¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El primer Buick GNX destinado al público sale a subasta

    7

    Barrett-Jackson sacará a subasta el próximo mes de enero una pieza muy especial, el primer chasis de los 547 Buick GNX fabricados que fue destinado al mercado.

    Conservado desde entonces, este GNX cuenta con el número de serie #003 y sale a la venta sin reserva.

    Buick GNX #003, el primer GNX vendido al público.

    Si hace cerca de un año os contamos la historia del último Buick GNX fabricado, hoy os mostramos el primer ejemplar del modelo que fue vendido, el primer número de bastidor que llegó a manos privadas, el Buick GNX con el número de bastidor 003.

    El GNX fue uno de los modelos más raros, inesperados y llamativos del mercado estadounidense. Una de esas obras con las que sueñan casi todos los diseñadores e ingenieros pero que raramente llegan a ver la luz del día. En el caso del GNX lo es aún más, pues Buick no es precisamente una marca con una gran herencia deportiva.

    Dentro de la estructura de General Motors esta se posiciona como una marca burguesa, dedicada casi por exclusiva a comercializar vehículos de corte racional y generalista, con una cierta inclinación por el lujo y el confort, pero sin llegar a la altura de Cadillac. Por lo que lanzar un modelo de corte deportivo, y muy radical además, capaz de superar al propio Corvette, era simple y llanamente fantasía para los aficionados y los concesionarios de la marca en aquel momento (al igual que a día de hoy).

    Muy bien preservado y con muy pocos kilómetros.

    Los modelos deportivos tradicionalmente han sido algo exclusivo de otras marcas del grupo, como Chevrolet o Pontiac, por lo que Buick rompió todos los esquemas y normas cuando desveló el GNX en la década de los ochenta, incluso las normas más antiguas dentro de GM, como no sobrepasar al techo de potencia y deportividad del grupo, el Chevrolet Corvette.

    Buick desarrollaba esta especial edición limitada a modo de despedida del Grand National, la denominación con la que se comercializaba el Regal en su variante coupé de dos puertas durante su segunda generación. Este desaparecería en 1988, por lo que un año antes Buick soltó la bomba, el inesperado GNX sobrealimentado.

    Nacido como edición limitada de despedida, superó ampliamente a los Corvette y Camaro de la época.

    El Buick GNX nacía en 1987 tras un desarrollo realizado en colaboración con ASC y McLaren Performance Technologies (la antigua división USA del equipo fundado por Bruce McLaren y ya entonces no relacionada con la estructura de Woking).

    Muy pocos kilómetros y buen estado general.

    Inicialmente salían de la factoría de Buick como un Buick Grand National más, pero estos luego eran enviados a McLaren en Michigan, donde además de revisar suspensiones y equipo de frenos, se retocaba el V6 de 3.8 litros con un nuevo turbocompresor Garrett con intercooler. El resultado era una potencia de 304 CV (300 hp) y 569 Nm de par máximo, aunque Buick, por algún motivo, solo llegó a homologar 276 hp y 488 Nm de par.

    A modo comparativo, el Corvette en ese momento se encontraba en su cuarta generación y contaba con el V8 L98 de 245 hp (248 CV) como opción más potente, claramente inferior a la oferta del Buick GNX, lo que provocaba que el GNX fuera más rápido en aceleración. Esto no había sucedido en GM hasta ese momento e incluso hoy día sería algo impensable. El Corvette tuvo que esperar unos cuantos años más, ya en la década de los noventa, para superar los 300 hp y en cuanto al Camaro de la época, no había ninguna versión que llegara a la altura de los Buick GNX.

    Solo fueron fabricados 547 ejemplares aunque inicialmente se había planeado una producción de 500 GNX. Por ello, General Motors se guardó para si los ejemplares #001 y #500, mientras que el #002 fue a parar al museo de Buick en Michigan. El desfase de producción provocó que el ejemplar #547, el último fabricado, acabara en manos privadas como ya te contamos en su momento, y aunque intentaron por todos los medios recuperarlo, su propietario lo preservó en estado de ‘a estrenar’ durante décadas.

    A la venta sin reserva, toda una pieza de colección.

    El ejemplar de las imágenes es el bastidor número 003. Y aunque inicialmente fue empleado como vehículo de prensa, en 1988 pasó a formar parte del stock de un concesionario de Michigan, Fischer Buick. Un año más tarde fue vendido a un cliente particular, que lo mantuvo en preservación y sin usarlo durante dos décadas.

    Tras pasar por varios propietarios, que apenas han sumado kilómetros a su marcador en estos años, el GNX #003 será puesto a subasta en el evento de enero de Barrett-Jackson en Scottsdale, Arizona.

    Solo cuenta con 10.790 millas de uso, poco más de 17.000 kms. No se ha revelado por el momento su estimación de precio pero sí que sale a la venta sin reserva, por lo que sea cual sea la puja más alta, esta pieza histórica volverá a cambiar de manos.

    Fotos: Barrett-Jackson

    El primer Buick GNX destinado al público sale a subasta