¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    GuíaAprende más sobre cabrios con Motor.es

    8

    Vamos a repasar algunos tipos de coches descapotables, ciertos modelos y pondremos en una balanza los argumentos a favor del techo rígido y del techo de lona. Antes de entrar en materia es mejor aprender a distinguir un roadster y un cabrio o un coupé-cabrio. También existen modelos peculiares como el Citroén DS 3 Cabrio.

    Puede gustarte un coche deportivo, o un todoterreno. Puedes buscar el mínimo consumo con un coche ecológico o mirar al futuro a través de alternativas híbridas o eléctricas. Te guste lo que te guste, siempre hay un estilo de coche que hace girar el cuello, y ese es un descapotable. Sea por los valores que transmite o simplemente por el propio placer de conducir, es seductor y con personalidad propia que en ocasiones todos envidiamos.

    BMW Z4 durante el proceso de descapotado

    Si tienes la suerte de estar en un momento en el que el sueño puede convertirse en realidad, te vamos a ayudar a través de una pequeña guía a no equivocarte en tu decisión de compra. Vamos poco a poco.

    Lo primero que tenemos que tener claro es qué esperamos de un coche descapotable. Evidentemente la practicidad no es su mejor baza pero sí el disfrute personal, donde reside un gran porcentaje del motivo de compra. En el mercado existen muchos tipos de coches donde podremos contemplar el cielo y las diferencias, aunque aparentemente no son muchas, en realidad son más abultadas de lo que uno piensa.

    Mazda MX-5. Pura pasión en formato sencillo

    Un coche de tipo roadster, por ejemplo, se caracteriza por ser biplaza. De todos los descapotables nos atrevemos a afirmar que es el tipo más divertido de conducir, pero a su vez guarda unas proporciones contenidas y espacios de carga realmente limitados. La buena noticia es que existen ofertas en el mercado para todo tipo de clientes y de muchos precios. Además, los podemos encontrar con techo de lona o techo rígido, apartado que discutiremos en profundidad más adelante.

    El Mazda MX-5 es uno de los roadsters con mejor calidad/precio

    Algunos ejemplos, y empezando por uno de los más asequibles pero de mejor relación diversión/precio es el Mazda MX-5. Por ejemplo en este coche cuyo peso apenas supera los 1.000 kilos, se puede escoger con techo rígido o techo de lona.

    Subiendo de categoría, podemos encontrar por ejemplo el BMW Z4, un roadster realmente querido que actualmente solo se oferta con techo rígido que en su anterior generación tuvo también opción de lona. Actualmente, uno de los coches más bellos del mundo puede presumir de entrar en esta categoría, y es el Jaguar F-Type cuyo precio, según versiones puede superar los 100.000 euros. Con los roadster podrás encontrar otra particularidad y son los parabrisas de baja altura para tener mayor sensación de ir ‘al aire libre’.

    Audi A5 Cabrio. Más plazas, mismo estilo

    Otro tipo de coches son los cabrios. Originalmente la palabra ‘cabrio’ provenía de un tipo de carruaje tirado por caballos y su arquitectura obligaba a los pasajeros a realizar una maniobra o ‘cabriola’ para entrar. Por supuesto, también eran a cielo descubierto o parcialmente cerrado. Volviendo a la actualidad, el coche cabrio puede tener identidad propia o heredar una carrocería coupé de la misma casa.

    El Volkswagen EOS entraría en el primer ejemplo y un BMW Serie 1 Cabrio en el segundo. En muchas ocasiones su techo es de lona y en el caso de tener un techo rígido podríamos denominarlos coupé-cabrio. Por ello, por ejemplo Peugeot utiliza el distintivo CC para sus modelos de estas características. Por norma general responden a una demanda de espacio a costa de un poco de diversión al volante frente al roadster y encontramos 4 plazas, aunque las traseras suelen ser muy justas.

    Además, incluso con el techo abierto, el maletero suele ser más permisivo que en el caso de un biplaza. Suelen estar orientados a disfrutar de una conducción más relajada y por la ausencia de un pilar central, las puertas están reforzadas añadiendo un peso considerable al vehículo (amen de los mecanismos eléctricos de la capota y otros elementos). Por ello la dinámica suele ser peor que en la versión coupé, si existe. Otros ejemplos de coches derivados de carrocerías coupé e incluso compactas son el Volkswagen Golf Cabrio, Audi A3 Cabrio, BMW Serie 4 Cabrio, Porsche 911 Cabrio en incluso el súper deportivo Mercedes SLS Cabrio.

    Opel Cabrio. Agresivo y con techo de lona en contraste

    Hay más tipos de coches con los que poder ver las estrellas en vivo y en directo algo más particulares. Un ejemplo es el Fiat 500C, donde una lona que actúa como techo se desliza y se pliega sobre sí misma. No afecta a los elementos estructurales principales del coche y por tanto es un descapotable bastante efectivo.

    Dependiendo de modelos es posible incluso realizar la acción de capotado y descapotado a velocidades más elevadas que en cualquier otro descapotable. Además, al pertenecer a segmentos pequeños, su precio suele ser asequible. Otro ejemplo es el Citroën DS 3 Cabrio. Ejemplos particulares también son los AT o todoterrenos con versiones cabrio.

    Es fácil ver en el pilar B una estructura que sirve de protección antivuelco en este tipo de coches, que suelen tener buenas aptitudes off-road, como por ejemplo el Mercedes Clase G o el antiguo Suzuki Vitara. Con los SUV a la orden del día, ¿sería descabellado ver en un futuro próximo, por ejemplo, un Range Rover Evoque Cabrio?

    Así es un Porsche 911 Targa

    Un último tipo que merece la pena destacar y que Porsche es famoso por tener una carrocería tan peculiar en el 911 es la tipo Targa. Básicamente este tipo de descapotables pierden el 'cuadrado' del techo, pero mantienen una silueta 'casi' coupé. Probablemente sea lo más próximo a la versión compacta con un techo solar de grandísimas dimensiones.

    Así es la arquitectura cabrio del Abarth 500

    La eterna duda. ¿Techo de lona o metálico?

    Posiblemente es una de las preguntas más frecuentes a la hora de escoger un coche u otro. La buena noticia es que muchas personas ya están decididas y no suelen plantearse el tipo contrario al que defienden. Sus argumentos suelen repetirse con frecuencia en las conversaciones, así que no es raro escuchar a los fieles de la capota rígida que:

    · El techo duro invita menos al vandalismo

    · Cuando el coche está completamente cerrado tiene una estética de coupé

    · Es más silencioso y por tanto más permisivo ante viajes de larga duración

    · Envejece mejor

    Sin embargo los argumentos del techo de lona suelen ser:

    · Es más auténtico y purista y el peso es menor que el del techo rígido

    · A día de hoy las lonas han mejorado mucho a nivel de grosor y material

    · En muchos modelos puedes escoger color para la lona que contrasta con la carrocería

    · La lona es una medida de protección para las ‘escasas’ ocasiones en las que el coche estará completamente cerrado

    · El techo duro tiene una complejidad mecánica mayor y puede condicionar el reparto de espacios del coche

    · Con el techo duro encontramos parabrisas alargados que limitan la sensación de descapotable

    Lo cierto es que ambos tienen razón y por tanto, la elección suele ser muy personal. Por ello, existen ciertos coches que se ofrecen con los dos tipos de acabado, aunque en la mayoría no hay posibilidad de escoger. Por ejemplo, el roadster por excelencia, el Mazda MX-5 se oferta con los dos tipos de techo y es probable que sea uno de esos coches donde escojas el que escojas, no te vas a equivocar.

    ¿Te hemos ayudado a decidir? Aquí tienes 5 coches con los que acertarás sin duda

    El primero es uno de los favoritos de la redacción. El Mazda MX-5. Su bajo peso, su tracción trasera y un gran mercado de ocasión a un precio más que asequible, le convierte en uno de nuestras recomendaciones principales. Es, probablemente el coche de mayor diversión por euro de todo el mercado. Se puede escoger con techo de lona y con techo rígido y con dos propulsores. Un 1.8 de 126CV y un 2.0 de 160CV. Otro detalle que debes saber es que en septiembre se presenta su nueva generación.

    Mazda MX-5. Seducción innegable

    MINI tiene una de las apuestas más 'chic' del mercado. Sigue fiel al diseño original pero tiene una capota de lona y 4 asientos que le permiten disfrutar al aire libre. Su capota se pliega sobre la parte trasera y el maletero tiene una apertura hacia abajo para no interrumpirse con el juego de la capota... y sí, en el catálogo figura una versión vitaminada John Cooper Works con 211 CV.

    Sigue siendo igual de atractivo que el MINI original

    Por poco más de 20.000 euros incluyendo plan PIVE, podemos encontrar una apuesta francesa de éxito: el Renault Megane Coupé-Cabrio. Con oferta de 110 CV y 130 CV es capaz de satisfacer las exigencias del día a día y ofrecer placer al volante de vez en cuando gracias a su techo retráctil. Es una compra lógica, sin un desembolso exagerado y experiencia a las espaldas porque no es la primera vez que vemos este coche entre los catálogos. Otro gran acierto calidad/precio.

    Recientemente se ha puesto al día estética y tecnológicamente

    El BMW Z4 es un roadster deseado por todos y se ha ido actualizando en los últimos años para ser tan querido como el primer día. No se oferta con motores diésel ni tracción total xDrive; es puro placer de conducir. BMW tiene una larga tradición en cuanto a la familia Z y el actual se distingue por una posición de conducción prácticamente sobre el eje trasero y un morro muy largo. El motor de acceso tiene 156CV mientras que el techo de gama tiene 340CV en un propulsor de 6 cilindros.

    El BMW Z4 tiene un frontal muy largo. Parte de su encanto

    Jaguar F-Type es un nombre que se repetirá a lo largo de los años por ser uno de los roadsters de lujo con un diseño sencillo, elegante y probablemente uno de los más bellos del mundo. Destaca por su calidad interior también, y por su gama de propulsores que parte de 340CV y llega hasta un poderoso motor V8 de 495 CV. Otro punto a favor es su espectacular sonido que puede aumentarse mediante electrónica a través de un simple pulsador.

    Son solo 5 pinceladas dentro de un mercado rico en ofertas. ¿Cuál es la tuya? Próximamente, os ofreceremos consejos de conducción con cabrios. ¡Os esperamos!

    Aprende más sobre cabrios con Motor.es