¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El especialista Brembo apuesta por colores y frenos by Wire

    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    Para celebrar los 25 años desde la fabricación de la primera pinza de color, Brembo presenta una gama de colores para su nueva gama de pinzas, además de mostrar los avances en frenos by wire para los modelos equipados con conducción autónoma.

    Pinzas de freno de Brembo en diferentes colores según la concepción del modelo que las monte

    Las pinzas de freno de Brembo son características por su color, enfocadas a un tipo de modelo determinado y una referencia de grandes deportivos que las montan por ofrecer calidad y seguridad. Reconocibles inmediatamente, forman parte de la identidad del modelo desde 1992, cuando Brembo comenzó a fabricar las primeras pinzas de color rojo.

    Al mismo tiempo aceptó un reto, el de combinar dos colores para ampliar la oferta con nuevas opciones, teniendo en cuenta que éstos se dividen en primarios y secundarios, análogos y complementarios, o dependiendo de su luminosidad y saturación. Si las de color rojo representan unas muy altas prestaciones de un modelo de coche en concreto, un tono dorado es característico de frenos carbono-cerámicos, mientras que los azules ultramar son equiparables a unas altas prestaciones intermedias, como las que estrenarán los nuevos Toyota Supra y BMW Z4.

    Gracias a la combinación de los diferentes tonos, Brembo hoy cuenta con más de un centenar de opciones para los fabricantes. Es el caso de las pinzas de color amarillo fluorescente que se equipan en el sistema de frenos de los híbridos de Porsche, detalles que los clientes agradecen y especialmente cuando se montan llantas con radios más abiertos que las dejan ver casi en su totalidad.

    Detalle del sistema BbW de Brembo para coches autónomos, aún en fase de desarrollo

    Aprovechando el Salón de Frankfurt, Brembo ha llevado una reproducción 3D de un coche equipado con un sistema de frenos BbW (Brake by Wire), sin conexión mecánica, en los que se ha conseguido una respuesta de tiempo de bloqueo de hasta 100 milésimas de segundo, entre tres y cinco veces más rápidos que un sistema actual.

    Esta es, precisamente, una de las claves de este sistema sin conexión mecánica para ofrecer un mayor tiempo de respuesta en la función de frenado de la conducción autónoma y que el fabricante de frenos trata de poder incluir en los sistemas de ayuda a la conducción que se están desarrollando actualmente por los fabricantes, como la sensibilidad del freno variable y regulable por el conductor y el freno de estacionamiento integrado con la pinza trasera.

    El sistema Brake by Wire no solo destaca por ser un sistema más potente, sino que también contribuye a elevar la eficiencia del modelo que lo equipe, ya que disminuye las emisiones de CO2 gracias al freno regenerativo, con un nulo par de arrastre, ya que el sistema funciona bajo demanda.