¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Reaparece el Bugatti EB110 cazarrécords alimentado por gas metano

    Bugatti EB110 #GT39049EB110 Registry

    Uno de los ejemplares más destacados y conocidos de la corta producción del Bugatti EB110 y que llevaba varios años desaparecido ha vuelto a ser localizado en Estados Unidos. Este fue el ejemplar que logró en 1994 un récord de velocidad empleando un sistema experimental de alimentación de carburante que combinaba gas metano con gasolina.

    La historia de Bugatti Automobili a inicios de la década de los noventa es toda una fuente de anécdotas, sobre todo relacionadas con los momentos posteriores a su repentina e inesperada quiebra, lo que truncó numerosos planes de la noche a la mañana y dejó a muchos clientes y modelos son el debido soporte técnico y por tanto, huérfanos nada mas nacer. Y aunque no pocos aficionados han tratado de realizar un seguimiento de la historia y documentar el devenir de la marca y sus modelos desde entonces, incluyendo un registro formal de todos los ejemplares fabricados, aún podemos encontrar un buen número de unidades que siguen desaparecidas.

    Una de las más interesantes y curiosamente más desconocidas era el Bugatti EB110 #GT39049, un ejemplar que fue empleado por la marca como vehículo de prensa en numerosos reportajes y pruebas y que además logró batir el récord de velocidad para vehículos de producción de propulsión alternativa con un sistema de alimentación de doble combustible experimental, tecnología que además había sido desarrollada por la propia marca.

    El Bugatti EB110 #GT049 durante unos tests en Italia.

    Este ejemplar fue fabricado a finales de 1993 y su primera misión fue la de coche de prensa. Como tal fue protagonista de numerosas portadas y reportajes en Europa. Aunque contaba con la configuración habitual de la versión básica del modelo, con la carrocería azul, llantas estilo Royale, piel en doble tono gris y paneles de madera, la combinación con la que había sido presentado el EB110 en 1991, esta unidad disponía de una inexplicable rareza, un panel trasero distinto en el que se incluía el emblema de Bugatti y se modificaban las aberturas horizontales para dejarle espacio. Un elemento que solo fue aplicado a este ejemplar y que nunca más fue implementado en ninguna otra unidad en la cadena de montaje, aunque muchos clientes y especialistas adoptaron este diseño a posteriori en otros ejemplares.

    Tras ejercer como vehículo de demostración, el EB110 #GT049 pasó al programa experimental de Bugatti, donde fue usado para desarrollar la variante US-specs del deportivo. Por ello y pensando en las normas de emisiones más estrictas de California, Bugatti empleó esta unidad para poner a prueba un sistema de alimentación de doble carburante que había sido desarrollado por una pequeña empresa que también era propiedad de la marca, Bugatti Electronics, y que estaba dirigida por el hijo del creador de esta tecnología. Este sistema recibía el nombre Ecogaz 2000 y contaba con la colaboración de varias empresas energéticas italianas como parte del programa Greengas, vocablo que pronto fue el apodo de este prototipo.

    La intención de la compañía era doble, por un lado desarrollar un sistema compatible con cualquier otro vehículo y por otro crear una versión del Bugatti EB110 que fuera capaz de reducir su consumo y emisiones con el fin de atraer más clientes en mercados preocupados por la contaminación como California. La manera más rápida que encontraron para captar atención mediática para el proyecto fue precisamente crear este prototipo y tratar de batir un récord de velocidad.

    Esta unidad contó con un panel trasero específica.

    El sistema se basaba en inyectar metano en la mezcla de gasolina y aire, por lo que el vehículo contaba con la configuración habitual más los nuevos elementos del sistema de gas. Para ello, el prototipo recibió numerosas modificaciones, pues además del sistema de alimentación en sí, sus conductos y la electrónica que lo gestionaba, se eliminó gran parte del habitáculo para instalar el enorme depósito de metano y un asiento de competición con arneses para mayor seguridad.

    Récord

    La prueba se realizó el 3 de julio de 1994 en el circuito de Nardo con Loris Bicocchi, el piloto de pruebas de la marca, y el objetivo no era otro que mejorar el récord previo establecido anteriormente por el Bugatti EB110 en su versión GT. El equipo lo consiguió ese mismo día, alcanzando una velocidad máxima de 344.7 km/h en la pista italiana.

    Tras ello, el vehículo fue expuesto junto a los otros ejemplares cazarrécords de la marca e incluso llegó a protagonizar una prueba de Road&Track en la que el Bugatti EB110 Greengas era comparado con un Ferrari 456 GT, un Jaguar XJ220 y un Porsche 911 RUF BTR para comprobar qué modelo era más rápido. Reportaje al que pertenece la imagen superior y en el que el Bugatti se impuso en la mayoría de las pruebas.

    Reportaje de Road&Track de la época.

    En 1995 fue modificado de nuevo y recuperó el interior completo original, además de sus llantas Royale, pero mantuvo muchos de sus elementos de sistema experimental de alimentación, incluyendo los adhesivos que distinguían al prototipo. Inicialmente fue vendido en Italia, pero según EB110 Registry, poco después fue trasladado a Estados Unidos, donde se cree que estuvo varios años expuesto en el museo «The Museum of Bus Transportation» de Pensilvania. Aunque tras esos vagos informes se le perdió la pista durante años. Ahora, según fuentes de este mismo registro, el modelo está a punto de ser anunciado por un museo de Pensilvania, probablemente el mismo donde estuvo expuesto.

    Por lo que el ejemplar #GT049 volverá a la luz, lo que nos permitirá disponer por primera vez de imágenes en alta resolución de este modelo, pues todas las fotografías que existen de este ejemplar tienen cerca de 20 años y son muy borrosas o de pequeño tamaño.

    Fuente: EB110 Registry