¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    TécnicaCajas negras, qué son y cómo funcionan

    Las "cajas negras" (que no son de ese color) empezaron usándose en aviación para investigación forense de accidentes, registran los datos del vuelo y grabaciones en cabina. Lo cierto es que también han llegado a los coches, y su nombre técnico es Event Data Recorder, que podemos traducir como registro de datos.

    Event Data Recorder o EDR

    Si tienes un coche moderno, es muy probable que esté equipado con un EDR. Este aparato se utiliza para guardar información sobre la conducción en los instantes próximos a una colisión, entre 5 y 10 segundos. Se podrá utilizar a tu favor, o en tu contra, si te ves involucrado en un accidente.

    ¿Qué tipo de datos graban los EDR? Velocidad, deceleraciones, si se estaba utilizando el cinturón de seguridad, uso de los pedales, si se habían accionado los intermitentes, códigos de avería, cambios bruscos de dirección... esto depende del modelo.

    Estos aparatos han sido clave en algunas investigaciones como los de "aceleración incontrolada" en Estados Unidos. Por ejemplo, alguien aseguraba haber pisado el freno con todas sus fuerzas antes de atropellar a alguien, y el EDR reveló que lo que pisó era el acelerador. En otras palabras, que se había confundido de pedal, y el resto cae por inercia.

    Dispositivos como este permiten localizar el coche en caso de robo. Los futuros EDR también acabarán teniendo estas funcionalidades

    Los EDR no graban la geoposición del vehículo, y tampoco sirven para analizar patrones de conducción. Pero eso puede cambiar a medio plazo. A finales de este año entrará en vigor una reglamentación europea para que todos los coches nuevos tengan un registro de datos más completo.

    Para grabar geolocalización es imprescindible el uso de un GPS

    Este registro almacenaría hábitos de conducción, como la velocidad a la que circulamos, si somos muy agresivos con el freno, o por dónde conducimos y a qué horas. El propósito de esta información es dar a las aseguradoras datos más objetivos para evaluar el riesgo del conductor.

    Se teme, por tanto, que aquellos que no instalen voluntariamente en sus coches un dispositivo así, hagan frente a primas de seguro más elevadas. En España ya existe un sistema de este tipo, pero es estrictamente voluntario, el YCAR de MAPFRE. El conductor acepta sacrificar su privacidad a cambio de una prima inferior, si realmente conduce "bien".

    Algunos conductores viajan con aparatos que registran muchos datos de utilidad forense, incluyendo grabaciones frontales y hasta de habitáculo. En Rusia se ha convertido en una fiebre y Youtube se ha inundado de vídeos

    Algunas consultoras creen que para 2020 la mitad de los coches en circulación, ya sean usados o nuevos (con "caja negra" de fábrica), permitirán ser monitorizados. También es información muy útil para el fabricante (de cara a garantías) o para las autoridades. Y obviamente, todo esto tiene un componente espía que no nos gusta.

    Pero decimos eso a la vez que compartimos nuestras vidas en Internet, y ponemos en manos de grandes empresas internacionales (Instagram, Facebook, Whastapp, Google...) más información de la que tienen nuestras madres, ¡y no nos pertenece! Hay una cosa llamada "términos y condiciones de uso" que solo se leen los abogados. Hemos caído de lleno en la trampa.

    Sin duda estas "cajas negras" permitirán aportar luz en muchos aspectos, pero también puede ser pernicioso. Por ejemplo, algunos hábitos de conducción pueden calificarse de poco responsables de cara a esas mediciones, habiendo tenido siniestralidad nula durante años. ¿Hablamos de alguien peligroso objetivamente, que merezca pagar más?

    Los propietarios de coches de alta gama o empresas de transporte/flotas a veces instalan dispositivos que permiten la geolocalización instantánea de un vehículo, útil para conocer el uso que se hace de los vehículos de empresa o para facilitar su recuperación en caso de robo. Pero esto es voluntario.

    Los EDR actuales, que no almacenan información si no es en caso de accidente, no violan la privacidad ni la legislación (LOPD). En cambio, grabar información constantemente, geolocalización y patrones de conducción ya es otra cosa, y el impacto legal no está muy claro. Puede que haya que firmar unos papeles de contenido jurídico al comprar un coche el año que viene en adelante.

    Seguramente de cara a unos años los conductores acaben pasando por el aro masivamente si las primas del seguro aumentan para los que no usan EDR. Mucho más invasor en nuestra intimidad es un teléfono "smartphone" y los usamos gustosamente. La privacidad parece importarnos poco, sobre todo si hay que pagar por conservarla.