¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Avería en la batería del coche: ¿por qué ocurre y cómo detectarlo?

    La batería de un coche necesita un buen uso para alargar su vida útil.Pixabay

    La batería se encarga de suministrar energía eléctrica al vehículo, por lo que una avería en la misma hace imposible el uso del mismo. Esto nos obliga a realizar un correcto mantenimiento y hace aconsejable conocer las causas de su deterioro.

    La batería suministra electricidad a todos los elementos de un vehículo, pero su función principal es dotar al motor de arranque de energía, para que este inicie el movimiento del cigüeñal y se ponga en marcha el proceso de combustión que permitirá al mismo operar por sí mismo.

    Pero, además de eso, la batería sirve de apoyo al alternador y genera electricidad para elementos secundarios como los accesorios de ventilación, los sistema multimedia o los elementos de seguridad, entre muchos otros. Está claro, por tanto, que el buen funcionamiento de la misma es vital para un uso adecuado del vehículo, máxime teniendo en cuenta que la vida útil de una batería es limitada y no suele superar los cinco años.

    Las baterías suelen tener una duración media de cuatro años

    Así que, o bien esperamos a que muera y nos quedamos tirados, o anticipamos ese momento a través de un control de su estado y los síntomas que pueden darnos pistas sobre todo ello.

    Cómo funciona una batería

    La clave del funcionamiento de la batería reside en un proceso químico mediante el cual se crea energía eléctrica. Para que eso sea posible, son necesarios los siguientes elementos:

    • Acumulador: contiene varias placas, generalmente cinco negativas y cuatro positivas que están unidas mediante un puente.
    • Compartimento: incluye en su interior una solución electrolítica compuesta por agua destilada y ácido sulfúrico.

    La combinación de esta solución y las placas (generalmente de plomo) propicia la reacción que, a su vez, genera corriente eléctrica. Al administrar electricidad a la batería, el proceso se invierte, permitiendo que el sulfato vuelva desde las placas a la solución electrolítica y recargue la batería.

    Como la máxima tensión que puede administrar este proceso es de 2,2V, se unen varios en serie para aumentar el tamaño de las placas, lo que permite obtener baterías de 6, 12, 18 y hasta 24V. Cuando hablamos de la capacidad de una batería, la expresamos en amperios/hora (Ah), es decir, la intensidad de corriente que es capaz de soportar sin ser recargada en una hora de uso.

    Cuánto dura una batería

    Como hemos avanzado anteriormente, las baterías suelen tener una duración media de cuatro años, aunque ello depende mucho del uso que le demos y de las condiciones de dicho uso.

    Además, los motores actuales, generalmente dotados de Start & Stop, tienen a reducir la duración de la batería, ya que se realizan muchos más procesos de arranque. así como mantenimiento de sistemas multimedia o ventilación con el motor parado.

    Síntomas de avería

    Aunque no siempre es fácil detectar prematuramente una avería en la batería, existen algunos métodos que nos pueden indicar que más pronto que tarde se producirá un problema.

    Uno de ellos es el funcionamiento irregular del sistema de climatización, que al recibir de manera errática la electricidad de la batería, podría no funcionar adecuadamente o incluso sufrir cortes repentinos. También puede ocurrir que notemos que, al arrancar, el coche tarda un poco más de lo habitual en hacerlo, le cuesta más esfuerzo o incluso se producen sonidos extraños.

    Los inviernos duros son muy perjudiciales para las baterías.

    El limpiaparabrisas también recibe energía de la batería, por lo que comprobar que la velocidad, la frecuencia y, en general, su funcionamiento no es el habitual, nos dará una pista bastante fiable de que existe un problema en la batería. Nos referimos a anomalías como acelerones, ralentizaciones, parones o comportamientos extraños similares.

    Finalmente, echar un vistazo nunca está de más, porque si vemos corrosión, óxido o daños visibles, a buen seguro no ayudará al buen funcionamiento de la batería.

    Causas de avería en la batería

    Unas líneas más arriba hemos comentado que la duración de la batería depende en gran medida del uso que demos del vehículo y de las circunstancias de dicho uso.

    Y es que son varias las que determinarán de manera notable lo mucho o poco que nos dure.

    • Temperaturas extremas: todo lo que supongan climas extremos serán perjudiciales para nuestra batería, especialmente si hablamos de frío.
    • Alternador estropeado: cuando esto sucede, puede ocurrir que sea necesario sustituir la batería también, especialmente si se descarga por completo.
    • Uso intensivo: algo que actualmente es muy habitual en los vehículos dotados de «Start & Stop» es el incremento de operaciones de arranque. Igualmente, cuando se realizan muchos trayectos cortos, la batería debe hacer frente a un mayor esfuerzo y acaba reduciéndose su duración.
    • Largos periodos sin uso: cuando sepamos que vamos a tener un coche parado durante mucho tiempo, debemos desconectar la batería para minimizar la descarga de la batería y, con ello, su deterioro irreversible.

    Fotos: Pixabay