¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarSébastien Bourdais espanta sus fantasmas en Phoenix con la pole

    El piloto de Coyne logró su primera pole en óvalo desde 2006, frenando además un doblete de Penske.

    Primera línea francesa completada por Simon Pagenaud, que superó a Will Power y Alexander Rossi.

    Descalabro de Scott Dixon y Marco Andretti; notable debut en top 10 de Pietro Fittipaldi.

    Allá por mayo de 2017, un sólido muro frenó de cuajo las aspiraciones de Sébastien Bourdais para la pole de las 500 millas de Indianápolis y para una prometedora temporada de IndyCar. 11 meses después, el veterano piloto francés volvía a encontrarse en una situación similar: clasificando en óvalo, y siendo candidato a todo. Al volver a boxes, Bourdais temblaba de arriba abajo. Muchos en su lugar habrían sido incapaces de llevar a cabo la tarea. De hecho, muchos habrían sido incapaces de volver a ser competitivos. 11 meses después, Bourdais ha empezado a cobrarse esa deuda con el destino. No es Indianápolis, pero es un comienzo.

    El piloto francés logró este viernes la pole para el Gran Premio de Phoenix, la segunda ronda de la temporada de la IndyCar, al trazar dos vueltas en el pequeño óvalo de una milla (1.609 kilómetros) en 39.028 segundos, a una velocidad promedio de 188.539 millas por hora. (303.359 kílometros por hora). Estrenando un nuevo orden de clasificación en óvalo, Bourdais fue el último piloto en salir a marcar tiempo, en su condición de líder del campeonato otorgada por su victoria en St. Petersburg, y respondió con dos vueltas muy regulares y veloces con las que batió la media de 188.148 mph que registró su compatriota Simon Pagenaud.

    Con ello, Bourdais logró la 34ª pole position de su carrera en la IndyCar, la primera desde la obtenida en Mid-Ohio en 2014 y la segunda de la historia de Dale Coyne Racing, que hasta ahora sólo lo había hecho en Detroit 2013 con Mike Conway. Además, ésta supone la cuarta pole de Bourdais en óvalos, y la primera desde su paso por la Champ Car, una era de la que heredó un cierto desdén por esta especialidad debido a la poca cantidad de óvalos que había en su calendario. Entre 2003 y 2007 solo disputó ocho carreras en óvalo (una de ellas la Indy 500 de 2005, parte del calendario de la IndyCar), logrando la pole en tres de ellas, la última en Milwaukee en 2006.

    En su regreso a la ya unificada IndyCar en 2011, Bourdais se abstuvo de rodar en óvalos hasta 2013, y la mayor competitividad, sumada a pilotar para equipos de poco nivel, no le ayudó a coger el punto al terreno. Su extraordinaria victoria en Milwaukee 2015 demostró que sabía ganar 'girando en círculos', y en Phoenix ha demostrado también saber calificar. Sólo él pudo evitar que Penske, que no goza del dominio aplastante en óvalo corto de la era de los aerokits, monopolizara la primera línea al batir, además de a Pagenaud, a un eficaz Will Power que rozó las 187 millas por hora. Algo más discreto estuvo el vigente campeón Josef Newgarden, que sólo pudo ser séptimo.

    En el equipo Andretti, la clasificación fue un 'ensayo y error' absoluto. Mientras Marco Andretti se quedaba en 20º lugar con problemas en el suelo del coche, y Zach Veach cerraba la parrilla tras un error en la curva 1, Alexander Rossi se quedó a solo seis milésimas de batir a Power por la tercera posición, y Ryan Hunter-Reay clasificó en un decente octavo lugar. La tercera línea queda monopolizada por el 'Team Canada' de Schmidt. Robert Wickens pecó de un ligero conservadurismo en su primera vuelta que le costó la quinta posición con su compañero James Hinchcliffe, pero su sexto lugar le sitúa solo dos puestos por detrás de Rossi, el otro gran protagonista de St. Petersburg, tanto por rendimiento como por el incidente final.

    Equipos con grandes expectativas esta temporada como Ganassi y Rahal han tenido un inicio de temporada algo extraño, que ha quedado reflejado en esta clasificación. Un desastroso setup hundió a Scott Dixon hasta la 17ª posición en parrilla, pero a su compañero Ed Jones no le fue mucho mejor, terminando undécimo. Con todo, clasificó justo por delante de Graham Rahal y Takuma Sato, que terminaron uno detrás de otro pese a estar separados por 1 mph. El top 10, por tanto, quedó completado por dos pilotos brasileños: el veterano Tony Kanaan, siempre una garantía en óvalos, y otro debutante, Pietro Fittipaldi, valiéndose del buen rendimiento de Coyne.

    Algo más atrás, Kyle Kaiser fue el gran vencedor entre los coches de equipos modestos. El piloto estadounidense, que debuta en la categoría en la que será la primera de las cuatro carreras que el premio por ganar la Indy Lights le proporciona, ha aprovechado al máximo las lecciones de su nuevo 'driver coach', Hélio Castroneves, para clasificar en una óptima 14ª posición. Su situación contrastaba con la del equipo Carpenter, que no pasó del 15º lugar de Spencer Pigot, o la de Carlin, cuyos pilotos no lograron alcanzar las 180 mph de promedio. El renovado coche se ha mostrado mucho más complicado de entender y pilotar, y debería deparar un escenario interesante en la carrera que se disputará a partir de las 03:40 (hora española, del sábado al domingo). Movistar no emitirá la carrera en directo, ofreciendo el primer pase en diferido el domingo a las 14:30 a través de Movistar Deportes 2.

    RESULTADOS: Libres 1 / Libres post-qualy

    Clasificación del Gran Premio de Phoenix

    Fotos: IndyCar Media

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto