero con un gran catálogo de marcas, entre las que destacaba sobremanera Jeep.

A finales de los años sesenta, una década antes de que la francesa Renault entrara en su accionariado, AMC decidía apostar fuertemente por los segmentos deportivos. Y aunque contaba con las versiones más potentes del Javelin, incluido el AMX, el único modelo biplaza del mercado con carrocería de metal, decidieron hacer lo que ningún otro gran fabricante norteamericano había hecho antes, desarrollar un deportivo de motor central a la europea, al estilo del entonces novedoso Lamborghini Miura.

Prototipo AMX/2.

El particular AMX cesaba su producción en 1970 y para sustituirlo, encontraron la inspiración en el prototipo de salón AMX/2 presentado en 1966, diseñado en Estados Unidos pero que había sido encargado al carrocero Vignale para su fabricación.

Este se basaba en parte en el bastidor del Javelin, siendo desarrollado por Bizzarrini, y empleando el V8 de 6.4 litros de la marca con una nueva transmisión de origen italiano instalada de manera transaxle. Contaba con llantas de magnesio Campagnolo y discos de freno ventilados en todas las ruedas. Una auténtica exquisitez técnica para la época.

La concepción del AMX/3 iba a ser más compleja, ya que tras la presentación del primer prototipo estático en el Salón de Chicago de 1970, se encargó a Bizzarrini el desarrollo del modelo. Este se encargaría de su fabricación en Italia y las pruebas en pista corrieron a cargo de BMW.

Solo 6 ejemplares vieron la luz, uno de ellos de manera clandestina.

AMC pretendía inicialmente fabricarlo en grandes cantidades, aunque luego fue reduciendo poco a poco el objetivo de producción a unos pocos ejemplares anuales. El pedido original a Bizzarrini era de solo 30 ejemplares, sin embargo, tras fabricar 5 unidades AMC anulaba el proyecto.

Los motivos eran los costos finales del modelo, que provocaban un valor de mercado superior al de sus rivales, debido a la entrada en vigor de la nueva legislación que obligaba a los fabricantes estadounidenses a instalar unos paragolpes flexibles capaces de soportar golpes a poca velocidad, entre otros elementos.

Motivo por el cual muchos modelos cuentan con esos antiestéticos elementos plásticos negros y que el AMX/3 no llegara a buen puerto, puesto que ante la llegada de la nueva normativa, no solo aumentaba el coste productivo, además había que rediseñar el afilado frontal del modelo.

Las pruebas del AMX/3 las desarrolló BMW.

Además, solo un día después de ser presentado, De Tomaso desvelaba el Pantera con motor Ford, un modelo increíblemente muy similar al AMX/3, no solo en lo estético, y que resultaba más considerablemente más económico que el AMC.

Cuando se anuló el pedido, AMC solicitó a Bizzarrini que se destruyeran los vehículos fabricados. Solo cinco se habían completado y un nuevo lote de cinco iba a ser preparado cuando llegó la orden de anulación. Sin embargo, Bizzarrini no solo no los destruyó, sino que uno de sus socios fabricó un sexto ejemplar a partir de los 5 bastidores restantes.

Oficialmente solo se fabricaron esos 6 ejemplares, aunque la falta de documentación al respecto ha provocado que algunos especialistas apunten a la existencia de varios ejemplares más, lo cual no sería de extrañar, aunque como hemos apuntado, oficialmente, solo se conoce la existencia de 6 ejemplares.

Diseñado para alcanzar los 250 km/h, en sus pruebas demostró que podía alcanzar más de 270 km/h.

El ejemplar de color naranja oscuro que encabeza este artículo es una unidad muy especial del lote, puesto que fue la empleada para su desarrollo en pista.

Tarea que se llevó a cabo en la pista de Monza y donde el AMX/3 obtuvo unos resultados espectaculares. Inicialmente se esperaba que el modelo fuera capaz de alcanzar las 160 mph, 257 km/h, pero el afilado deportivo mostró que era aún más rápido de lo esperado, logrando alcanzar los 273 km/h, lo que son 10 mph más que la velocidad planeada.

Actualmente, las seis unidades del AMX/3 existen y se encuentran localizadas. La empleada en las pruebas de velocidad en Monza ha sido recientemente restaurada y será puesta a la venta por Gooding and Company en los eventos de Scottsdale, en enero de 2017. Donde le estiman un valor máximo de 1.3 millones de dólares. Este verano, este ejemplar lograba el Best of the Show en la categoría relacionada con Bizzarrini en el Pebble Beach Concours d´Elegance 2016.

Noticias relacionadas

AMC AMX/3: el deportivo de motor central americano que murió nada más nacer
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto