¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Avería en la bomba de gasoil: cómo detectarla y qué hacer

    Puedes saber qué está ocurriéndole al coche según lo que notes en el uso.

    Una avería en la bomba de gasoil puede impedir el arranque, hacer que el ralentí sea irregular o provocar que el motor llegue a pararse incluso cuando estamos circulando. Pero hay forma de detectar e interpretar estas averías antes de acudir al taller.

    El sistema de inyección, concretamente la bomba de inyección de combustible, que en coches diésel conocemos como 'bomba de gasoil', se encarga de elevar la presión del combustible para que llegue al motor. Sin esta pieza de alimentación, el carburante no podría llegar desde el depósito hasta el motor y, por tanto, ni arrancaría el vehículo ni podría funcionar con normalidad. Por eso, una avería en la bomba de gasoil es importante.

    Los fallos o las averías en la bomba de gasoil pueden tener varios orígenes y pueden ser notables, para el conductor, de distintos modos. En función de lo que notemos podremos 'adivinar' cuál es exactamente la avería en la bomba de gasoil; no obstante, este tipo de problemas tienen que ser siempre revisados por especialistas. Hay que acudir al taller para conocer realmente qué está pasando en nuestro coche.

    La bomba de combustible es imprescindible para alimentar el motor.

    Avería en la bomba de gasoil: así la puedes detectar e identificar

    Si notas que hay problemas que impiden arrancar al vehículo, o que el motor se estanca, es posible que se esté perdiendo presión -de combustible- por la entrada de aire en las líneas de combustible. Este tipo de avería se resuelve purgando el sistema de combustible de aire y comprobando que existan, o no, fugas en estas líneas. En algunos casos, no obstante, hay que reemplazar las líneas para acabar con el problema.

    También podemos notar en nuestro coche que al motor le cuesta mantenerse en marcha; esto ocurre, en ocasiones, cuando hay algún tipo de obstrucción en el filtro de combustible. Al existir esta obstrucción, la bomba de gasoil no es capaz de disponer del combustible necesario para mantener el normal funcionamiento de nuestro motor diésel. Por eso, el filtro de combustible se debe limpiar de forma regular y tiene que ser sustituido según las recomendaciones de mantenimiento del fabricante, disponibles en el libro de mantenimiento.

    Otro problema que podemos detectar en nuestro vehículo es la obstrucción de inyectores, y lo detectaremos por la pérdida de potencia del vehículo o la inestabilidad del ralentí, entre otros problemas parecidos. No debería ocurrir si llevamos a cabo un correcto mantenimiento a nivel de mecánica, pero estas obstrucciones de las boquillas tienen su origen en la acumulación de sedimentos de combustible.